Crea tu jabón de aromaterapia personalizado

Virginia Villaplana

Los jabones comerciales poseen muchos componentes artificiales y químicos como es el caso del methylparaben, que han sido asociados a efectos en la salud como la dermatitis de contacto y otras enfermedades.  Por ello, en lugar de utilizar jabones que contengan conservantes artificiales, te enseñamos cómo hacer tu propio jabón que además, contenga esencias de aromaterapia para hacer que tu momento de la ducha sea aún más agradable.

Pompas de jabón. Foto por: muufi|Algunos derechos reservados.

Pompas de jabón. Foto por: muufi|Algunos derechos reservados.

Necesitas:

  • Jabón base neutro (sin aroma). Se puede utilizar un jabón sólido que tengas en casa y rallarlo.
  • Hidrolato: Como agua de rosas, agua de azahar, etc. que se encargan de aportar el aroma.
  • Aceites esenciales: le aportarán al jabón el efecto que deseemos.

Según los efectos deseados, utilizaremos unos ingredientes u otros, que podéis escoger en función de vuestros gustos personales de aromas o propiedades. Los componentes del jabón se pueden encontrar en tiendas online como Gran Velada o SPAcio Natural.

JABÓN RELAJANTE

Foto por: Fernando cuenca|Algunos derechos reservados.

Flor del Azahar. Foto por: Fernando Cuenca|Algunos derechos reservados.

1. Si lo que queremos es conseguir un jabón que nos relaje tras un día intenso de trabajo o estudio, podemos usar lo siguiente: para obtener como resultado un frasquito de tamaño medio, echaremos en un recipiente 70g de jabón base, cuya función es básicamente la de limpiar la piel.

– Recomendamos utilizar directamente la base de jabón liquida, pero en caso de que aproveches un jabón neutro sólido que tengas en casa, debes utilizar un rallador y cuando tengas una cantidad de alrededor de 35 g de ralladura, se mezcla con la misma cantidad de agua, es decir: 35 ml. En el caso del jabón sólido añadiremos una pizca de glicerina que hará que sea más fácil esparcir el jabón sobre la piel.

2. Mezclaremos la base de jabón con el segundo componente: 10 ml de hidrolato. Se trata de agua que proviene de la destilación de hierbas, plantas o flores. Es un producto 100% puro y natural que no contiene ningún conservante, ya que se conserva en buenas condiciones aproximadamente un año. Así que mira las etiquetas y comprueba que es natural. Para nuestro jabón relajante recomendamos: Agua de Azahar, de Flor de Naranjo o de Neroli: Oxigenan la piel, alivian las pieles sensibles, son antioxidantes y especialmente, producen un efecto emocional relajante y favorecen el sueño y la tranquilidad.

3. Añadimos a la mezcla anterior entre 20 y 30 gotas en total de aceites esenciales, combinando los que más nos gusten. Aquí recomendamos aceite esencial de lavanda, que ha sido tradicionalmente empleado como relajante, o si te gusta más, también tienen un efecto tranquilizador los de naranja o  mandarinaY tendríamos nuestro jabón.

JABÓN ESTIMULANTE

Si el problema es que ni siquiera un café te despierta por la mañana, o quieres estar más enérgico y con vitalidad, el proceso sería el mismo, solo que en el paso 2. se mezclaría la base de jabón con los 10 ml de hidrolato, pero esta vez recomendamos agua de romero: Revitaliza la piel, mejora la circulación de la sangre, es anticelulítico, mejora la caída del cabello, funciona muy bien como tónico facial y da energía.

Como paso 3, en este caso, utilizaríamos aceites esenciales como el de tomillo, pomelo, ciprés, limón, árbol de té o lima (de este último tan solo pondríamos 3 o 4 gotas, porque es muy fuerte), que nos aportarían esos efectos revitalizantes.  

JABÓN AFRODISÍACO

Para conseguir ese efecto sugerente y afrodisíaco, en este caso, añadiremos al jabón base, lo primero, una pequeña cantidad de aceite de almendras (unas 25 gotas). Aporta un efecto suavizante y calmante a la piel, pero no utilizaremos una cantidad mayor porque en exceso puede engrasar la piel y entonces, perderá el poder limpiador. Y ahora es el turno del hidrolato: como queremos conseguir un efecto afrodisíaco, aquí dependen en gran medida los gustos personales, pero es especialmente recomendable el agua de rosa, considerado un gran estimulante, o también la de azahar. Después, añadiremos el resto de aceites esenciales que elijamos, entre los que recomendamos por sus efectos afrodisíacos: ylang ylang, incienso, canela y clavo (estos últimos con 2 gotas sería suficiente, porque pueden llegar a saturar).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s