La ardilla roja perdona a Portugal

Sara Ramos

La ardilla roja es uno de los animales más comunes en los bosques europeos. Su cuerpo mide entre 20 y 30 centímetros, sin contar con su cola, que puede alcanzar ella sola el mismo tamaño que el cuerpo entero. Se alimenta principalmente de frutos, semillas y cortezas, pero también de pequeños animales e insectos; vive en los árboles, estableciendo almacenes de comida en los huecos que éstos presentan, pero también baja al suelo cuando lo necesita e incluso puede nadar.

Ardilla roja. Imagen de Celeb. Algunos derechos reservados

Lo curioso es que había decidido dejar a los lusos sin poder disfrutar de su presencia desde el siglo XV. El abandono de Portugal por parte del roedor fue debido a la tala excesiva de madera en sus bosques para la construcción principalmente de embarcaciones para poder mantenerse a la cabeza en las rutas del descubrimiento.

Sin embargo en las últimas dos décadas la ardilla ha podido volver a verse por Portugal, primero tan solo por el norte, en las zonas más fronterizas con Galicia, pero paulatinamente ha ido emigrando al sur y recuperando su antiguo hogar.  Carlos Fonseca, biólogo en la universidad de Aveiro, establece una relación directa entre la expansión de la ardilla y la expansión de las zonas boscosas, que han aumentado sobre todo en el norte, lugar en el que comenzó a dejarse ver nuevamente el animal.  El científico, además, es uno de los líderes del proyecto Esquilo vermelho em Portugal, una iniciativa mediante la cual los ciudadanos pueden reportar el avistamiento de una ardilla para que así se pueda conocer cuál es su nuevo hábitat. Ha habido ya más de 100 reportes, que se hacen mediante redes sociales.

Gracias a estas informaciones de los portugueses y de otras informaciones que recoge Fonseca, se puede conocer poco a poco las razones de la vuelta de la ardilla al país, así como su distribución por el suelo portugués. Los datos obtenidos han revelado que al final del siglo XX se había expandido hasta el Duero, al norte, y actualmente ya se acerca al Tajo, el centro del país; hoy día la ardilla presenta el estatus de “poco preocupante” en el Libro Rojo de los Vertebrados de Portugal, que estudia la situación de cada animal en el territorio luso.

El biólogo también explicó los beneficios de la ardilla en los bosques, que, curiosamente, van más allá de la conservación natural del mismo; para Fonseca el papel más importante de la ardilla es el de concienciar y sensibilizar a la población sobre el medio ambiente, por la gran simpatía que despierta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s