Plantas que abortan

Laura Sáez

Siempre nos hemos considerado los únicos seres inteligentes del Planeta, pero el paso del tiempo nos ha ido demostrando que muchos otros animales también están dotados de esta cualidad. Ahora, la ciencia ha puesto en evidencia que las plantas también son capaces de tomar decisiones complejas.

Un estudio del Centro Helmholtz para la Investigación Medioambiental (UFZ, por sus siglas en alemán) y la Universidad de Gotinga, también de Alemania, comparó el Berberis vulgaris, un arbusto que se encuentra en toda Europa, con Mahonia aquifolium, nativa norteamericana que se ha ido extendiendo por Europa. Como resultado, encontraron una marcada diferenciación en lo que se refiere a infestación parasitaria: una especie de mosca, la  Rhagoletis meigenii, altamente especializada, cuyas larvas se alimentan de las semillas de estas especies vegetales, tienen una población diez veces mayor en la Mahonia aquifolium.

Según explican Harald Auge, biólogo del UFZ, y su equipo tras examinar 2.000 semillas de Berberis vulgaris de distintas regiones de Alemania, esto se debe a que la planta es capaz de abortar sus semillas. Cada baya de Berberis vulgaris tiene, habitualmente, dos semillas, y la planta es capaz de frenar su desarrollo para preservar sus recursos. Este es el mismo mecanismo que emplea para protegerse del parásito. De este modo, si la larva de mosca consigue desarrollarse, la planta puede decidir abortar su semilla y, por consiguiente, matar a la larva.

Pero lo que sorprendió a los investigadores es que las semillas infestadas no siempre son abortadas, pues esto depende de la cantidad de semillas que haya en el equipo de bayas. Los datos concluyen que en el 75% de los casos se abortan las semillas infestadas si la baya contiene dos, mientras que si contiene una baya, sólo abortará en un 5% de los casos.

El razonamiento que explica esto es el siguiente: si la planta abortara una semilla en un fruto en el que no hay ninguna más, toda la baya resultaría inútil. En vez de tomar esa decisión directamente, la planta “especula” con la posibilidad de que, en su desarrollo, la larva muera. “Este comportamiento anticipatorio, en el que las pérdidas predichas y las condiciones externas se sopesan, nos sorprendió mucho”, confiesa Hans-Hermann Thulke del UFZ.

Aún no está claro cómo la Berberis vulgaris procesa la información y cómo la evolución ha dado lugar a este proceso de toma de decisiones en la especie, dado que la Mahonia aquifolium, que lleva en Europa desde hace 200 años con el mismo riesgo de ser infestada por la mosca parasitaria, no ha desarrollado ningún mecanismo de defensa comparable. Los resultados de esta investigación son la primera prueba de comportamiento complejo en plantas, dejando abiertos muchos interrogantes. Lo que está claro es que las plantas son más inteligentes de lo que pensábamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s