Libros amigos de los bosques.

Mónica Timón

Desde hace varios años estamos asistiendo a la llamada digitalización, es decir, la transformación de libros, facturas y demás documentos en imágenes que pueden ser leídas por nuestro ordenador. Gracias a ella, podemos almacenar mayor cantidad de contenido sin ocupar todas las estanterías de nuestra casa, además de que un mismo documento puede ser leído por distintas personas en el mismo momento. Pero la principal ventaja es el ahorro de papel y, por consecuente, la disminución de la tala de árboles de manera indiscriminada. El impacto que la producción de libros tiene en el medio ambiente es alarmante: según Teleread, la fabricación anual de libros en Estados Unidos equivale a 1153 veces la cantidad de árboles del Central Park de Nueva York.

View_of_Central_Park_from_a_helicopter_on_its_way_from_the_top_of_the_Pan-Am_Building_in_downtown_New_York_City_to_JFK_Airport,_1967_(581540688)

John Atherton/ Wikimedia Commons

En Internet hay una gran variedad de páginas web para descargar libros en todo tipo de formatos, sin embargo, sigue quedando una gran parte de gente amante de los libros en papel, de la sensación de tener un buen libro entre sus manos, del olor a nuevo de sus hojas…

Si sois uno de ellos, no os sintáis del todo culpables de la tala de árboles ya que, desde 2004, GreenPeace creó el proyecto: Libros amigos de los bosques. Con él, la ONG busca implicar tanto a escritores como a editoriales para la defensa de los bosques a través del uso de un papel respetuoso con el medio ambiente.

Además de evitar la tala de miles de árboles, este proyecto ha evitado el malgasto de miles de toneladas de agua, de energía y ha prevenido la generación de cientos de toneladas de residuos.
Si quieres asegurarte de que los libros que adornen tus estanterías estén respetando el medio ambiente deberás buscar la certificación forestal del FSC (Forest Stewardship Council) que asegura una gestión responsable de los bosques del planeta. Esta señal es la mejor garantía que, tanto editoriales como lectores, pueden tener de que el papel con el que están impresos los libros procede de una gestión responsable y beneficiosa para las personas.
Anuncios

Lego, con el Ártico no se juega.

Cristina Suárez

Autor: Vicki Couchman / Greenpeace. Todos los derechos reservados.

Dos osos polares en busca de sus presas, una manada de lobos árticos explorando la zona. De repente pescadores, jugadores de hockey y habitantes en general invadiendo poco a poco el paisaje. Camiones y máquinas perforando el hielo en busca de petróleo mientras que la sustancia, negra y espesa, comienza a emanar de algún lugar cubriendo cada metro cuadrado hasta dejar un único superviviente: la bandera de la petrolera Shell. Esta es la trama del corto que protagoniza la nueva campaña de Greenpeace#BlockShell. 

LEGO ha sido, desde su fundación en 1932, una de las 10 empresas con más reputación gracias a su preocupación por la seguridad, el clima y el medio ambiente. Hace poco tiempo, la empresa invirtió en un parque eólico marino de 77 turbinas con el fin de conseguir a principios de 2020 utilizar energía 100% renovable además de comprometerse a haber reducido considerablemente el uso de papel en 2015. Por estas dos iniciativas y por promover los  valores de imaginación, creatividad, diversión, aprendizaje, responsabilidad y calidad en más de 75 millones anuales de niños y niñas ha sido galardonado dos veces con el título de “Juguete del Siglo”.

¿Qué ha podido provocar que esta empresa, tan bien vista por asociaciones y ONGs de todo tipo, haya hecho saltar las alarmas de Greenpeace? En 2012, LEGO acordó con Shell una co-promoción -la cual les procuró un beneficio de 116 millones de dólares- creando una serie especial que acogía el logo de la petrolera. La campaña publicitaria consistía en algo realmente atractivo: regalar coches LEGO -diseñados especialmente para la ocasión- en las gasolineras Shell al repostar. El resultado: 16 millones de sets vendidos.

Royal Dutch Shell, por su parte, ha suscitado la polémica varias veces: en 2012, durante una perforación en el norte de Alaska, su plataforma Kulluk encalló cerca de un santuario natural por ser transportada hasta Estados Unidos a pesar del grave temporal que sacudía el mar mientras que, hace unos años, Gazprom -empresa con la que Shell se alió para perforar en el Ártico ruso después del accidente- perdió la plataforma Kolskaya, que se hundió y derramó litros de petróleo llevándose la vida de 53 tripulantes.

