Tatúa a su perro ¿por amor?

Laura Sáez

Las muestras de amor entre parejas sí tienen límites, y ahora Alexander Avgerakis lo sabe. El joven tatuador neoyorkino decidió aprovechar la operación de bazo de su perra para tatuarle un corazón atravesado por una flecha, en el que se puede leer “Alex” y “Mel”, el nombre de su esposa.

Foto de Alexander Avgeraki en Instagram.

Foto de Alexander Avgeraki en Instagram.

La foto ha dado la vuelta a las redes sociales desde el mismo instante en el que el autor la subió a Instagram, junto con el siguiente comentario: “¡Mi perra es más guay que la tuya! ¡Ayer le quitaron el bazo, y el veterinario me dejó tatuarla mientras estaba anestesiada!” Por supuesto, las críticas de los defensores de los derechos de los animales y otros amantes de la naturaleza han ido llegando en avalancha.

Según cuenta Avgerakis, tal era el acoso por parte de los escandalizados que ha tenido que dejar su trabajo en un salón de tatuaje en Brooklyn. Su exjefe le defiende, argumentando que no es malo ni un maltratador de animales, simplemente no pensó en lo que hacía. Para reforzar esto se apoya en el hecho de que se gastara miles de dólares en operar su tumor de bazo para mantenarla con vida.

Avgerakis no parece estar en absoluto arrepentido de lo que ha hecho, y se respalda en que su veterinario le había dado permiso para tatuar a Zion, la hembra mestiza de pit-bull que ha alarmado a medio mundo con su historia.

Está claro que el amor no conoce límites, aunque las personas sí deberíamos tener algunos. Si lo que el exjefe de Alex dice es cierto y no lo pensó, ¿por qué no se arrepiente? Son muchas las preguntas que uno puede hacerse respecto a este tema, pero quizá la más intrigante sea ¿qué clase de veterinario autoriza algo así? 

Anuncios

Un comentario el “Tatúa a su perro ¿por amor?

  1. No nos contentamos con alterar y dañar nuestra propia naturaleza, sino que nos esforzamos por destrozar la de otros seres aportando incluso justificaciones. Cada vez queda más en evidencia la certeza de Hobbes al afirmar que el ser humano es malo por naturaleza; quizás sea algunos aspectos de la sociabilidad lo que aporta la bondad rousseauniana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s