Los ecosistemas más insustituibles del planeta

Laura Sáez

Para poder pensar globlamente, a veces hay que pensar localmente. Pero no siempre nos acordamos de expandir nuestra mente y nos quedamos focalizados en un ámbito muy específico. Es el caso de la protección de animales. Estamos tan preocupados por su no extinción, que nos olvidamos de que para ello es necesario conservar su hábitat.

Islas Galápago

Islas Galápago

Los investigadores del Centro de Ecología Funcional y Evolutiva (CEFE) de Francia, junto con la Comisión de Supervivencia de Especies y la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN, y el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación se han encargado de recordárnoslo mediante un estudio que determina las zonas “excepcionalmente insustituibles” de nuestro planeta.

Para llevarlo a cabo han utilizado los datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas y la Base de Datos Mundial de Áreas Protegidas. El estudio, publicado en la revista Science, revela que hay un total de 137 áreas en 34 países distintos, esenciales para la conservación de especies, de las cuales más de la mitad no están designadas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Para que un lugar sea considerado como tal, debe cumplir unos rigurosos estándares de integridad y llevar una estricta gestión, con normas que deben ser mantenidas en el tiempo. Con lo cual, esto es vital para la conservación de estos espacios, que suponen un 13% del planeta (sin contar los océanos).

“Las áreas naturales protegidas que analiza este estudio se concentran principalmente en las montañas tropicales de América Central y del Sur, África, Asia y Australia, así como en islas tropicales del Caribe, Madagascar, Filipinas e Indonesia”, declara Ana Rodrigues, coautora del estudio. En el análisis se estudia la contribución de cada área a la supervivencia a largo plazo de las especies.

Entre las zonas recogidas por la lista, y que recomiendan nombrar Patrimonio de la Humanidad, se encuentran las Islas Galápago, el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia), o el Parque Nacional del Manú (Perú), donde habitan numerosas especies en peligro de extinción.

Este estudio no sólo identifica los lugares, sino que pone de relieve sus necesidades de conservación y proporciona una guía para mejorar su gestión. Para poder acceder a esta información, se ha creado una base de datos online que permite a los gestores de los parques acceder a las necesidades de cada lugar y especies.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s