Plantas fluorescentes, sustitutas de la luz eléctrica

Laura Sáez

La realidad siempre supera a la ficción, aunque primero los guionistas y escritores hayan tenido que imaginárselo. Starlight Avatar es el ejemplo real que da relieve a esta afirmación, un producto que, claramente, hace referencia a la película Avatar, de James Cameron. Pero, ¿qué es Starlight Avatar?

Foto de BioGlow

Foto de BioGlow

Una planta fluorescente, capaz de producir luz sin necesidad de productos químicos, energía eléctrica o luz ultravioleta. Aunque en la primera mitad el pasado 2013 parecía que Glowing Plant iba a ser el único grupo investigando en plantas de este tipo, incorporando el ADN de las luciérnagas, BioGlow se les ha unido. Aunque persiguen un objetivo similar, el proceso es muy diferente.

Glowing Plant es el primer proyecto de biología sintética abierto al público. La iniciativa de Genome Compiler, que pretende que todo el que quiera pueda comprar semillas que incluyen el gen de la luciferasa, arrasó en Kickstarter. Inicialmente, necesitaban 65.000 dólares para enviar las semillas por 40 dólares a aquellos que lo solicitaran, pero el éxito fue tal que se plantearon ofrecer el mismo servicio con rosas si conseguían llegar a los 400.000 dólares. Hasta mayo de este año no se realizarán los primeros envíos de estas semillas que pretenden, a la larga, sustituir la energía eléctrica.

El mismo propósito persigue BioGlow con Starlight Avatar, pero con una fecha más cercana: hoy, 31 de enero, subastan los primeros 20 ejemplares, junto con una caja de cultivación y un gel nutricional especial, en condiciones de salir al mercado. Por motivos de seguridad y cuestiones aduaneras, sólo podrán acceder a esta subasta los habitantes de Estados Unidos. Introduciendo a plantas de la especie Nicotiana Alata genes de bacterias marinas en los cloroplastos vegetales se consigue que brillen en la oscuridad, aún sin poder igualar a la bombilla LED. Sus creadores, el biólogo Alexander Krichevski y el empresario Tal Eidelberg están trabajando en aumentar la luminosidad y su periodo de vida (actualmente de dos a tres meses).

Pero ni Glowing Plant ni Starlight Avatar son proyectos tan innovadores como parecen. En 1986, un grupo de científicos creó una planta de tabaco brillante, modificada genéticamente para recibir genes de la luciérnaga. Desde entonces, la técnica se ha ido mejorando pensando en la posibilidad de sustituir las farolas por árboles fluorescentes. Sin embargo, actualmente ambos proyectos sólo pueden ofrecer una iluminación de ambiente.

Los proyectos no han pasado desapercibidos para la comunidad ecológica: no son pocos los que están en contra de esta práctica; a fin de cuentas, sigue siendo modificar genéticamente un ser de la naturaleza, cuyas consecuencias en la cadena trófica o en los humanos son, aún,  desconocidas. Otros ecologistas, por el contrario, están muy a favor de esta investigación, ya que, al sustituir las fuentes de energía tradicionales, reduce las emisiones de C02.

Quizá sea un poco pronto para posicionarse, aunque está claro que estas son siempre buenas noticias: la comunidad científica no se olvida de lo importante que es preservar nuestro entorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s