A menos abejas, más crisis alimentaria

Laura Sáez

El colapso de las colonias de abejas es una realidad desde 2006, cuando empezaron a desaparecer de forma masiva. Las consecuencias de este drástico descenso de su población a escala mundial sería una crisis alimentaria global. Esto se debe a que casi un tercio de la producción agrícola depende de la polinización, principalmente de las abejas.

El impacto de la crisis de las abejas repercute en el Índice de Precios de las Naciones Unidas, que en 2011 alcanzó su máximo histórico. Parece que Albert Einstein no estaba lejos de la verdad cuando afirmó que, sin las abejas, al ser humano le quedarían cuatro años de vida.

De momento se desconocen los motivos de su acelerada desaparición, y no se puede establecer que se deba a un único factor. Algunos apicultores lo atribuyen a la radiación de algunos dispositivos electrónicos, como los móviles, mientras que otros apuntan a los pesticidas, que al ser ingeridos por las abejas las desorientan, incapacitándolas para volver a la colmena.

Los científicos estadounidenses determinaron que el 2012 fue el peor año de la historia de la apicultura, dado que perdieron el 50% de la población de sus abejas, cuando lo habitual es que en invierno pierdan entre un 5% y un 10%.

En el caso de España, la Asociación de Apicultores Salmantinos impulsó el pasado año 2012 una investigación pionera para descubrir las causas de su mortandad. El proyecto consiste en implantar doscientos microchips a las abejas recién nacidas, que posteriormente vuelven a ser introducidas en sus colmenas. En ellas se han instalado lectores que analizan cuándo sale cada abeja y cuando vuelve, y, en caso de que no vuelva, se investigarán las causas de la muerte (factores ambientales, de alimentación…)

Desde que la Comisión para el Control de la seguridad Alimentaria de la Unión Europea (EFSA, por sus siglas en inglés) confirmó que un estudio revelaba que la muerte masiva podía deberse a un tipo de fertilizante llamado neonicotinoides. Se han tomado medidas y ya está prohibido en Francia, Italia y Alemania, en donde se ha observado un recuperación de la población.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s