Energía sostenible para todos

Andrés Stumpf

La importancia de la inversión en investigación y desarrollo en el sector de la energía queda reflejada de forma patente en los últimos resultados obtenidos por el Banco Mundial en su proyecto “Sustainable energy for all”, donde se señala que, de no ser por estos avances tecnológicos, el consumo de energía en el mundo sería hasta un 36% mayor del que es. A pesar de que ahora se emplea mucha más energía que en 1990, fecha de comienzo del análisis,  debido al crecimiento poblacional; las mejoras en lo que a eficiencia energética se refieren han hecho posible que países dependientes del exterior (como España, con un 70,6% de energía importada) vean reducido el agujero que supone este sector para sus economías.

A través de este proyecto, el Banco Mundial financia inversiones en energía buscando alcanzar para 2030 un triple objetivo: Garantizar el acceso universal a la electricidad (actualmente casi un 20% de la población mundial carece de ella) al tiempo que se doblan el rango de eficiencia energética y la presencia de las renovables en el mix eléctrico de cada país. De esta forma,  se espera que su tradicional apoyo a los más desfavorecidos pueda ir ligado a sus  más recientes proyectos de lucha contra el cambio climático, pues la institución es consciente de las terribles consecuencias económicas que podría acarrear.

Los resultados de “Sustainable energy for all” no podrían ser más halagüeños, y entre los años 2012 y 2013 el Banco Mundial financió proyectos de hasta 409 billones de euros, logrando dar acceso a la electricidad a cerca de 42 millones de personas al tiempo que se contribuía a la eficiencia energética, como reflejan los proyectos desarrollados en Méjico, y se avanzaba mucho en la implantación de energías renovables en países más pobres, como demuestra el proyecto que ha llevado la energía solar a nada menos que 1,4 millones de personas en Bangladesh.

Sin embargo, el proyecto está muy lejos aún de los objetivos marcados en su inicio, pues los analistas estiman que para alcanzarlos se requiere al menos una inversión de entre 600 y 800 billones de euros anuales mayor que la disponible actualmente. Las mayores trabas se encuentran en las partidas para eficiencia energética, que necesitaría 394 billones más, y el desarrollo de energías renovables, 174 más, pues, en ocasiones, señalan desde la organización, resulta extremadamente caro introducir estos avances en países con economías débiles en otros aspectos. El crecimiento es más sencillo si realiza de forma paralela en varios sectores.

En cualquier caso, objetivos alcanzados o no, el Banco Mundial continuará con estas inversiones que tanto han hecho por los desfavorecidos y el medio ambiente y que, a día de hoy, se orientan hacia “iluminar África” a través de la energía solar, un bien del que disponen en abundancia sin la tecnología necesaria para aprovecharlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s