La escultora más anciana del mundo

Virginia Villaplana

Existe un artista que pese a su larga carrera, no ceja en su empeño de seguir regalándonos sus creaciones. Además, esta escultora trabaja de día y de noche y prefiere esculpir cuando nadie la ve. Tiene alrededor de cinco mil millones de años y se llama Naturaleza. Y es que, aunque parezca difícil de creer desde nuestra perspectiva antropocentrista, el arte de esculpir no lo ha inventado el hombre. La belleza de estas esculturas naturales las hace dignas de ser tan contempladas como cualquier obra de arte llevada a cabo por el ser humano. Éstas son solo algunas de las muchas maravillas geográficas que nos ha regalado la más anciana escultora de todos los tiempos.

Bosque de piedra en Madagascar

Bosque de piedra de Madagascar. Foto por: Ralph Kränzlein | Algunos derechos reservados.

Esta impresionante escultura natural se encuentra en la reserva natural de Tsingy de Bemaraha, en la costa oeste de Madagascar. Se trata de formaciones de roca caliza que parecen árboles en forma de pico. Las características de esta roca hacen que las lluvias con el paso del tiempo vayan deshaciendo los materiales blandos y afilando más aún las puntas, compuestas de materiales más duros y resistentes al agua. Existen alrededor del mundo otras formaciones similares, pero no alcanzan la extensión de este bosque de piedra, que además aloja una rica biodiversidad, con bosques protegidos, aves exóticas y grandes poblaciones de lémures. Desde 1990, la Unesco consideró esta zona Patrimonio de la Humanidad.

Caño Cristales, Colombia

Caño Cristales, Colombia.  | Fotografía por Mario Carvajal (cc) 2012

 

Denominado “el río más hermoso del mundo”, “el río de los cinco colores” o “el arco iris que se derritió”, este bello caño ubicado en la Sierra de la Macarena, en Colombia, se distingue de los demás ríos por los colores amarillo, azul, verde, negro y rojo que pintan sus aguas. Esa coloración viene dada por la presencia en sus aguas de algas y corales de diferentes tonalidades. Sus rocas son consideradas las más antiguas del planeta y están marcadas por las características marmitas de gigante que se forman a causa de la dureza de sus minerales. Pero la importancia biológica de este río radica en la riqueza de fauna de los alrededores: 420 especies de aves, diez especies de anfibios, 43 especies de reptiles y ocho de primates.

El ojo del Sáhara

Ojo del Sáhara. Foto de: NASA, en Wikimedia Commons

Con 40 kilómetros de diámetro, este fenómeno geográfico con forma de elipse se puede ver desde el espacio y de hecho, fue descubierto por astronautas en 1965. En las misiones espaciales es utilizado en muchas ocasiones como punto guía, dada su característica forma. Se encuentra en Mauritania y su origen, aunque dudoso, se relaciona con el efecto que la erosión tuvo sobre rocas hundidas sobre la tierra.

Isla Jeju en Corea del Sur

Cráter formando una península, Isla Jeju. Foto por: KOREA.NET |Algunos derechos reservados.

Se trata de una isla formada hace cientos de millones de años a causa de erupciones volcánicas. Destaca por sus impresionantes cráteres, por sus tubos de lava, y por los acantilados de Jusangjeolli. Estas obras de arte naturales también fueron incluidas en el patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Calzada del Gigante, Belfast

La calzada del Gigante, Irlanda del Norte. Foto por: Txema Aguilar |Algunos derechos reservados.

Ubicada en la costa noreste de Irlanda del Norte, este peculiar modelado es similar al de los acantilados de la isla Jeju, pero mucho mayor: consta de ni más ni menos que 40.000 columnas de basalto fruto de una erupción volcánica que tuvo lugar hace 60 millones de años. La leyenda irlandesa cuenta que la forma de las rocas se debe a las pisadas de un gigante escocés, quien para evitar que un gigante irlandés enemigo le alcanzase, las hundió para siempre en el mar.

La tarta del Teide, Tenerife

La tarta del Teide, Tenerife. Foto por: Miquel González |Algunos derechos reservados.

Por último, pero no menos impresionante, podemos encontrar esta maravilla de la naturaleza en las españolas Islas Canarias, en particular, en Tenerife. Los diferentes colores de la roca que se pueden apreciar y que tienen la apariencia de una tarta de tres chocolates, son el resultado de las diferentes erupciones del volcán Teide. En esa zona además, se puede acudir desde un mirador al espectáculo del Valle de la Orotava, que aparece normalmente cubierto por un inmenso mar de nubes.

Anuncios

2 comentarios el “La escultora más anciana del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s