Epidemia mortal arrasa con las estrellas de mar

Laura Sáez

Las estrellas de mar de la costa oeste estadounidense están muriendo en grandes cantidades a causa de una enfermedad cuyo origen es aún desconocido. Los científicos están trabajando por descubrir cuál es la causa de este desajuste en su población que ha hecho sonar todas las alarmas medioambientales, de modo que puedan solventarlo lo antes posible.

Son millones las estrellas de mar que están muriendo desde el norte de México hasta Alaska, y la causa es una enfermedad que debilita al los animales, provoca la aparición de manchas blancas y hace que pierdan las extremidades para, finalmente, desintegrar su cuerpo. Según Jonathan Sleeman, director del centro de investigación de fauna salvaje del Instituto Estadounidense de Geofísica (USGS), la epidemia pudo comenzar en junio del pasado año.

La mortalidad de las estrellas de mar en esta zona alcanza un 95%, y las consecuencias de que se prolongara en el tiempo son insospechadas, ya que la desaparición de estos equinodermos supondría la proliferación de otras especies que les sirven de alimento. De entre las afectadas, las especies más perjudicadas son Pisaster ochraceus, de color púrpura, y la Pycnopodia helianthoides, cuyos colores son cambiantes.

En esta zona ya se han registrado en el pasado epidemias similares, pero todas ellas estando el fenómeno meteorológico El Niño activo. Sin embargo, en este caso no está teniendo lugar, lo que desconcierta a los biólogos.

“Hubo un episodio de alta mortandad de estrellas de mar en el sur de California entre 1984 y 1985 y otro de menores dimensiones entre 1997 y 1998”, explicó Pete Raimondi, director del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de California-Santa Cruz, a BBC Mundo.

Los científicos manejan varias hipótesis que expliquen este fenómeno. Por un lado, podría deberse a un calentamiento de las aguas debido a fenómenos locales ya que con determinadas corrientes marinas se ha observado que los animales comienzan a morir; pero esto se solucionaría con la llegada del invierno. La otra hipótesis se centra en que se trate de una enfermedad transmitida por un patógeno, cuyo origen puede estar en una bacteria, un hongo un parásito o un virus.

Los expertos están realizando un trabajo a contrarreloj para elaborar un mapa que les permita determinar con certeza la causa de la epidemia y así poder acabar con ella antes de que las consecuencias sean irremediables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s