La autorización a Repsol para realizar sondeos en las aguas Canarias acerca el desastre

Attua Alegre Paiz

1280px-Plataforma_La_Gaviota

Foto de ecemaml. Algunos derechos reservados.

El pasado jueves 29, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente autorizó los sondeos exploratorios que permitirán a Repsol comprobar si existen reservas de hidrocarburos bajo aguas próximas a las islas más orientales del archipiélago canario. El anuncio ha levantado las críticas más feroces por parte de los representantes políticos y de la sociedad civil de las islas de Fuerteventura y Lanzarote, así como del Gobierno autonómico y multitud de asociaciones ecologistas. Este es un nuevo paso encarrilado a la realización definitiva de prospecciones petrolíferas en las islas, pese existir múltiples voces en el ámbito internacional que buscan la defensa del medio natural de las costas y ecosistemas del archipiélago.

El anuncio se ha dado a conocer justo después de las elecciones europeas y en la jornada anterior a la celebración del Día de Canarias. Tal y como recordaron asociaciones ecologistas, el Ministerio ha concedido estos permisos diez días antes de que la Sala Tercera de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo vote y tramite el fallo de los siete recursos interpuesto por Administraciones públicas Canarias, así como organizaciones ecologistas y movimientos sociales, contra las autorizaciones del Gobierno de España a las multinacionales Repsol, RWE y Woodside para realizar perforaciones petrolíferas frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote. Pero el Gobierno presidido por Mariano Rajoy no tiene un mínimo de sensibilidad más allá de su propia fortuna económica.

La repulsa de la sociedad civil, las asociaciones ecologistas, y la administración canaria ante las actividades petrolíferas se fundamentan en los daños ecológicos y económicos que ponen en peligro la estabilidad del archipiélago, y en concreto, de las dos islas más orientales: Lanzarote y Fuerteventura. Además del riesgo de un vertido o fuga de crudo, como ocurrió en el mayor desastre petrolífero de la historia en el Golfo de México en el 2010, las actividades de extracción, e incluso los propios sondeos, ponen en peligro a las especies que habitan en dichos ecosistemas (tortugas, cetáceos…) por la generación de luz artificial, emisión de ondas sonoras, así como los vertidos de lodo y roca en esta primera fase. Por lo tanto, las afirmaciones que mantienen el Gobierno estatal y Repsol sobre las escasas probabilidades de impacto ambiental son bastante cuestionables.

De momento, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dirigido desde hace apenas un mes por Isabel García Tejerina, ha dado luz verde a Repsol para comenzar los sondeos desde un barco que no se anclará al fondo marino y que utilizará un equipo de perforación preparado para alcanzar profundidades máximas superiores a 5 kilómetros. Los tres pozos sobre los que se ha autorizado la actividad se encuentran a pocos kilómetros de las zonas de interés comunitario que esperan entrar próximamente dentro del plan Red Natura 2000. En concreto, Repsol tiene previsto comenzar los sondeos en los puntos bautizados como Chirimoya y Sandía, a 11,3km y 16,6km de la zona de interés comunitario. Para el tercer pozo, Zanahoria, Repsol necesitará 180 días; sin embargo, la actividad en éste no está confirmada. Cada sondeo le supone a la multinacional energética un gasto aproximado de 100 millones de euros.

Los sondeos se realizan a través de un tubo de acero con un diámetro decreciente desde 91cm en la base del fondo, hasta 21cm en el extremo profundo. Mediante este tubo se pueden recoger muestras de rocas y fluidos que ayudan a determinar si existen reservas útiles de hidrocarburos. No obstante, Repsol deberá de cumplir una serie de medidas preventivas y correctoras que establecen un control sobre las fuentes lumínicas, ruido y lodos procedentes de los sondeos, además de contar por obligación con un protocolo de avistamiento de cetáceos en un radio de un kilómetro alrededor de los pozos.

