Cupcakes ecológicos: un ejemplo de superación

Virginia Villaplana

En un día como hoy en el que hay quienes celebran el día Internacional sin dietas vale la pena preguntarse qué modo de alimentación es el más adecuado en un entorno invadido por la comida rápida, los ingredientes artificiales y sí, también las dietas peligrosas que tras alimentaciones nada saludables buscan una bajada de peso milagrosa.

Comer de manera excesivamente restrictiva o ingerir productos dietéticos de eficacia dudosa son prácticas que pueden derivar en desórdenes alimenticios o en peligrosos trastornos como la anorexia nerviosa, y para combatir ésto se creó el día Internacional sin dietas. Pero un extremo opuesto basado en una alimentación poco cuidada y repleta de esos productos de origen desconocido, con colorantes, conservantes y grasas saturadas que abundan en los supermercados tampoco es nada recomendable para el organismo.

¿Se puede comer sano sin renunciar a los buenos sabores?

La joven catalana Núria Riba lo tuvo claro. Tenía diecinueve años y su pasión por la cocina le creó el pasado año el deseo de apuntarse a la moda loca de los cupcakes, pero la estricta dieta médica a la que tuvo que aferrarse para hacer frente al cáncer linfático que sufría  no le permitía utilizar ingredientes como la leche y sus derivados, ni tan siquiera el trigo o el azúcar. Así que decidió coger la sartén por el mango y comenzar sus propias recetas de cupcakes ecológicos.

Se trataba de unas magdalenas que sustituían los ingredientes típicos de los cupcakes -ingredientes que los convierten en una bomba de calorías y grasas saturadas- por otros tales como la leche de avena y azúcar, las harinas de espelta integral, semiintegral y blanca, el jarabe de agave, o las mermeladas y frutas ecológicas. Con ellos Nuria consiguió alegrar sus restricciones dietéticas así como su sentido del gusto, pues los cupcakes ecológicos que cocinaba tenían un sabor de lo más parecido a los cupcakes habituales.

Núria Riba |Foto en: LinkedIn |Todos los derechos reservados.

El éxito de su cocina no sólo fue personal. Creó una página de Facebook que llamó Eco Cupcakes Cook  y sus magdalenas se hicieron famosas. Los encargos que recibía y la presencia de sus creaciones en ferias y eventos le llevaron hacia la idea de plantearse crear un negocio propio de cupcakes ecológicos. Sin embargo, la apertura de la tienda no fue posible, “sin una inversión de capital, el proyecto se cerró”, comenta Núria.

Hoy es modelo, representante de bandas musicales y azafata de eventos y ha conseguido combatir el cáncer gracias al tratamiento natural al que se sometía y al respeto de la dieta médica, convirtiéndose en un gran ejemplo de lucha, y sus cupcakes en la demostración de que se puede cocinar de forma creativa para buscar platos que a la vez que ricos sean saludables.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s