La tortuga que nada gracias a una prótesis

Laura Sáez

La tortuga verde es una de las especies marinas declaradas en peligro de extinción, por lo tanto no puede ser capturado, dañado o matado ningún ejemplar de la misma. Sin embargo, la realidad nos muestra casi a diario cómo la protección de estos animales no es suficiente para protegerlos, y que los centros especializados en ello no dan abasto.

Foto de davidd. Algunos derechos reservados.

Foto de davidd. Algunos derechos reservados.

El Centro de Rescate de Tortugas Marinas de Israel encontró en el año 2009 a Hofesh, una tortuga perteneciente a esta especie, con heridas de mucha gravedad. Debido a que ponían en riesgo la supervivencia del animal, se vieron obligados a amputarle las extremidades, lo que la dejó sin posibilidad de nadar. A pesar de ello ha sobrevivido hasta ahora, que tras varias pruebas el estudiante Shlomi Gez le ha diseñado una prótesis que funciona como una aleta dorsal, lo que la permite volver a nadar.

Aunque Hofesh no podrá volver a nadar, se espera que pueda aparearse Tsurit, una tortuga ciega con la comparte tanque, pues el resto de sus compañeras aprecian su anomalía y no la aceptarían para preservar la especie. Esto es una buena noticia, ya que se aumentaría la población de tortugas verdes, aunque sigue siendo insuficiente.

Antes de que la especie fuera protegida, se utilizaba su piel en muchas regiones, especialmente en Hawai, para elaborar productos de cuero, y su carne era muy preciada en algunos países como China. Además, los huevos de tortuga son una especialidad culinaria; de hecho, se considera que el consumo de los mismos en la región de indonesia es el mayor del mundo, a pesar de que Bali los exporta a comunidades musulmanas.

Por estos motivos, entre otros, su supervivencia está amenazada, encontrándose en la lista de especies en peligro de extinción desde 1975. Pero esta no es la única especie, pues todas las tortugas están experimentando un descenso drástico de su población. Como consecuencia, se hace necesario un aumento de las zonas destinadas a la conservación y protección de la especie, así como aumentar la jurisdicción mundial sobre los lugares de anidación y alimentación.

Una iniciativa muy importante en Borneo es el turismo sostenible, mediante el cual se recolectan los huevos por la noche y se depositan en un lugar libre de depredadores. Tras sesenta días, los huevos eclosionan y se permite a los turistas ver cómo nacen las crías de tortuga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s