Digan lo que digan, ecologista

Laura Sáez- Artículo de opinión

Esta mañana iba conduciendo cuando he visto una terrible nube entre gris y marrón sobre Madrid. Me he sentido muy impotente por no poder hacer nada, y por pensar que, si compartiera este pensamiento con alguien, me tacharía de hipócrita. “Deja de ir en coche a los sitios”, o algo así me dirían.

Hola, soy Laura y soy ecologista. Me preocupo por el medio ambiente y voy en coche a los sitios. Defiendo los derechos de los animales y como carne. Y no, no soy hipócrita, sólo vivo en el mundo real.

Si mi universidad está a 23’4km desde mi casa, no puedo ir andando. Vivimos en una sociedad que pretende acercar distancias, y eso sólo es posible con los transportes. ¿Transporte público? Aunque poco a poco van siendo más ecológicos, la red de transportes de mi pueblo tiene una planificación ineficaz y no dispongo de todo el tiempo que tendría que invertir por el resto de actividades del día.

Ser ecologista no consiste en tener un huerto en tu jardín, ir andando a todas partes y no utilizar electricidad en casa. No hay una norma que diga lo que tienes y lo que no tienes que hacer para ser considerado ecologista. Simplemente tienes que actuar de manera que, dentro de las posibilidades que te permite tu entorno, puedas reducir tu impacto sobre el medio ambiente. Yo, entre otras cosas, no compro cosméticos testados en animales. Si esto lo hicieran millones de mujeres en todo el mundo, las empresas que realizan este tipo de prácticas se verían obligadas a dejar de hacerlas o cerrar. No es frenar el cambio climático, pero es salvar a muchos animales.

Al final, cuando reúnes muchas pequeñas prácticas respetuosas con el medio, puedes considerarte ecologista. Porque tampoco hace falta irse con el Rainbow Warrior de GreenPeace para serlo. Hay mil maneras de luchar por una misma causa, y muchas de ellas no requieren ningún esfuerzo. Sin duda, la peor manera es la de no hacer nada. Y eso es lo que hacen todas esas personas que intentan encontrarnos fallos a los que sí hacemos algo.

Anuncios

2 comentarios el “Digan lo que digan, ecologista

  1. Totalmente de acuerdo, algunos están empeñados en considerar ecologistas de primera clase y de segunda, y parece que porque no estés de acuerdo en algo ya ni eres ecologista ni nada. Hay que tener cuidado.

  2. Laura Sáez, yo también estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Esos pequeños gestos, actitudes o como deba llamarse, también te hace ser un ecologista. No necesariamente se tiene que participar a alguna institución o grupo ecologista para serlo. Creo que en algunos casos se entiende que las circunstancia no nos permiten ser todo lo ecologistas como quisiéramos, como lo es un mi caso, que siempre me ha “tincao” tener un panel solar, pero lamentablemente por su alto costo por ahora no podría costear. Pero eso si, soy de esas personas que se preocupa de jamás tirar ni siquiera el envoltorio de un dulce en la calle..también soy de preocuparme de desconectar los aparatos eléctricos aunque estén apagado. Creo que ese tipo de gestos y muchos más, nos permiten aportar con un granito de arena, en la intención que lograr vivir en un medioambiente de mejor calidad para todos, mucho mas sano y lleno de colored.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s