Reutiliza la felicidad y compártela con tu familia y amigos

Virginia Villaplana

botellaLos refrescos son un producto mundial y su consumo en lata es parte de la vida cotidiana desde hace ya un siglo. La facilidad de extracción del aluminio y la comodidad en su distribución y transporte, en comparación con las menos frecuentes botellas de vidrio, han popularizado este modelo de envase. Pero habría que sopesar si esas ventajas, a largo plazo, compensan o no.

El problema aquí es su excesivo consumo, pues según los datos del BCME, se calcula que solo en Europa el pasado año fueron producidas más de 59 billones de latas de refrescos y cerveza. Si añadimos a esta cifra la del consumo mundial, llegamos a datos de los que apenas nos hacemos a la idea y que nos planean la duda de qué ocurre con todas estas latas cuando las desechamos. La respuesta es: algunas se reciclan, pero otras se acumulan.  Por ejemplo, en España, la tasa de recuperación de envases de aluminio del año 2012 alcanzó el 40,5%, lo que significa que más de la mitad queda sin reciclar.

Traducido a consecuencias medioambientales, la falta de reciclaje de latas provoca:

  • Una sobreexplotación de los recursos del planeta, pues en lugar de aprovechar el mineral ya extraído, se recurre a una continua extracción de bauxita, mayoritariamente procedente de las selvas de Brasil.

  • Un gasto energético excesivo en su producción. Reciclando las latas de aluminio se puede ahorrar hasta un 95% de energía comparando con la producción directa desde la bauxita.
  • La producción de aluminio es una de las más contaminantes: aumentan considerablemente las emisiones de Co2 y otros vapores, que contribuyen al cambio climático y la lluvia ácida.
  •  Latas que, junto a numerosos plásticos, llegan al mar y sus aros se enganchan en animales marinos y aves, causando la muerte a muchos de ellos.
  • Además, se produce la contaminación del suelo con unos residuos minerales que tardan siglos en desintegrarse.
  • Económicamente, además, producir una lata desde cero es más caro que desde un material reciclado, y alargar su uso puede crear muchos puestos de empleo en trituradoras y empresas destinadas al reciclaje.

Por ello, alargar el ciclo de vida de una lata mediante su reciclado se hace necesario y cada vez son más los ciudadanos y corporaciones involucrados en el proceso.

No obstante, la opción de las botellas de vidrio, que pueden ser lavadas y reutilizadas múltiples veces supone una ventaja medioambiental aun mayor al reciclado de latas. Y además, Sara Risch, química y Técnica de Alimentos, mantiene que el polímero que reviste las latas de aluminio y el acetaldehído de las botellas de plástico pueden absorber el sabor soluble del refresco pero en cambio, las botellas de vidrio conservarían el sabor más puro, pues el vidrio es el material más inerte de todos. Así que, ¿por qué no volver al vidrio y su reutilización doméstica?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s