Compartir, una lógica enemiga del capitalismo

Virginia Villaplana

La web que conecta a conductores y pasajeros desconocidos para viajar a menor coste ha sido denunciada por la patronal de autobuses por competencia desleal, algo que pone en cuestión si las actividades de consumo colaborativo deben estar reguladas o no, y si sus beneficios medioambientales y su coste reducido deben prevalecer sobre la lógica del mercado.

Existe una gran creatividad a la hora de buscar alternativas más económicas que las existentes. Blablacar es una de ellas. Se trata de una plataforma web que funciona en Europa como una red conectora de conductores y pasajeros que desean ir al mismo lugar y ahorrar costes en su viaje. El precio de la gasolina que resulta de cada trayecto puede reducirse considerablemente si se compara con el precio de un viaje convencional, pues la media en los países europeos es de 1,3 pasajeros por vehículo, mientras que según Vicent Rosso, el director de Blablacar en España, “los usuarios de Blablacar van acompañados, en promedio, de otras dos personas”.

blablacar

Página web de Blablacar |www.blablacar.es

Dibujo

Precios que se ofrecen en www.blablacar.es

Es una modalidad de consumo colaborativo que, como ocurre con otros tipos de intercambios que no están regulados, se encuentran al margen de la lógica capitalista y contribuyen a aprovechar de manera más eficaz los recursos disponibles. En el caso de Blablacar permite reducir el impacto medioambiental que provocarían varios vehículos con un único pasajero. Aunque el transporte público consigue aún menores emisiones de gases de efecto invernadero, esta alternativa colaborativa presenta también un precio menor que el del transporte público (en ocasiones un trayecto en blablacar puede costar la mitad que el precio de un billete de tren o autobús) por lo que muchos estudiantes que viajan a casa periódicamente desde sus respectivas universidades están optando por esos coches compartidos donde además, conocen gente nueva. Esto ha llevado a la patronal de autobuses, Fenebús, a denunciar a la empresa Blablacar y pedir su cierre por competencia desleal y por considerarla alegal por no pagar impuestos ni ofrecer seguro de accidentes o robos a los pasajeros. Lo cierto es que la ausencia de estos añadidos es la clave de su reducido precio y de su éxito, y además, desde Blablacar afirman que solo son un “tablón de anuncios” para poner en común a sus usuarios, pero que los responsables de esta web no persiguen beneficios económicos.

No obstante, Blablacar se ha popularizado considerablemente desde sus inicios y ya ha establecido en Francia una comisión de un 10% y prepara otro recargo de en torno al 10-12% en España, mediante el cobro por adelantado. Esta nueva modalidad obligará a la empresa a empezar a declarar el IVA, y según la plataforma “el pago por adelantado ofrecerá mayor seguridad al conductor y comprometerá más a la gente”.

Aquí entran en cuestión los riesgos de plataformas de consumo colaborativo como el intercambio de viviendas, los bancos del tiempo u otros trueques de bienes y servicios, pues cuando se introducen en la lógica del beneficio, dejan de ser meros mediadores y se convierten en negocios sumergidos. Según el órgano consultivo de la UE, el Comité Económico y Social Europeo (CESE), recomiendan que se establezcan dos grandes grupos entre las iniciativas denominadas de consumo colaborativo que tienen un objetivo de lucro y las que no, y que solo se regule la actividad de las que persiguen beneficios económicos. La legalidad en sus actividades empieza a aparecer en cuanto comienzan a aportar parte de sus beneficios a hacienda, pues pueden competir lícitamente con las empresas establecidas. Pero la clave (y lo difícil) está en mantener un precio lo suficientemente reducido para que empresas como Blablacar continúen siendo la opción preferida de conductores y pasajeros, y de esta forma, se popularice aún más esta alternativa al que ha sido el transporte tradicional en coche, contribuyendo así poco a poco a decrecer las emisiones de CO2 y sobre todo, a un cambio de mentalidad hacia una lógica más colaborativa, más lejana del individualismo propio del capitalismo, y más amiga del medio ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s