Así, Greenpeace denuncia que “Shell necesita desesperadamente estar vinculado a valores positivos tales como el juego, la creatividad y la familia. Necesita el apoyo de las comunidades locales y la opinión pública, y no hay mejor manera de hacerlo que mostrarse desde el punto de vista amigable e inofensivo de los juguetes infantiles”. La doctora Susan Linn, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora de Consuming Kids: The hostile takeover of Childhood (El consumo de los niños: la compra desfavorable de la infancia), asegura que esta es una de las estrategias más útiles ya que “los niños y niñas forman fuertes lazos emocionales que duran toda la vida, así, los juguetes influyen en los deseos, valores y aspiraciones de la población infantil. Por tanto, cualquier marca que se presente en ellos, se hará principal para el infante”.

Recordemos que, entre los numerosos daños causados por la perforación, encontramos la contaminación por hidrocarburos de ríos y lagos y el incremento del pH de estos, la inestabilidad del suelo causada por la compactación y la alteración del sustrato original de la superficie, integrándose los químicos en los vegetales que lo habitan y desde estos, en el resto de los componentes de la cadena alimenticia.

LifeStraw, del agua estancada al vaso.

Cristina Suárez

LifeStraw es un mecanismo que ha estado contribuyendo a reducir la escasez de agua en los países en vías de desarrollo. Un mecanismo tan simple como una pajita que no pesa más de 54 gramos ha prestado ya su ayuda en catástrofes tales como el desastre de las Filipinas en 2013, y con él se espera que en 2015 este derecho básico sea proporcionado en la mayor parte del mundo.

Foto de LifeStraw. Todos los derechos reservados.

Foto de LifeStraw. Todos los derechos reservados.

La magia reside en el filtro que contiene en su interior, de no más de 100 micrómetros de largo, que mezcla mecanismos tanto físicos como químicos. Al succionar, el agua comienza a atravesar el tubo llegando a un compartimento recubierto con granos de yodo eliminando algunas bacterias. El resto, terminan por desaparecer posteriormente gracias al carbón activo y, por último, el agua recibe un mejor sabor gracias al yoduro que se le integra.
Así, según asegura su página web, la pajita es capaz de filtrar 1000 litros de agua eliminando el 99.9% de las bacterias y de reducir la turbidez eliminando partículas de hasta 0.2 micrones.

Por cada compra de una LifeStraw, la empresa acumula parte del dinero para enviar filtros a países necesitados. Así, entre 2013 y principios del 2014, se han distribuido números purificadores en los colegios de Kenya, un país que ahora mismo se encuentra en el Top Ten de territorios sin acceso a agua potable (solo un 37% pueden disfrutar de este derecho). Además, se planea hacer llegar en Octubre de este año distribuciones de larga escala a lugares como Bungoma, Kakamega, Vihiga y Busia.

El producto de Vestergaard Frandsen ha sido reconocido por numerosas organizaciones humanitarias y medios de comunicación (Forbes, Time, Saatchi & Saatchi) y cuesta 25 dólares. Además del filtro individual -ideal para campings, viajes y emergencias- existe un filtro de tamaño familiar que es capaz de proporcionar 18000 litros de agua (cubriendo las exigencias de una familia de cinco miembros durante tres años) y también una cantimplora portátil con el mismo mecanismo que ha recibido el premio ISPO, premios que homenajean todos los años a los inventos más originales relacionados con el deporte, además del Saatchi & Saatchi 2008 por Ideas que Cambian al Mundo, El INDEX 2005 y el “Mejor Invento 2005” por la revista Time.

LifeStraw, a pesar de haber recibido varias críticas por existir aún virus imposibles de atrapar por el filtro, promete ser una de las herramientas para reducir la escasez de agua en el tercer mundo y sus consecuentes enfermedades, que suelen desencadenar en la muerte: la mayoría son distribuidos como campaña de salud pública o otorgadas de manera gratuita por organizaciones en situaciones de emergencia.

La selva amazónica en peligro: el pulmón de la tierra podría reducirse a la mitad antes de 2050.

Mónica Timón

Con una extensión de 6,7 millones de km2 y una superficie que se extiende en 8 países (Brasil, Perú, Bolivia o Colombia, entre otros), el Amazonas es el bosque tropical más grande del mundo. Acoge más de 30 millones de personas, casi 300 grupos indígenas diferentes y el 10% de las especies del planeta.

Estudios publicados en la revista Nature en 2006 señalaban que hasta el 40% del Amazonas podría desaparecer antes de 2050. Sin embargo, estudios realizados 8 años después prueban

Jorge.kike.medina/Wikimedia Commons

Jorge.kike.medina/Wikimedia Commons

que la situación es trágica y que, a pesar de la disminución de la deforestación de 30,000 km2 en 1990 a 6500 en 2010, esta no para de aumentar como consecuencia de las actividades humanas para crear nuevas zonas de cultivo y de ganado.

