Dos ruedas contra la contaminación y el gasto sanitario

Andrés Stumpf

Europa se muestra preocupada por la contaminación atmosférica. Muy preocupada. La polución, tiene un altísimo coste para la sociedad, pues supone alrededor de 400.000 muertes prematuras al año y billones de euros en materia de gastos sanitarios. En las ciudades, el principal causante de la contaminación es el tráfico rodado, que en ciudades como Madrid llega a suponer hasta el 80% del total. Por estos motivos, la Unión Europea estableció unos objetivos de fomento de la bicicleta y  espera que, para 2020, el 15% de la población utilice este vehículo limpio para sus desplazamientos cotidianos.

Muchos son los países que ya se han puesto manos a la obra en este sentido, entre ellos Francia. El país vecino, aunque es poseedor del la competición ciclista más famosa del mundo, presenta una gran desigualdad territorial en el uso de la bicicleta y es que, aunque ciudades como Estrasburgo presentan un 15% de desplazamientos realizados en bicicleta), otras como París apenas alcanzan el  3%.

Para cambiar esta tendencia, el ministro de Transporte, Frédéric Cuvillier, presentó un plan de acción de veinticinco medidas que recuperó de su predecesor en el cargo,  Thierry Mariani. El plan se distribuye en seis campos diferentes:

– Desarrollar un sistema de transportes intermodal colectivo y activo.

– Repartir el espacio público y proteger los transportes activos.

– Valorar las oportunidades económicas ligadas a la práctica de la bicicleta.

– Tener en cuenta las políticas de movilidad activa en la planificación urbana y de viviendas.

– Desarrollar las rutas para el turismo y el ocio en bicicleta.

– Hacer ver los beneficios ligados a caminar y montar en bicicleta.

Pero sin duda, la medida que más llama la atención de todas es la indemnité kilométrique vélo (indemnización por kilometraje en bicicleta) que, ya instaurada en otros países como Bélgica, consiste en que los trabajadores que realicen sus desplazamientos laborales en bicicleta recibirán 0,25 euros por kilómetro recorrido. Estos pagos serán realizados por la propia empresa que, en compensación, podrá beneficiarse después de deducciones fiscales. Con esta medida, el Gobierno francés espera dejar de percibir alrededor de 170 millones de euros al año, que serán compensados por los aproximadamente 570 millones que estima ahorrar en gastos sanitarios por la mejora de la calidad del aire, atendiendo al informe presentado por la Coordinadora Interministerial para la Promoción del Uso de la Bicicleta.

Con este paquete de medidas, sumadas a la aplicación del Plan Nacional de Bicicleta de 2012, las asociaciones probici más optimistas estiman que se multiplicará por diez los desplazamientos en bicicleta.

La intervención del Estado francés en materia de este vehículo limpio llega con la necesidad urgente de mejorar la calidad del aire en un país en el que, este fin de semana, treinta provincias han alcanzado un nivel de riesgo de contaminación atmosférica, lo que ha llevado a tomar decisiones novedosas como hacer gratuito el transporte público durante un breve periodo de tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s