Hay esperanza para el lince ibérico

Laura Sáez

El lince ibérico es el felino más amenazado del Europa.  Aunque se trata de una especie con baja diversidad genética, es decir, que sus genes no se adaptan a los cambios en el entorno, los motivos de su peligro de extinción están directamente relacionados con acciones humanas. Las principales son los atropellos y la caza de conejos, su alimento base. Pero ahora el lince tiene un nuevo enemigo, el cambio climático.

IMGP3714-474x550

Desde 1989 todas las Comunidades Autónomas están obligadas a incluir Planes para la Recuperación de la especie. Andalucía está llevando a cabo el programa Life Lince, que acaba de ser reconocido por Bruselas como el mejor proyecto con fondos comunitarios llevado a cabo en la Unión. Actualmente se calcula que sobreviven entre 250 y 300 ejemplares en libertad, repartidos en las zonas de Doñana y Andújar-Cardeña (sierra Morena), y en Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén) con animales traslocados.

Pero todos estos avances, junto con la cría en cautividad como la de programas como ex-situ, pueden ser inútiles de aquí a 50 años, según ha publicado la revista “Nature Climate Change”. Los cambios de temperatura y la reducción de precipitaciones perjudicará a la dieta vegetariana de los conejos y, en efecto dominó, a los linces. Este problema no puede solucionarse simplemente con la reducción de emisiones, dado que la velocidad del calentamiento global no va a decelerar de golpe.

La solución propuesta por el equipo de investigación, con colaboración española y liderado por Miguel B. Araújo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales CSIC, es trasladar a los linces a hábitats más al norte, como Madrid y Salamanca. Llevando a cabo esta propuesta, se podría llegar a los 900 ejemplares de la espeie en 80 años. Durante el estudio se han detectado más de 40 áreas en las que el lince podría habitar hacia la mitad del siglo XXI. Sin embargo, esto plantea un problema, como afirma Damien Fordham, investigador de la Universidad de Adelaida, Australia, y es que estas zonas se encuentran desconectadas unas de otras, lo que supone un problema para la supervivencia del lince.

Queda todavía mucho por hacer, y son muchas las amenazas a la supervivencia del lince. Pero aún hay esperanza, los planes de conservación del lince dan sus frutos como medida a corto plazo, y las investigaciones encuentran posibles soluciones para mantener esta especie con el paso de los años. No hay que olvidar que el lince ha sobrevivido más de 50.000 años sin ninguna modificación genética, según afirma Ricardo Rodríguez en la revista “Molecular Ecology”, por lo que el problema, de nuevo, somos los humanos.

Lee el boletín de WWF con toda la información sobre el lince ibérico.

Anuncios

Un comentario el “Hay esperanza para el lince ibérico

  1. Pingback: ¿Y si se extinguiera El Rey León? | Eco2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s