Le robamos el final feliz a Disney

Laura Sáez

A veces, para conseguir llamar la atención sobre los temas importantes hay que recurrir a las cosas que más le importan a las personas. Curiosamente, esas cosas no tienen por qué afectarles directamente, ni siquiera tienen por qué ser reales: basta con que tengan una fuerte relación afectiva con ellas, ya sea presente o pasada. Y si hay algo a lo que todos los mortales tienen cierto cariño es las historias de Disney.

Como ya vimos, Greenpeace utilizó a El Rey León para concienciar sobre la extinción; pero no son los únicos que han tenido esta idea. Jeff Hong, el artista y animador, que a sus diecisiete años comenzó su carrera en Disney, ha trabajado en películas como Hércules, Mulán, Tarzán o El emperador y sus locuras, ha recurrido a los clásicos Disney para ilustrar algunos de los principales problemas a los que se enfrenta nuestra sociedad, ya sean de tipo económico, medioambiental, político…

Su trabajo se llama “Unhappily ever after” (infelices para siempre), y en él podemos ver a algunos de los personajes más representativos y, a la vez, los más queridos enfrentándose a situación que están a la orden del día. Las imágenes, que el artista ha colgado en Tumblr, han despertado debates a lo largo de todo el mundo, y es que la realidad puede acabar hasta con el mejor cuento de hadas. Hong, por su parte, se siente muy contento por la repercusión que el proyecto está teniendo y por haber iniciado debates sobre cuestiones tan importantes y tan olvidadas como la experimentación en animales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas son sólo algunas de las fotos de su trabajo. Extinción, caza indiscriminada, destrucción de hábitats, maltrato, cautiverio. Ver a nuestros personajes favoritos en estas situaciones puede llegar a doler, y por eso se trata, sin duda, de una muy buena y creativa forma de llegar al público. Estas fotografías nos muestran que la realidad es más cruda de lo que parece, y nos llaman la atención sobre aquello que nosotros podemos hacer para mejorar y solventar los problemas actuales. Quizá nos hace falta ver la cabeza de Bambi para comprender las barbaridades de la humanidad. Quizá la clave esté en humanizar a la naturaleza, en compartir un vínculo para que entonces empiece a importarnos.

Anuncios

Se vende aire limpio, pieza única en China

Laura Sáez

Lo particular, y a la vez espectacular, que tiene el arte es que puede expresarse de maneras muy diferentes que son capaces de sorprender a sus espectadores. Aunque muchas veces resulta complicado determinar qué es arte y existen muchas opiniones al respecto, las corrientes artísticas modernas son tan múltiples como variadas.

Liang Kegang con el frasco subastado.

Liang Kegang con el frasco subastado.

Es el caso del reciente movimiento surgido en China, cuyo propósito es mostrar su inconformidad frente a la mala calidad que el aire tiene allí. La situación es tan grave que se ha generado un mercado en torno a este alarmante problema, que va desde la venta de purificadores del aire hasta mascarillas para poder salir a la calle. La causa de esta situación, con graves consecuencias para la salud y el medio ambiente, es la enorme contaminación, por la cual un ciudadano exigió una indemnización a su gobierno.

En este contexto, Liang Kegang, un artista perteneciente a esta corriente, realizó un viaje a Francia por cuestiones de trabajo. De allí trajo un frasco de aire limpio de las montañas, y como acto de protesta por la enorme contaminación de Pekín decidió subastarlo. Por él, ha obtenido 860 dólares de Li Yongzheng, quien es ahora poseedor del tarro. Esto nos lleva a plantearnos un interrogante: ¿qué pasaría si en el futuro fuera necesario comerciar con el aire? ¿Se le puede poner precio a algo tan básico para la vida?

Li Yongzheng, el comprador, artista y emprendedor, afirma que siempre ha valorado el trabajo de Liang Kegang, y cuenta que ha adquirido la pieza por su significación en la actualidad. “Esta pieza es muy oportuna […] El año pasado, en Pekín, Chengdu o la mayoría de las ciudades chinas, la contaminación del aire ha sido un grave problema. Este trabajo realmente se adapta a la ocasión.”

Según las últimas cifras, en Pekín se ha alcanzado un nivel de contaminación nueve veces superior al recomendado como seguro por la OMS. Se recomendó que tanto niños como adultos se quedaran en casa y se evitara caminar o trasladarse en vehículos como la bicicleta y otros que supongan contacto directo con el aire. La calidad de vida en algunas de las ciudades chinas ha descendido demasiado, y los ciudadanos no quieren soportar esa dramática situación. Si bien es cierto que China está llevando a cabo algunos proyectos en la línea de la sostenibilidad, no parecen ser suficiente.

Verde que te quiero verde

Sara Ramos

Hoy, 21 de marzo es el Día Mundial de la Poesía, establecido oficialmente por la UNESCO en el año 2000 y por ello hemos querido hablar de un poeta que siempre ha tenido un vínculo muy profundo con la naturaleza. Aunque hoy nos centremos en su faceta lírica, ha escrito también novela y teatro, se trata de Federico García Lorca, como se podía intuir por el título de este artículo.

