La política del mañana

Andrés Stumpf- Artículo de opinión 

La ecología no es apolítica. Como ya declaró Juan López de Uralde, portavoz de Equo, en este mismo medio, la ecología va más allá de “la defensa de las flores y de los pájaros“. Es por ello, que se entiende que, entre las preocupaciones de esta materia, se encuentren también la defensa de los Derechos Humanos y la lucha contra la pobreza.

A mi modesto entender, la ecología es una forma de concebir el mundo igual que lo es cualquier otro tipo de política. Las tendencias políticas únicamente determinan diferentes visiones y soluciones para una misma situación. Es el camino que sus ideólogos y líderes creen que un Estado, o cualquier otra demarcación geográfica que se os ocurra, debe recorrer para mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

Atendiendo a este concepto, habrá personas que argumenten , con razón, que el grueso de la ecología no se encarga de mejorar el bienestar de los ciudadanos, sino el de la Tierra. Bien, a estas personas únicamente les diría que mirasen el largo plazo. En él, lo que ahora es la preservación de los animales y las plantas, es la posibilidad de que nuestros descendientes hereden unas condiciones de vida como mínimo similares, si no mejores que las nuestras.

Si se agotan los recursos, si se destruye el entorno, la capacidad productiva de las futuras generaciones se irá al traste, y con ella el nivel de vida que tras años de desarrollo hemos alcanzado. Si las políticas de izquierdas buscan lograr la equidad y garantizar unas mínimas condiciones de vida, de tal forma que todos partan con las mismas oportunidades de éxito independientemente de la suerte de su lugar de nacimiento o economía, las políticas verdes van mucho más allá. No sólo se busca la igualdad de oportunidades luchando ahora activamente contra la pobreza, sino que se piensa también en las condiciones de las futuras generaciones.

La defensa de la Tierra no se lleva a cabo únicamente por bonita y especial, que también. Se realiza porque será el entorno en el que se desarrolle o se hunda nuestro futuro. Muchos quieren lo mejor para sus hijos, para sus nietos, pero ¿y los bisnietos?, ¿y los tataranietos y todos esos familiares que seguirán viviendo cuando ya no estemos?

La política verde defiende su futuro, la economía verde su nivel de vida, todo ello incluso antes de nacer, pues es la única forma. Por eso creo que la ecología no es ajena a la política y que la defensa del medio ambiente trasciende a las políticas de izquierdas y de equidad hasta ahora conocidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s