La PETA, acusada de sacrificar más del 80% de los animales de sus refugios

Cristina Allende 

La asociación PETA (Personas por el tratamiento ético de los animales) saltó hace poco a las noticias por un escándalo de los muchos que ya la han salpicado. En este momento, la polémica se centra en un informe de la CCF (Centro de libertad para el consumidor, por sus siglas en inglés) según el cual esta asociación sacrificaría hasta el 89% de los animales rescatados en sus refugios, en concreto en el de Norfolk (Virginia), en principio, según se defiende la asociación, por falta de medios para mantenerlos.

Las pruebas de estas prácticas están recogidas por el Departamento de Consumo y Agricultura del Estado de Virginia, que exige que todos los refugios den cuenta del número de perros y gatos acogidos. Las cifras muestran que, entre 2009 y 2012, fueron recibidos 8546 animales, de los cuales 174 fueron adoptados y 8059 muertos. Estas prácticas se remontan a 1998, desde que empezó a llevarse el registro.

La noticia ha conmocionado a algunos sectores de la opinión pública estadounidense, muy activos en este tipo de causas, que ven como poco ético este doble rasero: muchos de esos animales son rescatados de hogares abusivos y son mascotas (perros y gatos) aptos para la adopción. No parece lógico que sean sacrificados inmediatamente después, y más con los presupuesto que maneja la PETA de hasta 36 millones de dólares anuales. La presidenta de la asociación, Ingrid Newkirk, defiende estas prácticas anteponiendo una inversión en publicidad que abarque todo tipo de causas y no sólo la de la adopción de perros y gatos, alegando mejores resultados a largo plazo.

No es la primera vez que PETA se ve envuelta en polémica. Hace poco, un anuncio suyo causó controversia al unir la vacunación de los niños con el autismo, relación desmentida científicamente, y se ha demostrado que es perjudicial no vacunar a los niños, pues están apareciendo brotes de enfermedades ya creídas erradicadas, como la rubeola. También son conocidos por hacer campañas sexistas, utilizando el cuerpo de la mujer como principal reclamo.

Sin embargo, estos escándalos han salpicado a la división de PETA norteamericana y exclusivamente a esa sección. No existen pruebas de que otras ramas de esta asociación (por ejemplo, la española) tengan por habituales estas prácticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s