El 2014 y la aviación solar

Sara Ramos

Aunque nos parezca algo actualmente inalcanzable, ya existen medios de transporte que se alimentan única y exclusivamente con energía solar, pero no son los coches, son los aviones. Los dos proyectos más importantes que están en marcha ahora mismo son Solar Impulse, elaborado principalmente en Suiza, y Solara, llevado a cabo por la empresa Titan Aerospace. En ambos casos se busca crear un avión que pueda volar tanto de día como de noche, utilizando la energía solar que recorre gran parte de la superficie del aparato; éstas placas le permitirán también almacenar energía, que será la que utilice durante la noche.

Solar Impulse. Fotografía de Stephanie Booth. Algunos derechos reservados

El proyecto Solar Impuse comenzó en 2005 y está dirigdo por dos pilotos, Bertrand Piccard y André Borschberg pero, por diferentes problemas, no se realizaron los primeros vuelos hasta el año 2009. En 2010 Solar Impulse ya había establecido dos récords mundiales: en altura (alcanzó los 8564 metros sobre el nivel del mar) y, lo que es más importante, en horas de vuelo, ya que se mantuvo en el aire nada menos que 26 horas y 9 minutos.

En cuanto a Solara, el modelo actual, Solara 50, se ha construído como un híbrido entre satélite y avión, y muchos hablan de él como de “el avión que sustituirá a los satélites”. El aparato puede alcanzar los 20000 metros de altura y tiene una autonomía de cinco años, además puede recorrer 4.5 millones de kilómetros sin interrupción; si a esto se le añade que sus costes son menores que los de un satélite, se intuye por qué se espera que en un futuro los sustituya. También recoge la energía solar a través de las 3000 placas fotovoltáicas repartidas en su supeficie. Por lo tanto se ha equipado de forma que actúe como un satélite: puede transportar sobre 30 kg y entre sus aplicaciones se puede destacar sus instrumentos para la observación meteorológica, para las telecomunicaciones, la topografía o incluso podría proporcionar cobertura de telefonía móvil.

El principal problema de ambos modelos con respecto a los aviones tradicionales es la velocidad. Solara no sobrepasa la velocidad de 100 km/h y Solar Impulse tardó 10 horas en 2011 en volar de Bruselas a París (más otras seis en aterrizar por problemas ajenos).

En cualquier caso, ¿por qué el 2014 es el año de la aviación solar? Porque ambas empresas tienen planeados grandes avances. Titan Aerospace presentará un proyecto mejorado, el Solara 60, más grande, con mayor capacidad y mejores aplicaciones; en cuanto a Solar Impulse se planea que durante el año actual consiga dar la vuelta al mundo, aunque parece ser que tal vez se aplace al 2015.

Ambos modelos están muy lejos de convertirse en los aviones de pasajeros que recorren el planeta diariamente, pero nadie descarta que dentro de varios años y muchos experimentos más, veamos al primero de ellos hacer historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s