Exfoliando el medio ambiente

A medida que han ido pasando los años y se ha observado cómo los productos obtenidos con mano de obra urbana (plásticos, aceites, detergentes…) han ido afectando ríos y océanos, las zonas con mayor afluencia de desechos, las medidas para preservar el medio ambiente han crecido.

Foto por Jem Hologram. Algunos derechos reservados.

Foto por Jem Hologram. Algunos derechos reservados.

El problema es que existen objetos de un tamaño tan pequeño que ni siquiera se piensa en el daño que pueden causar. Este es el caso de los gránulos plásticos localizados en las cremas exfoliantes.
Hace medio año, el Marine Pollution Bulletin -un boletín creado por 5 Gyres Institute que estudia anualmente  la acción contaminante de miles de productos humanos – describió la manera en que estas micro partículas estaban saturando los Grandes Lagos estadounidenses: el Lago Ontario cuenta ya con más de un millón de micro partículas por kilómetro cuadrado y el Lago Michigan con una media de 17.000. Según Marcus Eriksen, Director de Investigación del 5 Gyres Institute, estas cantidades “superan a las obtenidas en las muestras de todos los océanos”.

Se trate del acuífero del que se trate, las partículas de polietileno son demasiado pequeñas para ser filtradas antes de llegar a él, y por tanto, son arrastradas por el agua depurada y depositadas en el fondo. La ruta para afectar a todo un ecosistema es la siguiente: en primer lugar, las partículas cubren y ahogan las plantas del fondo para ser posteriormente confundidas por algunos organismos como alimento, pasando a sus estómagos y llevándoles finalmente a morir debido a la incapacidad de ser digeridas. Por último, algunos de estos seres terminan descomponiéndose y liberando el polietileno y otros sirven de alimento a peces más grandes, y así sucesivamente, hasta contaminar toda la cadena alimenticia.
Otro problema que surge es que estas partículas actúan como una esponja para fueles, aceites y pesticidas: absorben las toxinas y las transportan a lo largo de las corrientes.

El plástico no es biodegradable y aunque sea troceado en tamaños aún más microscópicos, especialmente en océanos, no es eliminado por completo. Además, durante el proceso se liberan elementos químicos tóxicos, como el bisfenol A o el poliestireno.
A parte de resultar una trampa para los seres vivos que se quedan enredados en él, la polución es altamente dañina para grandes mamíferos marinos al ser estos los que más plástico acumulan en sus estómagos.
Como medida alternativa, varias marcas cosméticas – St. Ives, Dove, Axe, Colgate y Johnson & Johnson– han prometido haber eliminado por completo los gránulos en 2015 mientras que varios estados de EEUU y países de la UE han comenzado a planificar medidas legales para evitar el uso de estos.

Para colaborar en la reducción de cosméticos dañinos, pueden llevarse a cabo algunos pasos desde casa: evitar productos desechables o que se utilicen una única vez, hacer uso de aquellos cosméticos que carezcan de envoltorio o caja de presentación ya que influye en el gasto innecesario de recursos, evitar productos en frascos pequeños y empezar a incluir en los cosméticos diarios aquellos que tengan origen ecológico y participen en la sostenibilidad del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s