El Sahara sufre nuestro olvido

Laura Sáez

Uno de los efectos más visibles de las acciones humanas es la pérdida de biodiversidad en distintas áreas del mundo. Con frecuencia escuchamos hablar de la importancia de preservar la variedad de especies animales y vegetales de la Amazonia o de los arrecifes de coral, pero parece que nos olvidamos de un ecosistema muy importante en nuestro planeta: el Sahara.

El Sahara es el mayor desierto del mundo, con una extensión de 11 millones de km2 si se incluye el área del Sahel. Es decir, abarca mayor terreno Australia. Sus cualidades son muy particulares, pues tiene un clima muy heterogéneo y una gran diversidad topográfica.

La desatención que está sufriendo el Sahara por parte de las medidas de conservación ha tenido graves consecuencias, como la extinción de algunas especies emblemáticas (entre ellas, el orix de cuernos de cimitarra). También se ha llevado a situaciones de riesgo a muchas otras especies que sólo se encuentran en esta zona del mundo. Por ello, un estudio liderado por la Zoological Society of London y la Wildlife Conservation Society, en el que participa la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA), hace hincapié en la importancia de estas zonas áridas desprotegidas del planeta.

De acuerdo con las afirmaciones de Sinc Teresa Abáigar Ancín, de la EEZA, el propósito de la investigación “es hacer una llamada de atención a científicos, gestores, políticos y entidades financiadoras sobre la importancia y necesidad de invertir esfuerzos en la preservación de los desiertos, particularmente en el Sahara”.

El procedimiento que los científicos siguieron para llevar a cabo el estudio “fue elaborar mapas de distribución histórica y actual de 14 especies de grandes mamíferos -ungulados y carnívoros- para comprobar la regresión que han sufrido las especies y estimar el área que ocupan actualmente”, apunta la investigadora.

El estudio ha revelado que las estas especies que habitan en la zona del Sahara y el Sahel han perdido el 70% de su hábitat original. Por ello, los científicos pretenden que esta área se tenga en cuenta a la hora de analizar los efectos del cambio climático.

Además, consideran que es importante aprender de los desiertos y estudiar sus adaptaciones ecológicas, biológicas y de comportamiento porque esto ayudará a la conservación de las áreas protegidas por los convenios y tratados específicos, que son el Ártico y el Antártico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s