De-extinción, la posibilidad de recuperar especies

Laura Sáez

La de-extinción es una práctica científica que pretende devolver a la vida algunos de los animales que se extinguieron años atrás. Consiste en utilizar el ADN de las especies que se quieran de-extinguir; pero el ADN que se encuentra de ellas está fragmentado, por lo tanto es necesario combinarlo con la parte coincidente de ADN de las especies más parecidas a la extinguida. Un ejemplo podría ser la combinación de ADN del elefante asiático con los fragmentos del de un mamut.

También conocido como “rescate genético”, podemos darle tres funciones a esta práctica. La primera es la mera obtención de información, y así poder averiguar, por ejemplo, cuáles son los puntos débiles de las especies amenazadas. La segunda es mejorar a estas especies en peligro para, finalmente, evitar su extinción. Y la tercera, y la más controvertida, es revivir a  especies ya extintas.

Aunque parece ciencia ficción, no lo es. Los avances en esta área hacen posible que se puedan revivir aquellos animales cuyo ADN no es demasiado viejo para ser recuperado, no es el caso de los dinosaurios, porque, además de no ser posible, sería peligroso. Es mucho más fácil de entender el proceso si se ha visto la película “Parque Jurásico”, Steven Spielberg, que trata este tema; aunque con resultados desastrosos.

Antecedentes

La oveja Dolly fue el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. La clonación forma parte de la de-extinción, ya que clonando animales se puede impedir su desaparición. Mucho se ha hablado de que su muerte se debió a que era un clon, pero sus creadores no pueden confirmar esta teoría dado que otras ovejas de su misma manada padecieron el mismo cáncer de pulmón.

En cualquier caso, la clonación ha avanzado mucho desde entonces, y Dolly no ha sido la única. En Japón, a partir de un ratón que estuvo 16 años congelado, se creó otro ratón lo suficientemente sano como para tener descendientes y sobrevivir los mismos años que otros ratones no clonados.

El objetivo de la de-extinción es mantener la biodiversidad. Pero, ¿hablamos de animales “transgénicos”? ¿No estamos jugando a ser Dios? Son muchos los interrogantes que se plantean en torno a este polémico tema.

Argumentos en contra

El primero, y quizá el más fuerte, es la capacidad de adaptación de los animales a los cambios del medio. Si un animal no se adapta, no puede seguir viviendo. Sin embargo, son muchos los ejemplos de fauna con alta capacidad de adaptación que está empezando a resentirse por las prácticas humanas. Es el caso, por ejemplo, de la Gran Barrera de Coral, que ha sobrevivido a todos los cambios experimentados hasta ahora por el planeta, pero que se está viendo muy afectada por la acidificación de las aguas marinas. Otro ejemplo es el Lince Ibérico, que muestra una variación genética mínima, pero que ha sido capaz de sobrevivir a innumerables cambios.

Estos dos ejemplos demuestran que el impacto que tenemos los humanos sobre el medio ambiente es enorme y los animales no son capaces de adaptarse a estos cambios dada la velocidad con la que se están ocasionando. Muchos otros dejan de existir de manera salvaje, y se encuentran todos en cautividad, en zoológicos o para espectáculos circenses.

Eso en cuanto a las especies que están amenazadas, pero ¿qué pasa con las ya extinguidas? Muchas de ellas también han desaparecido a consecuencia del cambio climático, pero otras lo han hecho por la sobrepesca o la caza furtiva. Carl Zimmer, en una interesante conferencia en TEDxDeExtinción, habla del ejemplo de la vaca marina de Steller, que se extinguió porque, dada su excelente carne, fueron todas usadas como alimento, sin ningún tipo de control.

De modo que, cabría preguntarse si no jugamos a ser Dios extinguiendo especies. Si podemos extinguirlas, ¿por qué no revivirlas?  Esto nos lleva al segundo problema. ¿Qué pasa con los hábitats en los que vivían esas especies? ¿Siguen pudiendo albergarlas? En muchos casos, no. Son zonas que se encuentran muy contaminadas, por lo que Carl Zimmer propone “devolver el planeta a como estaba en el pasado”, algo que puede ser incluso más complejo que devolver esas especies a la vida. Pero, incluso aunque fuera posible restaurar esos hábitats, o si pudieran encontrarse otros con las condiciones óptimas para las especies recuperadas, ¿qué pasa con el resto de especies?

Revivir a una especie y reintegrarla en un ecosistema requiere muchos estudios científicos y, por lo tanto, la inversión de un gran capital, que sería el tercer argumento en contra de la de-extinción. Habiendo enfermedades que erradicar, no es de extrañar que se dude de su pertinencia.

Argumentos a favor

Ya hemos visto en el apartado anterior que uno de ellos es enmendar nuestro error extinguiendo algunas especies ejerciendo malas prácticas. Esto repercute directamente en mantener, e incluso aumentar la biodiversidad. Esto es importante por muchos motivos, entre los cuales se encuentran que la naturaleza es nuestra principal fuente de recursos, y que mantenerla a ella es un modo de autoperpetuarnos.

Además, gracias a la segunda función de la de-extinción, podríamos impedir que se extinguieran algunas especies por el cambio climático. Las temperaturas del planeta está cambiando, algunas zonas se vuelven más frías y otras más cálidas. Trasladar a las especies de una zona a otra de similares temperaturas no significa que allí vaya a encontrar todo lo que necesita para sobrevivir. En cambio, volviendo al ejemplo del elefante asiático y el mamut, se podría conseguir que estos animales se volvieran resistentes al frío y, así, evitar su desaparición. De este modo, mantenemos la biodiversidad, porque cuando una especie se extingue es muy probable que lo hagan todas las que dependen de ella.

Si bien es cierto que el rescate genético no viene con un libro de instrucciones y que, por tanto, es muy difícil saber qué partes del ADN coger y qué partes no, hay que tener en cuenta que la ciencia se nutre de la experimentación, y que ya hay camino andado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s