Edificios verdes: no tan lejos del futuro

Virginia Villaplana

Los edificios verdes, ecológicos o inteligentes, están cada vez más extendidos por todo el mundo. Sus capacidades son muy diversas, pero en general, constituyen una novedad arquitectónica óptima para las grandes ciudades porque tienen como principal meta capturar el Co2 del ambiente, y ya han aparecido aquellos que tienen su propio sistema de producción de energía.

Y es que, Según explica Hubert Keiber, Consejero Delegado de la Unidad de Negocio de Automatización de Edificios de Siemens, “los edificios aglutinan el 40 por ciento del consumo de energía mundial y el 21 por ciento de las emisiones totales de CO2”.

Aquí se muestra un ejemplo de edificio ecológico del futuro, que incorporaría todos los elementos necesarios para ser autosuficientes:

Edificio ecológico del futuro

(Fuente: GEOCyL Consultoría Ambiental)

Surgen así proyectos de edificaciones que permitirían la agricultura y proporcionarían eficiencia en la energía y el agua. Se trata de las granjas verticales: altos edificios donde en cada piso se cultivan frutas y verduras, se genera electricidad mediante energías renovables y se purifican aguas residuales para el riego y el consumo humano.

Granja vertical

Foto: Treehugger

De manera real han aparecido ya los edificios con sistema de algas para producción de energía. Según Planeta CNN, en Hamburgo, Alemania, se ha construido un edificio de 15 viviendas Intelligent Quotient (BIQ),  que cuenta con un método para producir energía por sí mismo. Se trata de un conjunto de placas fotobiorreactoras que contienen y cultivan microalgas alimentadas por bióxido de carbono y otros nutrientes. Las placas aprovechan la luz del sol para que las algas puedan llevar a cabo el proceso de fotosíntesis y así transformar el dióxido de carbono en biomasa. La biomasa se extrae después y se transforma en biogás, combustible útil para producir electricidad. Es un sistema que puede aplicarse a cualquier edificio cuyas fachadas igualen o superen los 200 metros cuadrados.

El edificio ecológico más alto del mundo es el Taipei 101 se encuentra en Taiwán, cuyos novedosos sistemas y rendimiento energético le han permitido adquirir el reconocimiento LEED-EMOM Platinum, como edificio verde Sus avances están basados en diseño que absorbe terremotos de más de 7 grados Richter, un ahorro anual de CO2 de 2.995 toneladas (o lo que es lo mismo: evitar la deforestación de cuatro hectáreas de bosques al año), un consumo de 28.000 toneladas métricas menos de agua, y una reducción de 1.261 toneladas métricas de basura al año. Además, este edificio aprovecha las bajadas de temperatura de la noche para la refrigeración durante el día, e incorpora un sistema de automatización que apaga las luces y el aire acondicionado cuando las habitaciones están deshabitadas.

Sin embargo, el inconveniente de edificios tan sumamente altos,

como el caso de Taipei 101, es su elevado peso, lo cual puede ser dañino geológicamente. Por tanto, quizá los rascacielos verdes no sean lo más idóneo. Las investigaciones sobre este tipo de ingeniería siguen avanzando y generando nuevas esperanzas hacia un futuro urbano más eficiente y sobre todo, más ecológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s