Federico García Lorca. Dominio público

Ya se ha comentado anteriormente en Eco2, concretamente cuando se habló de Machado, la naturaleza siempre ha estado presente en todos los ámbitos del ser humano y, por lo tanto, no podía faltar tampoco en el artístico, concretamente en el literario y, más específicamente, el de la poesía. A Lorca no le pasó desapercibida la naturaleza y le dedicó parte de su obra a ésta e incluso a su falta, como por ejemplo Poeta en Nueva York, en el que ya no concebía una unión entre la naturaleza y la gran ciudad.

El granadino, que no llegó a los cuarenta años, es considerado el poeta más influyente del siglo XX y cuenta con 9 libros de este género. Perteneció a la llamada Generación del 27, un grupo bastante heterogéneo, y murió muy joven, en 1936, fusilado tras el inicio de la Guerra Civil española. Su obra está plagada de símbolos, todos ellos con profundos y diversos significados y la mayoría directamente ligados con la Tierra: la luna, el agua, el caballo, la hierba y el toro –a los que era aficionado -. Además fue un claro estandarte del neopopularismo, siempre estuvo muy unido a las costumbres españolas, la lírica tracional hispana también estuvo ligada a los elementos naturales, algo que refuerza su aparición en Lorca.

Licenciado en Filosofía y Letras, estuvo, como toda su generación, influenciado por sus compañeros y sus mayores; trabó amistar con gran parte de los literatos de la época y en su época universitaria comenzó a viajar, placer que no abandonó en ningún momento y que lo llevó a conocer (y a odiar) Nueva York; fueron estos primeros viajes los que inspiraron sus piezas noveles. Sin duda también ayudó a su formación su época de universitario viviendo en la Residencia de Estudiantes, un centro neurálgico intelectual y cultural de esa época, por la que pasaron grandes expertos y sabios de todos los ámbitos.

A pesar de ser fusilado al inicio de la guerra, lo cierto es que el poeta nunca se afilió a ningún partido ni manifestó públicamente ninguna tendencia, él mismo se definía como católico, comunista, anarquista, libertario, tradicionalista y monárquico, una amalgama entre todas las facciones políticas presentes en la II República.

Sin más, una parte de uno de sus poemas más conocidos, el que da nombre a este artículo y que, lógicamente, está íntimamente ligado con la naturaleza:

Verde que te quiero verde. 
Verde viento. Verdes ramas. 
El barco sobre la mar 
y el caballo en la montaña. 
Con la sombra en la cintura 
ella sueña en su baranda, 
verde carne, pelo verde, 
con ojos de fría plata. 
Verde que te quiero verde. 
Bajo la luna gitana, 
las cosas le están mirando 
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde. 
Grandes estrellas de escarcha, 
vienen con el pez de sombra 
que abre el camino del alba. 
La higuera frota su viento 
con la lija de sus ramas, 
y el monte, gato garduño, 
eriza sus pitas agrias. 
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde…? 
Ella sigue en su baranda, 
verde carne, pelo verde, 
soñando en la mar amarga.[…]

La escultora más anciana del mundo

Virginia Villaplana

Existe un artista que pese a su larga carrera, no ceja en su empeño de seguir regalándonos sus creaciones. Además, esta escultora trabaja de día y de noche y prefiere esculpir cuando nadie la ve. Tiene alrededor de cinco mil millones de años y se llama Naturaleza. Y es que, aunque parezca difícil de creer desde nuestra perspectiva antropocentrista, el arte de esculpir no lo ha inventado el hombre. La belleza de estas esculturas naturales las hace dignas de ser tan contempladas como cualquier obra de arte llevada a cabo por el ser humano. Éstas son solo algunas de las muchas maravillas geográficas que nos ha regalado la más anciana escultora de todos los tiempos.

Bosque de piedra en Madagascar

Bosque de piedra de Madagascar. Foto por: Ralph Kränzlein | Algunos derechos reservados.

Esta impresionante escultura natural se encuentra en la reserva natural de Tsingy de Bemaraha, en la costa oeste de Madagascar. Se trata de formaciones de roca caliza que parecen árboles en forma de pico. Las características de esta roca hacen que las lluvias con el paso del tiempo vayan deshaciendo los materiales blandos y afilando más aún las puntas, compuestas de materiales más duros y resistentes al agua. Existen alrededor del mundo otras formaciones similares, pero no alcanzan la extensión de este bosque de piedra, que además aloja una rica biodiversidad, con bosques protegidos, aves exóticas y grandes poblaciones de lémures. Desde 1990, la Unesco consideró esta zona Patrimonio de la Humanidad.

Caño Cristales, Colombia

Caño Cristales, Colombia.  | Fotografía por Mario Carvajal (cc) 2012

 

Denominado “el río más hermoso del mundo”, “el río de los cinco colores” o “el arco iris que se derritió”, este bello caño ubicado en la Sierra de la Macarena, en Colombia, se distingue de los demás ríos por los colores amarillo, azul, verde, negro y rojo que pintan sus aguas. Esa coloración viene dada por la presencia en sus aguas de algas y corales de diferentes tonalidades. Sus rocas son consideradas las más antiguas del planeta y están marcadas por las características marmitas de gigante que se forman a causa de la dureza de sus minerales. Pero la importancia biológica de este río radica en la riqueza de fauna de los alrededores: 420 especies de aves, diez especies de anfibios, 43 especies de reptiles y ocho de primates.