Sin embargo, por mucho que se intente limpiar la mancha de fuel que lleva adherida esta acción, la realidad está en boca de asociaciones ecologistas, y expertos de todo el mundo que aseguran que no existe ningún bien para Canarias en el fomento de las actividades petrolíferas. Desde que el 3 de febrero de 2012, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, anunciase su intención de “reactivar” el Real Decreto de 2001 sobre las prospecciones petrolíferas de Canarias, multitud de asociaciones ecologistas, representantes políticos de las islas y una masa importante de la sociedad civil se han posicionado en contra de estas actividades, y han estado trabajando para que Europa y organismos internacionales eviten el desastre al que se exponen las islas.  Desde que se han aprobado los sondeos, las movilizaciones por redes sociales y las recogidas de firmas han vuelto a defender al archipiélago Canario frente a los intereses económicos y privados de Repsol y el Gobierno de Mariano Rajoy.

Anuncios

Si la educación es el futuro, empecemos a cuidarla

Virginia Villaplana – Artículo de Opinión

El mundo necesita un cambio. O mejor dicho, los seres humanos somos el único motor de ese cambio porque somos nosotros quienes hemos puesto patas arriba el orden natural de las cosas. Pero el asentamiento de un modelo social, económico y político que basa el desarrollo en el consumo, la producción masiva, el despilfarro y el dominio absoluto de los recursos naturales, hace que sea sumamente difícil que el cambio provenga de las generaciones adultas ya irremediablemente contaminadas con el modelo social dominante.

Sin embargo, para los niños, el planeta se abre ante sus ojos como algo nuevo desde el momento en que nacen. Y ese imaginario del mundo que se forman en su cabeza es responsabilidad de padres y educadores que tienen la labor de explicarles lo que ocurre a su alrededor desde una visión u otra, y quienes representan los modelos que los niños calcarán y seguirán en el futuro.

De ahí la importancia de la educación. Las críticas a los recortes en educación han llovido en estos últimos años. Es cierto que con escasez de personal, aulas y material se dificulta la capacidad de aprendizaje. ¿Pero qué hay de los contenidos impartidos? ¿Acaso no son la base de la educación? No se trata únicamente de formar en los colegios a contribuyentes en la estructura económica para lograr mantenerla. En realidad, hemos podido ver en España cómo se destruían familias por la crisis económica, todos hemos sido testigos de los enormes sacrificios de la población por algo tan simple en una “sociedad del bienestar” como es poder comer cada día, e incluso el modelo económico que tanto nos empeñamos en proteger ha sido causante de desahucios y despidos que han desencadenado en varios casos -silenciosos en la mayoría de las ocasiones- el final más terrible al que se puede enfrentar una persona: el suicidio. Estamos equivocados. La supervivencia de la especie humana no depende de la persistencia de un modelo económico. Ni siquiera del dinero, pues sólo son convenciones abstractas a las que ha llegado la sociedad. Sin embargo, hay cuestiones físicas más profundas como la necesidad de agua potable y alimentos, de aire no contaminado para poder respirar, de una capa de ozono sana que proteja la Tierra, o de un ecosistema que funcione naturalmente, que sí suponen realmente una necesidad para poder sobrevivir.

La base de la enseñanza tanto en colegios como en hogares debería estar enfocada a la conservación del Oikos en general, de eso que llamamos hogar que es sobre todo medioambiental y no sólo económico. Y quizás la parte más importante de la educación no esté tanto en las aulas, y se concentre más en los juegos y el ocio. ¿Qué futuro nos espera con una generación que ha pasado la mitad de su infancia comprando vestidos de forma compulsiva en la Nintendo DS o ametrallándose virtualmente entre palabrotas, sangre y guerra? ¿Es eso lo que deseamos ver en el mundo dentro de unos años?

En realidad existen iniciativas que van mucho más allá del ocio infantil comercial y que pretenden cumplir con la misión que nos toca a los adultos de hoy: educar para un futuro mejor.

  • Animalia Je T’ aime

 El teatro infantil lleva consigo los elementos necesarios para educar desde la fascinación, el arte y la belleza a los más pequeños. En este caso, se trata de un espectáculo donde niños de entre 0 y 3 años entrarán en un colorido mundo donde podrán empezar a entender la importancia de los animales y la naturaleza. Además, la entrada solo cuesta 4€.

