Los buitres españoles podrían desaparecer si el Gobierno no revoca la aprobación del fármaco Diclofenaco

Attua Alegre Paiz

Los cielos españoles son sobrevolados por el 95% de la población europea de buitres salvajes. Estas aves carroñeras, entre las que se encuentra los buitres leonados, los buitres negros, los alimoches y los quebrantahuesos españoles, corren el grave riesgo de desaparecer en muy poco tiempo si el Gobierno español no revoca la aprobación del Diclofenaco, un medicamento veterinario que se utiliza para evitar el dolor en el ganado.

buitre leonado

Buitre Leonado. Imagen de Carlos Delgado. Algunos derechos reservados

Un grupo de investigadores y especialistas en conservación han denunciado los trágicos efectos que tendría la introducción de este medicamento en la revista especializada Conservation Biology. Entre otras justificaciones para pedir la anulación del diclofenaco se encuentra el horroroso antecedente en la India, donde la introducción de este medicamente acabó prácticamente con la población total de buitres de este país. Además de la catástrofe medioambiental de graves dimensiones, la desaparición de estas aves ha tenido un desastroso impacto social: proliferación de ratas y perros, repunte de los casos de rabia en humanos, o gastos millonarios en la gestión de los residuos.

Los buitres ingieren el medicamento al carroñear reses muertes que fueron tratadas con Diclofenaco. Sus organismos son extremadamente sensibles a sus efectos, y sufren un fallo renal agudo que termina extinguiéndolos. Por lo tanto, estas aves carroñeras se encuentran en estos momentos en una situación alarmante de peligro de extinción. En 2011 el Gobierno permitió que se carroñeara en los muladares donde se abandonaban los cadáveres de las reses –principal fuente de alimentación de estas aves-. Sin embargo, esta medida sumada con la autorización del Diclofenaco en 2013, se convierten en el verdadera bomba de destrucción masiva para los buitres.

Según los investigadores que han firmado la carta de denuncia, el riesgo es sumamente alto porque no hace falta que el uso de este medicamente sea masivo para que sus consecuencias sean inmensamente trágicas. Según el estudio que clarificó la muerte de las aves carroñeras en la India, con menos de un 1% de cadáveres de reses tratadas con Diclofenaco, se podía exterminar a toda la población de buitres. Esta espeluznante cifra se explica porque, además de la enorme sensibilidad de estas aves al Diclofenaco, hay que prestar atención a que de un solo cadáver se alimentan decenas de buitres. Por otro lado, los efectos serían mucho más devastadores y veloces si afectaran a la población reproductora de estas aves.

Sin embargo, todavía estamos a tiempo de evitar la desaparición de los buitres en nuestros cielos. Hasta ahora, no se conoce ningún caso de muerte por esta causa entre las aves carroñeras de pueblan nuestro territorio. No obstante, la distribución del medicamento ha sido demasiado reciente como para que sus efectos comiencen a surtir efecto.  Por lo tanto, el tiempo disponible para evitar la tragedia es justo. De ahí la alerta y petición de retirada del Diclofenaco que estos especialistas han hecho llegar al Gobierno español. Además, explican en el texto que existen otros medicamentos antiinflamatorios como el Ibuprofeno o el Meloxicam (el sustitutivo del Diclofenaco en la India), que pueden usarse en lugar del perjudicial Diclofenaco.

Buitres_leonados_

Buitres Leonados alimentándose. Imagen de Mario Modesto Mata. Algunos derechos reservados

No existe razón para que el Gobierno no decline la introducción del Diclofenaco en el mercado. Además de las evidencias que arroja el caso de la India, del documento presentado por asociaciones de ecologistas y especialistas, y las enormes consecuencias que tendría la desaparición de estas aves, la empresa productora de este fármaco, Fatro Ibérica, publicó en su Web y en su página de Facebook un comunicado en el que admitía textualmente el “riesgo por consumo de Diclofenaco en cadáveres para los buitres”. Sin embargo, ante la enorme avalancha de críticas que recibieron, terminaron retirando las publicaciones.

La protección de estas aves es sumamente importante para mantener la biodiversidad de nuestros ecosistemas y su correcto funcionamiento. Según SEO/BirdLife, solo en España, los buitres consumen anualmente unas 10.000 toneladas de carroñas evitando el gasto económico de decenas de millones de euros en combustibles para la recogida, transporte e incineración de los cadáveres y la liberación de 193.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Si no se evita el uso del Diclofenaco se habrá desperdiciado la enorme inversión económica y humana, tanto de España como de Europa, en la recuperación de estas especies. De hecho, España ha sido un donante de ejemplares fundamental para la reintroducción de estas aves en varios países europeos donde habían desaparecido. Hay que recordar nuevamente que España cuenta con el 95% de la población de buitres en Europa, y en algunos casos, alberga especies que no se encuentran en ningún otro territorio. En concreto, la proporción de estas aves en España con respecto Europa es la siguiente para cada especie: el 94% de la población de buitre leonado, el 98% de la de buitre negro, el 82% de la de alimoches y el 66% de la de quebrantahuesos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s