El ojo del Sáhara

Ojo del Sáhara. Foto de: NASA, en Wikimedia Commons

Con 40 kilómetros de diámetro, este fenómeno geográfico con forma de elipse se puede ver desde el espacio y de hecho, fue descubierto por astronautas en 1965. En las misiones espaciales es utilizado en muchas ocasiones como punto guía, dada su característica forma. Se encuentra en Mauritania y su origen, aunque dudoso, se relaciona con el efecto que la erosión tuvo sobre rocas hundidas sobre la tierra.

Isla Jeju en Corea del Sur

Cráter formando una península, Isla Jeju. Foto por: KOREA.NET |Algunos derechos reservados.

Se trata de una isla formada hace cientos de millones de años a causa de erupciones volcánicas. Destaca por sus impresionantes cráteres, por sus tubos de lava, y por los acantilados de Jusangjeolli. Estas obras de arte naturales también fueron incluidas en el patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Calzada del Gigante, Belfast

La calzada del Gigante, Irlanda del Norte. Foto por: Txema Aguilar |Algunos derechos reservados.

Ubicada en la costa noreste de Irlanda del Norte, este peculiar modelado es similar al de los acantilados de la isla Jeju, pero mucho mayor: consta de ni más ni menos que 40.000 columnas de basalto fruto de una erupción volcánica que tuvo lugar hace 60 millones de años. La leyenda irlandesa cuenta que la forma de las rocas se debe a las pisadas de un gigante escocés, quien para evitar que un gigante irlandés enemigo le alcanzase, las hundió para siempre en el mar.

La tarta del Teide, Tenerife

La tarta del Teide, Tenerife. Foto por: Miquel González |Algunos derechos reservados.

Por último, pero no menos impresionante, podemos encontrar esta maravilla de la naturaleza en las españolas Islas Canarias, en particular, en Tenerife. Los diferentes colores de la roca que se pueden apreciar y que tienen la apariencia de una tarta de tres chocolates, son el resultado de las diferentes erupciones del volcán Teide. En esa zona además, se puede acudir desde un mirador al espectáculo del Valle de la Orotava, que aparece normalmente cubierto por un inmenso mar de nubes.

Crecer entre animales

Laura Sáez

El ser humano necesita a las plantas y los animales para su adecuado desarrollo y buen nivel de vida, especialmente cuando somos pequeños. El contacto con la naturaleza desde la primera infancia, sumado a ese ansia por descubrir el mundo que nos rodea a esa edad, es una actividad esencial para el correcto desarrollo motriz y la maduración biológica.

La naturaleza es sabia, y los niños son los que más exteriorizan sus instintos. Por ese motivo, desarrollan una simpatía especial hacia los animales y se entienden muy bien con ellos. Sin embargo, en la sociedad urbana en la que vivimos, no siempre es fácil estar en contacto con el entorno natural que nos rodea. Numerosos expertos recomiendan, por tanto, que se tenga una mascota en casa, ya que no sólo reducen el estrés y la tensión de todos, sino que ayudan al crecimiento de los más pequeños.

Elena Shumilova, fotógrafa.  © Todos los derechos reservados.

Elena Shumilova, fotógrafa. © Todos los derechos reservados.

Está demostrado que aquellos niños que tienen una mascota son más responsables y desarrollan mejores vínculos afectivos, además de ser más equilibrados y tolerantes que aquellos que no la tienen. En un principio, no es necesario enseñar a los niños a querer a la naturaleza, pero sí lo es fomentar ese amor, porque esta aumenta o disminuye en función de las influencias que se reciban. Así, tener una mascota favorece el respeto que los más pequeños van a desarrollar hacia la naturaleza; algo que es de vital importancia actualmente.

Dieter Krowatschek afirma en su libro Los niños necesitan animales de compañía que “los animales a menudo demuestran ser mejores que los seres humanos. Ayudan a desarrollar la responsabilidad y la autonomía, y se comportan de manera equilibrada, sensible, alegre, atenta y cariñosa. Es imposible pasar por alto una influencia tan positiva. Incluso entre los adolescentes, que se encuentran en una fase de desarrollo en la que se sienten incomprendidos y ven a sus padres cada vez más inaccesibles, los animales actúan de manera estabilizadora”.

La fotógrafa Elena Shumilova, de Andreapol, Rusia, comenzó a hacer fotografías en 2012, y su trabajo está centrado en fotografiar a sus hijos. En concreto, tiene una colección de imágenes íntimas en las que refleja la estrecha relación de sus dos hijos con los animales de su granja.

Cada una de las fotografías muestra cómo los dos hermanos han aceptado a los animales casi como uno más, del mismo modo que los animales conviven con ellos, olvidando las diferencias que puedan separarles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para ver más fotos, entra aquí.