Slow Food: el arte de disfrutar comiendo

Sara Ramos

El movimiento Slow Food nace en contraposición a la tan aclamada fast-food. Vivimos en una sociedad estresada, que se mueve siempre con prisa y que necesita siempre más tiempo. Vivimos en un mundo que no tiene tiempo para comer. Y esto fue aprovechado por numerosísimas empresas, que crearon enormes “fábricas de comida” de poca calidad y nada saludable.

Cartel de Slow Food y su logo, un caracol. Fotografía de JenT. Algunos derechos reservados

Por lo tanto, Slow Food manifiesta la necesidad de volver a alimentarse bien, de disfrutar del hecho de comer; pero no sólo eso, también defiende la necesidad de respetar el ritmo de las estaciones a la hora de usar los víveres  y la defensa de la biodiversidad agroalimentaria. Es decir, en resumen, el movimiento consiste en disfrutar y ser responsable y consecuente con lo que comemos.

Este movimiento presta atención a cuáles son las materias primas y las técnicas de cultivo y de obtención. Promueve un modo de agricultura que sea menos intensiva y más limpia, que tenga más en cuenta el medio ambiente y al productor local en la que haya preocupación por la biodiversidad, y los cuidados a las especies, tanto cultivadas como salvajes.

Para conseguir todos estos propósitos han basado su filosofía en reavivar el gusto por la comida y el disfrute de hacerlo. De forma pausada, sabiendo qué nos llevamos al paladar y cómo ha sido tratado, tomándonos nuestro tiempo para hacerlo. También busca que los comensales sepan más acerca de lo que comen, no sólo el modo en el que se cultivó, sino también la historia de esos alimentos y de su modo de agricultura. En su propia página web mencionan que el movimiento “defiende la necesidad de mantener, en la producción agrícola y zootécnica, un equilibrio de respeto y de intercambio con el ecosistema circundante. Éste es el motivo de que Slow Food haya sido definido como un movimiento de eco-gastrónomos.”

La asociación fue fundada en Bra (Italia) en el año 1986 por Carlo Petrini, tan solo tres años después se convirtió en internacional y se firmó su manifiesto aún vigente. A día de hoy, 28 años después, cuesta con más de 100.000 asociados a lo ancho del mundo y 100 en España, que además de grandes eventos que llevan su firma, también colaboran en charlas, ferias, degustaciones, cenas… Por supuesto también llevan a cabo iniciativas y peticiones. Ahora mismo, junto con Greenpeace han activado una plataforma de salvación de las abejas, para que los gobiernos las protejan y para para favorecer, con ello, la agricultura ecológica.

Enlaces relacionados:

Anuncios

Un comentario el “Slow Food: el arte de disfrutar comiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s