Carl Zimmer: “Si la de-extinción es jugar a ser Dios, entonces ya llevamos siglos jugando a serlo”

Laura Sáez

Carl Zimmer es un periodista especializado en temas científicos que escribe en el New York Times, en su blog de la revista National Geographic y es autor de trece libros. Ganador de tres premios AAAS de Periodismo Científico, entre otros galardones, también ha participado en las conferencias de TEDxDeExtinction y contestado las dudas de los internautas en torno a el controvertido tema de la de-extinción, aunque asegura que su rol en este debate es el de periodista, ni a favor ni el contra.

Carl Zimmer. Foto de Ben Stechschulte.

Carl Zimmer. Foto de Ben Stechschulte, http://carlzimmer.com/bio.html.

Algunas personas comparan la de-extinción con los alimentos transgénicos, hablando, por tanto, de “animales transgénicos”. ¿Considera que es una definición adecuada?

Esa es una afirmación incorrecta. Transgénico significa que el gen de una especie se ha introducido en otra. Algunos de los proyectos de la de-extinción supondrían que un único genoma de una especie extinta sea insertado en un óvulo donante. Por otro lado, algunos investigadores sugieren insertar varios genes de especies extintas en genomas de especies cercanas. Supongo que podrían llamar transgénico a esto, pero la hibridización natural entre especies de mariposas ha hecho lo mismo durante millones de años, así que no debería producir automáticamente terror el hecho de que estemos manipulando la naturaleza. Si la de-extinción es o no una buena idea es un importante debate, pero tenemos que basar ese debate en la realidad, no malinterpretando la biología.

Probablemente ya haya respondido a esta pregunta muchas veces, pero tengo que preguntarlo: ¿no es la de-extinción como jugar a ser Dios?

Honestamente, no tengo ni idea de a qué se refiere la gente cuando dice que estamos jugando a ser Dios. ¿Dónde está la línea que los humanos no deberían atreverse a cruzar? ¿Estamos jugando a ser Dios cuando utilizamos vacunas para protegernos del sarampión? Dentro del debate de la de-extinción, el término “jugando a ser Dios” parece implicar que la paloma del pasajero o la rana de Australia se extinguieron porque Dios las aniquiló, y nosotros no deberíamos deshacer su plan. Pero sabemos que nosotros hemos conducido a esas especies, y muchas otras, a la extinción. Si la de-extinción es jugar a ser Dios, entonces ya llevamos siglos jugando a serlo.

Siendo realista, y teniendo en cuenta que el hábitat natural de muchas especies ha sido destruido, ¿considera que la de-extinción es realmente posible?

Depende de cómo definas la de-extinción y qué especies estés teniendo en consideración. El biólogo australiano Michel Archer ha argumentado que el lobo de Tasmania, una especie de lobo-marsupial extinto, encajaría perfectamente dentro del ecosistema de Tasmania. Probablemente esto no sea aplicable a las especies tropicales extintas que solían vivir en bosques que ya no existen.

Muchas personas consideran que sería más efectivo concienciarnos de que hay que cuidar el medio ambiente en vez de traer especies de vuelta, porque probablemente volveremos a extinguirlas. ¿Qué piensa usted?

No existe modo alguno de que la de-extinción pueda parar la actual crisis de extinciones por sí sola, nunca he escuchado a ningún defensor de ella afirmar eso.

¿La investigación está más orientada a traer especies de vuelta, o a modificar el ADN de aquellas en peligro para adaptarlas a las nuevas condiciones ambientales?

Algunos científicos están trabajando únicamente en traer especies ya extintas de vuelta, pero la posibilidad de ayudarles a sobrevivir mejor también está sobre la mesa. Esto también es una realidad para aquellas especies en peligro que aún no se han extinguido. El castaño americano está siendo modificado con enzimas anti-hongos de otras especies de castaños, por ejemplo.

¿Existe la posibilidad de que los animales sufran durante su vida, como consecuencia de ser una especie traída de vuelta a la vida?

El bienestar de los animales, ciertamente, debe ser tenido en consideración en cualquier proyecto de de-extinción, especialmente aquellas especies con un alto nivel de conocimiento. Muchos biólogos argumentan que las ballenas y los delfines no deberían vivir en cautividad por su enorme inteligencia social. Si devolvemos a la vida especies extintas, se deben aplicar las mismas preocupaciones.

Artículos relacionados:

De-extinción, la posibilidad de recuperar especies

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s