Jorge Morales de Labra: “Temo que el déficit de tarifa lo pagarán íntegramente los consumidores”

Andrés Stumpf

Jorge Morales de Labra, ingeniero industrial, fue miembro del Consejo Consultivo de Electricidad de la Comisión Nacional de Energía. Es Director de GeoAtlanter, forma parte de la Unión Española Fotovoltaica, y es miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético  en lucha contra el poder del oligopolio energético. Activo en las redes sociales, siempre está dispuesto a aclarar las dudas de un sector tan poco transparente como el de la electricidad, lo que le ha llevado a convertirse en la voz autorizada en Twitter (@jorpow) en lo que a esta materia respecta.

Reforma energética ¿En qué medida afecta a las renovables? 

Foto del blog de Jorge Morales de Labra

Foto del blog de Jorge Morales de Labra

Aniquila definitivamente la seguridad jurídica del sector estableciendo a posteriori, con efectos retroactivos, a qué precio y con qué rentabilidad debió invertirse en cada momento y en cada tecnología.

Si al menos el Gobierno hubiera utilizado valores reales de las inversiones podríamos estar hablando solo de expropiación (estaría fijando las rentabilidades de un negocio que, en el momento de la inversión, se regía por otras reglas); pero cuando además se comprueba que los precios reconocidos a las inversiones son inferiores a los reales, llegamos a la conclusión de que se trata de una operación perfectamente comparable con otras muy criticadas recientemente en España relativas a nacionalizaciones de empresas energéticas en Latinoamérica.

Si tanto los inversores de energías renovables como UNESA se quejan de la reforma energética, ¿cuál es su fin y a quién beneficia?

Quejarse es barato. Habrá que analizar los resultados de las empresas de los próximos años para comprobar su verdadero alcance. Auguro que se demostrará que el impacto sobre los consumidores y sobre las renovables es mucho mayor que el de las grandes eléctricas.

¿Qué es el déficit de la tarifa? ¿Quién es el responsable y quién va a pagarlo?

El déficit de tarifa eléctrica es la diferencia entre los costes reconocidos por los sucesivos Gobiernos a las eléctricas y los ingresos que éstas han percibido a través de las tarifas oficiales fijadas por esos mismos Gobiernos.

Se trata, por tanto, de un déficit creado por los Gobiernos y que puede tener su origen tanto en un reconocimiento excesivo de costes, de ahí la petición de una auditoría de los mismos, como en un insuficiente traslado de los costes a las tarifas por motivos electorales.

Una vez generado un déficit de la magnitud del actual (3% del PIB español) no es fácil determinar quién ni cómo debe pagarse; pero mucho me temo que, al final, lo acabaremos pagando íntegramente todos los consumidores de electricidad como recargo en nuestras facturas de, al menos, los próximos 15 años.

¿Hasta qué punto y por qué es necesaria la auditoría energética tan demandada por organizaciones como la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético?

Es esencial para determinar si los costes reconocidos a las eléctricas están en línea con los costes que éstas afrontan para realizar sus actividades. Sería insostenible que, como apuntan los cálculos preliminares, se estuviera cargando a los consumidores con un abultado déficit de tarifa y, a la vez, se estuvieran obteniendo beneficios impropios derivados de un sistema de fijación de precios de mercado que no garantiza que éstos dependan de los costes.

Científicos advierten que los apagones programados de protesta generan aún más beneficios a las grandes compañías eléctricas, ¿qué se puede hacer entonces para luchar contra el oligopolio?

El cálculo es complicado y depende mucho de la duración e intensidad del “apagón”; pero efectivamente puede darse el caso de que las eléctricas ganen más dinero con un apagón que sin él.

Las protestas efectivas contra el oligopolio están muy limitadas porque la regulación se ha conformado básicamente a partir de los intereses de las eléctricas, que se han preocupado de cercenarlas.

Quedan algunos resquicios, como el cambio a una comercializadora independiente que, ciertamente, no conlleva descuentos relevantes en el recibo; pero que, si se sigue masivamente, puede conducir a un verdadero cambio de modelo.

Muchos piden la nacionalización de las grandes compañías eléctricas, ¿pasa la solución del sector por esta decisión o sería, como advierten otros, catastrófica?

No creo que la nacionalización sea la solución. Hay muchos ejemplos de eléctricas públicas en Europa que ocasionan problemas muy similares a los nuestros. Apuesto preferentemente por una regulación mucho más sencilla y mucho más estable bajo la puedan convivir sociedades mercantiles, empresas públicas y cooperativas.

¿Qué se le pasa por la cabeza al ver esta imagen? 

 

No comprendo el beneficio que puede conllevar a una empresa energética la contratación de políticos en su Consejo de Administración, salvo que sea por la influencia de éstos en los Gobiernos que establecen las reglas de juego de su sector. De ser así, estaríamos ante un delito que debería perseguirse.

Por eso es tan importante una regulación sencilla y estable: decaería la importancia de la intervención gubernamental y, con ella, el fenómeno de las puertas giratorias.

Desde los puntos de vista económico y ecológico, ¿sí o no a la energía nuclear?

Rotundamente, no. Los costes ocasionados que no asumen las eléctricas que explotan las centrales, particularmente los riesgos de accidente y los derivados de la gestión de residuos, son inasumibles.

El impacto de un solo accidente sobre el medioambiente es igualmente inasumible. Dejar a centenas de generaciones posteriores el riesgo de los residuos nucleares es, sencillamente, una irresponsabilidad de la que deberíamos avergonzarnos.

De sus últimos tweets y comentarios se extrae una preferencia por la energía solar frente al resto de renovables, ¿a qué se debe?

Soy partidario de utilizar todas las renovables a nuestra disposición. No obstante, la eólica y, en los últimos años, la solar fotovoltaica, han alzando ya costes que les permiten competir con las fuentes tradicionales incluso sin considerar el demoledor balance de externalidades a su favor. En el caso de la fotovoltaica, además, se da la situación de que es muy modular y, por tanto, accesible para que cada consumidor diseñe a su medida la instalación que necesita. Por estas razones creo que la fotovoltaica será la fuente renovable que más crezca en los próximos años, seguida por la eólica y por el resto de tecnologías.

En su opinión, ¿es viable una España 100% renovable o dispararía el precio de la tarifa?

Es perfectamente viable; pero requiere de un período de adaptación en el que debe planificarse la aportación a la mezcla energética de cada una de las tecnologías.

En particular, debe analizarse en detalle cuál es el modelo regulatorio que debe aplicarse a las renovables gestionables que, como la hidráulica no fluyente, la biomasa o la geotermia, permiten adaptar la producción al consumo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s