¿Zoo o matadero en Copenhague?

Laura Sáez

Cuando pensamos en un zoo, la imagen estrella son niños de la mano de sus padres con enormes sonrisas contemplando preciosos animales de todo el mundo. Pero, ¿hasta qué punto esta imagen representa la realidad? El debate sobre la calidad de vida para los animales en los zoológicos está abierto, y el de Copenhague desliza la balanza a favor de los que consideran estos parques una amenaza para la salud y el bienestar de la fauna.

El mes pasado comenzó la gran polémica: el zoo de Copenhague había matado a un bebé jirafa. Primero fue un disparo, y después permitieron que los espectadores, incluidos los niños, vieran cómo los operarios del zoo la descuartizaban y posteriormente servía de alimento para leones y otros carnívoros. Las redes sociales estallaron en críticas, fruto de la indignación de los defensores de los derechos animales. El zoológico, para defenderse, argumentó que hicieron lo que debían, de acuerdo con Asociación Europea de Zoos y Acuarios que impiden la endogamia entre jirafas. Al parecer, los padres de Marius –así se llamaba la jirafa- eran familia.

Bengt Holst, el director científico del zoológico, recibió amenazas de muerte de todo el mundo a raíz de este hecho. Los responsables del mismo consideran que la gente se indigna sin atender a razones, pues uno de ellos, Steffen Estrecho Ritzau, “muchas personas están mal informadas sobre lo que pasó con la jirafa Marius. Lo que hicimos fue lo correcto.”

Ante esto, la organización  Animal Rights Sweden puso de relieve lo que parece ser la realidad de todos los zoológicos: “no es ningún secreto que los animales son asesinados cuando ya no hay espacio, o si los animales no tienen genes que son lo suficientemente interesantes. La única manera de parar esto es no visitar los zoológicos”.

Ahora, otro escándalo ha hecho que los amantes de los animales se lleven las manos a la cabeza. Esta vez, han sacrificado a cuatro leones sanos bajo el pretexto de que no hay espacio suficiente para los nuevos leones que llegarán en breve. La eutanasia se ha practicado a dos leones ancianos y a dos crías, porque debido a la naturaleza y el comportamiento de los leones, con la llegada de un nuevo macho, estos no iban a poder defenderse.

En su página web aseguran que “todo lo posible para buscarles otra ubicación pero no encontramos ningún otro parque dispuesto a acogerlos.” Sin embargo, esto parece no convencer a los defensores de los derechos de los animales, que han enviado sus críticas desde todos los países y todas las redes sociales. El responsable Steffen Estrecho Ritzau responde a la situación: “estamos preparados para lo que nos digan. Nosotros decimos abierta y honestamente lo que hacemos y respetamos todas las opiniones.”

Todas estas cosas plantean un interrogante interesante, y es si los zoológicos realmente preservan a las especies. El fotógrafo Gaston Lacombe, en uno de sus trabajos, recogió imágenes de los zoos de peor calidad del mundo y las malas condiciones en las que se encontraban los animales. Quizá sea necesario replantearse la existencia de estos lugares de ocio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s