La vegetación huye del cambio climático

Laura Sáez

La naturaleza siempre nos avisa de los cambios. En las películas, siempre que una catástrofe natural se acerca, la imagen se centra en bandadas de pájaros huyendo y otros animales alejándose del lugar del que proviene la amenaza. Esto esta extraído de la vida real, no es ficción, y no sólo ocurre con los animales: el cambio climático está provocando también una migración de las plantas.

Foto de Álvaro. Algunos derechos reservados.

Foto de Álvaro. Algunos derechos reservados.

Los científicos afirman que las especies se están desplazando alrededor de 1,5 kilómetros al año hacia las zonas más frías; en el caso de la vegetación, las plantas están ascendiendo las montañas en busca de aires más fríos. Así lo confirma Ken Feeley, junto con un equipo de investigadores, tras una investigación de una década en los Andes.

Feeley afirma que muchas de las especies tropicales “no van a ser capaces de tolerar el cambio climático, principalmente porque está ocurriendo muy deprisa”. A esto, el biólogo tropical Miles Silman añade que la respuesta de las especies al cambio climático es rápida y espectacular, pues la media está entre 2,5 y 3,5 metros y medio de ascenso anual, “pero puede que no sea lo suficientemente rápida”.

Esto quiere decir que, si no hacemos nada, de aquí al año 2100 todos los ecosistemas estarán en peligro, pues como señala el último informe del Banco Mundial “Turn Down the Heat: why a 4ºC warmer world must be avoided”, en un planeta 2º más cálido entre un 20 y un 30% de las especies estarán en riesgo de extinción.

Yadvinder Malhi explica que “pequeños cambios en los trópicos pueden tener enormes repercusiones en todo el Planeta”, y especifica que, por ejemplo “cambios en la lluvia del Amazonas facilita que se produzcan cambios en la lluvia en Norte América, Europa y Asia Central”.

Por desgracia, las zonas tropicales están poco estudiadas por su difícil acceso, por lo que las conclusiones de las investigaciones realizadas son más lentas que si hablamos, por ejemplo, de los efectos del cambio climático en las capas de hielo. Sin embargo, ya se va esclareciendo el asunto y, por ejemplo, el Grupo de Investigación de Biodiversidad y Ecosistemas de los Andes ha mapeado una de las mayores redes de campos de su tipo para una amplia variedad de escenarios climáticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s