¿Obsolescencia necesaria?

Andrés Stumpf

El artículo “El consumismo obligado”, publicado recientemente en este mismo medio, trata el tema de la obsolescencia programada desde el punto de vista ecológico. En este sentido, los documentales reseñados indican que se trata de una práctica terrible, pues supone un mal uso de los recursos limitados de los que disponemos.

uncle_san_i_want_you_to_spend_a_lot

Hemos querido ir más allá, y analizar también si el impacto económico de la obsolescencia programada es tan desastroso como lo es para el medio ambiente o si, por el contrario, tiene consecuencias positivas.

La economía de cualquier país fluye a través del consumo. Cuando los ciudadanos consumen más bienes y servicios, las empresas producen más porque saben de antemano que van a vender. Para producir más contratan personal y, de este modo, se reduce el paro y aumenta la riqueza. Asimismo, por lo general, cuanta mayor es la demanda de un objeto menor es su precio.

Pues bien, un porcentaje importante de lo que consumimos tiene como función reponer los productos que ya teníamos y que han dejado de funcionar. La obsolescencia programada provoca que, antes de lo que debiéramos, tengamos que comprar de nuevo y volvamos a consumir. De esta forma contribuimos al proceso de producción que reduce el paro y los precios.

Si las empresas no tuvieran claro que al poco tiempo volverás a comprar sus productos, su incertidumbre se vería reflejada en el precio y, aunque el bien sería de más calidad, no sería accesible a todo el público que de la otra forma puede comprarlo. Se pude entender como una especie de alquiler por el que tú adquieres un producto durante un tiempo a un precio inferior del que correspondería solo que, en vez de devolverlo, se rompe.

Pero la obsolescencia programada también tiene consecuencias negativas. Para empezar, se trata de una estafa, una mala práctica de las empresas contra el consumidor, que no está advertido de que su producto se romperá en un plazo de tiempo predeterminado. Además, el mercado de la tecnología, que es el más propenso a hacer esto, tiene tendencia oligopolística, por lo que pudiera ser que este fenómeno no se tradujese en una reducción de precios, sino simplemente en aumentar los beneficios de las empresas de forma exponencial.

El debate está servido. Pueden sacar sus propias conclusiones.

Artículos relacionados:

El consumismo obligado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s