Virunga, el corazón natural de África amenazado por la industria petrolífera

Attua Alegre Paiz

En pleno corazón de África y con una extensión de aproximadamente 7.800 kilómetros cuadrados, el Parque Nacional de Virunga, al este de la República Democrática del Congo, es el más antiguo de África – catalogado en 1925 – y una de las poblaciones naturales con mayor biodiversidad del mundo. De sus sabanas a sus volcanes, de sus selvas a sus glaciares, podemos encontrarnos con hasta 706 especies de aves, 218 de mamíferos, 109 de reptiles, 78 de anfibios e incluso más de 2.000 plantas diferentes. El parque es famoso por abarcar al 25% de todos los gorilas de montaña que viven en libertad  – la población total se estima en unos 880 individuos repartidos entre Uganda, Ruanda y la República Democrática del Congo – y contar con 216 especies de animales y 141 de plantas endémicas entre las que se encuentra el okapi, un pariente de la jirafa.

En 1979,  el parque se convierte en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y a partir de entonces, los constantes conflictos armados, la caza furtiva, la deforestación y la explotación ilegal de sus recursos ha colocado al parque dentro de la lista de Patrimonios  Mundiales en peligro; de hecho, en 1996, pasa a entrar en la lista Ramsar de humedales de importancia internacional para aplicar una mayor protección sobre el entorno. Ahora, el hogar de los gorilas de montaña está en peligro por el proyecto de prospección petrolífera que el gobierno congoleño quiere llevar a cabo junto a la  empresa británica petrolífera SOCO, en el 85% de la superficie del parque; una acción que el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha denunciado y combatido desde que el proyecto surgiese en 2007 y se autorizara a SOCO en el 2010, a través de un decreto presidencial, la exploración del Bloque V, el cual abarca una superficie de 7.500 kilómetros cuadrados.

Además de la enorme tragedia natural sufriría Virunga con la explotación de petróleo, también se pone en peligro la vida de 50.000 personas que dependen del parque para conseguir agua, comida, madera o pescado del lago Eduardo. En concreto, los efectos perjudiciales que tendrían las actividades petrolíferas en el parque según WWF son las siguientes:

Prospección. Durante el proceso de prospección las perforaciones y análisis sísmicos para localizar las reservas de petróleo pueden provocas daños perjudiciales en el entorno y los seres que habitan en él. Estas actividades conllevan la deforestación de las zonas en las que se realizan las pruebas y la creación de las vías de acceso para llegar a ellas, la producción de aguas residuales y residuos sólidos contaminantes, y la contaminación acústica y lumínica. En concreto, la creación de estas vías de acceso, que suelen contar con una anchura de 5 metros, facilita el acceso a zonas a las que antes explotadores madereros o cazadores furtivos no podían llegar.

 Extracción. Las tareas de perforación y extracción liberan gases contaminantes al aire tales como óxidos de nitrógenos, monóxido de carbono, dióxido de azufre y otros compuestos volátiles que pueden causar problemas de salud relacionados con el aumento de infecciones respiratorias o el envenenamiento del agua al entrar en contacto con este medio. De todas formas, este impacto negativo en el medio se puede evitar aplicando medidas legales y técnicas que permiten no dañar el entorno; sin embargo, la situación de conflicto bélico de la zona, así como la exposición al robo de los materiales necesarios para asegurar la limpieza de estas actividades, hacen imposible que esta situación pueda producirse correctamente.

Contaminación. Las tareas petrolíferas ponen en grave peligro el medioambiente al poder sufrir el grave daño de derrames de crudo, expulsión de gases, o la contaminación directa de las aguas subterráneas. Estos factores contaminantes deterioran el entorno durante periodos muy largos de tiempo, transformando el funcionamiento natural de los ecosistemas.

Problemas sociales. Unas 30.000 personas se benefician económicamente de la pesca dentro del parque, y otras 20.00 de las actividades relacionadas con esta actividad.  Además, el parque les facilita los medios para obtener los recursos principales para desarrollar sus vidas (alimentos, agua y madera) y la posibilidad de desarrollar en ecoturismo alrededor de los volcanes y los hábitats habituales de los gorilas de montaña. Sin embargo, las actividades petrolíferas destruirían esta forma de vida, atraería a la zona mayor conflictividad bélica y una situación de desequilibrio económico por la dependencia del precio del crudo.

Ante estos hechos WWF no solo ha denunciado la iniciativa del gobierno congolés y la postura de la petrolera británica SOCO – la cual no cuenta con el apoyo del gobierno de David Cameron – sino que ha iniciado una doble campaña para recoger firmas ciudadanas en defensa de Virunga – en el momento en el que se ha redactado este reportaje se han recogido un total de 664.210 firmas – y fomentar la creación de un medio de empleo económico sostenible en la zona para mejorar la vida de sus habitantes y explotar adecuadamente los recursos del parque. En concreto, se propone crear 45.000 puestos de trabajo permanentes alrededor del desarrollo de la energía hidroeléctrica para abastecer el consumo energético de la zona, la industria pesquera y el ecoturismo responsable. Según un informe publicado por WWF, el Parque Nacional de Virunga podría generar anualmente 1.100 millones de dólares desarrollando este sistema económico sostenible.

Foto de Cai Tjeenk Willink. Algunos derechos reservados.

Foto de Cai Tjeenk Willink. Algunos derechos reservados.

De momento, el Comité del Patrimonio de la Humanidad pidió el pasado 17 de julio la cancelación inmediata de los permisos petrolíferos. Nosotros, como ciudadanos del mundo tenemos el poder de ayudar a Virunga, a los 20.000 hipopótamos que se bañan en sus ríos, al okapi,  a los elefantes, al búfalo cafre, al gorila de montaña, al chimpancé y a otros 20 tipos de primates que habitan en el parque, de la destrucción que la industria petrolera quiere llevar a cabo en el corazón de África, en uno de los medios con mayor biodiversidad de todo el mundo. ¡Únete a la causa, protege nuestros ecosistemas y muestra tu apoyo firmando esta campaña!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s