Coches solares: reinventando el transporte sostenible

Laura Sáez

La preocupación por el medio ambiente es apreciable nada más uno sale a la calle: contenedores que facilitan el reciclaje, tiendas con productos ecológicos, arquitectura sostenible, y cada vez más coches híbridos. En la actualidad hay más de 2,5 millones de coches híbridos circulando en todo el mundo, que contribuyen a facilitarnos el llevar un modo de vida sostenible. La marca Ford ha encontrado la manera de incrementar esa sostenibilidad.C-MAX-Solar-Energi-back

Un coche híbrido que obtiene energía de la luz solar y no depende del combustible fósil. Mientras que los híbridos convencionales combinan un motor de gasoil con uno eléctrico, el Ford C-Max Solar Energi utiliza unos paneles fotovoltaicos con una lente Fresnel, que permite una concentración solar similar a la de una lupa y provee al vehículo del 75% de su energía necesaria para un conductor convencional.  Los paneles, situados en el techo del vehículo, tienen una capacidad de entre 300 y 350 vatios, y corren por la cuenta de SunPower.

Mediante este sistema, se estima que el C-Max Solar Energi disminuirá en cuatro toneladas anuales los gases de efecto invernadero de un conductor típico. “El Ford C-Max Solar Energi brilla con una nueva luz en transporte eléctrico y energía renovable”, afirma Mike Tinsky, director global de electrificación e infraestructura de vehículos de Ford. El pasado 7 de enero fue presentado en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés), donde ha sido todo un éxito.

En este proyecto también ha colaborado la Universidad de Georgia, que se ha encargado de la amplificación de la energía; pero aún es necesario probarlo en escenarios reales para comprobar su viabilidad. De los resultados depende que sea un coche de producción y se introduzca en el mercado, tal y como sus compañeros de la gama C-Max Energi hicieron el año pasado y de los que, se estima, ya se han vendido 85.000 unidades.

Aunque ya existían los coches con paneles solares, eran un mero juguete del siglo XX que parece que se torna en realidad. Lo que empezó para hacer coches de carreras en 1980, Australia, hoy se materializa en un vehículo híbrido que, si los resultados son favorables, contribuirá enormemente a reducir el acelerado proceso del cambio climático.

Como en cualquier avance tecnológico, toca ser paciente y, sobre todo, esperar que las patentes no nos arrebaten la posibilidad de ser sostenibles, como ya hicieron tiempo atrás con los coches eléctricos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s