Además, el cambio en la legislación forestal del gobierno brasileño en 2011, el país más ocupado por la selva amazónica y principal explotador, dejó sin protección a la región del Amazonas provocando graves impactos en la biodiversidad o la amnistía para la deforestación ilegal.

Las consecuencias que la desaparición del pulmón tendría no afectan solo a los países sudamericanos que ocupa: el Amazonas pasaría de enfriar la atmósfera a convertirse en un origen de emanación de dióxido de carbono, aumentando la temperatura del planeta. Asimismo, desaparecerían miles de especies animales y vegetales e incluso traería consecuencias económicas por la disminución de las materias primas que ofrece.

Organizaciones como Greenpeace WWF trabajan para la defensa y protección de esta maravilla del mundo. Con campañas como Salvemos la Amazonia, Greenpeace propone pequeños actos para reducir el cambio climático día a día y pide ayuda para llevar a cabo su objetivo: frenar la deforestación de la Amazonia en 2020.

Enlaces relacionados:

La India se convierte en el primer país en prohibir las importaciones del “foie gras”

Attua Alegre Paiz

Cada año se produce aproximadamente un total de 25.700 toneladas de “foie gras” –en 2011 la producción mundial fue de 25.653 toneladas entre ocas y patos – de las cuales un 90% es consumida entre Europa y Estados Unidos; solo en España se consumen alrededor de  4.200 toneladas de foie gras anualmente – somos el segundo consumidor detrás de Francia-.  Para la producción de este gourmet se provoca una enfermedad en los hígados de aves palmípedas (patos y ocas generalmente) conocida como esteatosis hepática, que consiste en un deterioro de las células que forman los tejidos del hígado debido a la alta acumulación de grasa en el órgano, aumentando hasta diez veces su tamaño natural.  Para conseguir el preciado “foie gras”, tradicionalmente se sobrealimenta de manera forzada (embuchado) a los patos y ocas que se crían en jaulas individuales hasta su matanza a los 4 meses de edad –en libertad pueden llegar a vivir entre 10 y 15 años-.

7506389260_1e56020b0a_o

Imagen de Igualdad Animal

Esta práctica ha sido denunciada por numerosas asociaciones ecologistas y defensoras de los animales. En 2012, la organización Igualdad Animal presentó un informe que reflejaba las malas prácticas que se acometen en las industrias francesas y españolas, así como el daño a estos animales que implica la producción del foie gras. De este informe se destacaba las condiciones de estrés y depresión que sufrían las aves, el maltrato que realizaban los operarios de las granjas a los animales, las malas condiciones de las jaulas (más pequeñas de lo normalizado), los efectos perjudiciales del embuchado de los animales, la falta de atención veterinaria y las malas condiciones higiénicas entre otros factores.

Por estas y otras muchas razones recogidas en este y otros informes, el Gobierno Indio ha prohibido en los últimos días las importaciones de foie gras procedentes de patos u ocas sobrealimentados.  De esta forma, el país asiático se convierte en el primer estado en promocionar una medida con estas restricciones, sumándose a otras políticas impulsadas en algunos países occidentales. Existen actualmente 17 países que han aprobado leyes para eliminar la producción pero manteniendo la importanción: Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Israel, Turquía, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido. Por otro lado,en 2012, el estado de California (Estados Unidos) decretó una ley que prohíbe la venta de este producto en tiendas y restaurantes.

Sin embargo, la producción del foie gras no tiene porqué estar sujeta a estas malas prácticas para la vida de estas aves. Existen otras técnicas de engorde que logran aumentar considerablemente el tamaño de los hígados sin forzar a los animales a engullir cantidades abrumantes de alimentos y grasas. En 2006, la empresa extremeña La Patería de Sousa consiguió un premio gastronómico en Francia por su foie gras elaborado con aves criadas durante un año en libertad sin tener que recurrir al embuchado.

El productor extremeño explicó entonces que su secreto consistía en “estar atento al curso de la naturaleza”. Tanto los patos como las ocas son animales migratorios. Cuando su instinto les indica que deben preparar el viaje, se alimentan con una gran reserva de calorías, con el fin de acumular la suficiente energía para emprender un largo periplo que les llevará a miles de kilómetros de distancia en busca de nuevas fuentes de alimentos. Durante este periodo las aves que habitan en la dehesa extremeña ingieren gran cantidad de bellotas, a consecuencia de ello, el hígado de los animales (y otras partes de su cuerpo) multiplican su peso. Las aves de Sousa son capturadas y sacrificadas en este momento, no permitiendo su peregrinación.