  • Gymkhana de la felicidad

Un taller para sacar esa creatividad que todos los niños están deseando descubrir en sí mismos. Comienza con la visita a la exposición La Villa de los Papiros, donde descubrirán cómo se hacían los libros antiguos. Después los niños pueden construir ellos mismos su jardín de la felicidad y se divertirán decorándolo mediante técnicas sencillas de estampación y grabado para después jugar en el espacio que han creado, pues como afirman los organizadores del evento, “jugar es lo que nos hace realmente felices“. La próxima fecha es el sábado 26 de abril y la actividad es gratuita en la Casa del Lector. 

  • Minimúsica

Desde la música también se puede educar en casa. Los CDs de Minimúsica son una opción de ocio para despertar en los niños el poder de imaginar mediante canciones, a la vez que aprenden de manera divertida. Pueden conocer los distintos medios de transporte que existen, cómo afectan al medio ambiente y las ventajas de los transportes sostenibles; o aprender sobre las diversas especies de animales y sus características, y reflexionar sobre lo que supone tener una mascota en casa o las situaciones de riesgo de algunos animales; o incluso a través de las canciones pueden conocer hábitos de alimentación saludables.

CDs de Minimúsica en evento en Madrid | Foto por: Espacio CAMON |Algunos derechos reservados

CDs de Minimúsica en evento en Madrid | Foto por: Espacio CAMON |Algunos derechos reservados

Evento de Minimúsica en Madrid. |Foto por: Espacio CAMON |Algunos derechos reservados.

Evento de Minimúsica en Madrid. |Foto por: Espacio CAMON |Algunos derechos reservados.

 

El Algarrobico, monumento a un despropósito

Andrés Stumpf- Artículo de opinión

Indignación. Nadie que haya leído la última sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con respecto al Caso Algarrobico puede sentir otra cosa. Bueno sí, vergüenza. Vergüenza de un país cuya justicia ambiental se contradice y que podría enarbolar como lema un dicho popular que perfectamente podría haber sido creado para ella: “Donde dije digo, digo Diego”.

Foto de Sofía. Algunos derechos reservados

Foto de Sofía. Algunos derechos reservados

En este caso, donde el TSJA dijo en 2012 que “sin ningún género de dudas se ve que se localiza en una subzona no urbanizable”, ahora dice que esta zona sí es urbanizable. Tremendo de por sí, pero la guasa no se queda ahí, y es que, donde dijo que la modificación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) “parece haber sido una triquiñuela” para adaptar la norma medioambiental del Parque Natural al planeamiento urbanístico de Carboneras, ahora dice que  “la Junta sólo quiso enmendar el error cometido al fijar, equivocadamente, el sector donde se encontraba El Algarrobico como no urbanizable”.

Viendo esto, a nadie le puede extrañar que los colectivos ecologistas piensen que el TJSA se está riendo de ellos. Esta demolición eterna en la que se ha convertido El Algarrobico parece encontrarse ahora en un momento crítico, y no para bien pues, aunque esta decisión no legaliza ni mucho menos el complejo hotelero, desde Greenpeace temen que sea el inicio de una sentencia final que dé la razón a la constructora, pues se espera que el TSJA se pronuncie en breve sobre la legalidad de la licencia municipal de El Algarrobico, por la que están imputados seis de los ediles del Ayuntamiento de Carboneras, incluido el alcalde, Cristóbal Fernández (PSOE), por presunta prevaricación.

Este inexplicable cambio de criterio lo justifica la propia sala con una frase que resulta cuanto menos confusa, si no ininteligible. Juzguen ustedes: “la distinta conclusión se debe a un criterio distinto, que está motivado expresamente, y que no existía entre una y otra sentencia cosa juzgada, al intervenir partes distintas y con alegaciones diferentes”. Esclarecedor, ¿no es así?

Para colmo de todos los despropósitos, ahora parece que será la Junta de Andalucía la que recurra la sentencia ante el Tribunal Supremo. Sí, esa misma Junta que modificó el PORN para dar luz verde al proyecto Algarrobico del que ahora quiere desligarse, toda vez que se ha convertido en símbolo de la destrucción del litoral. No hace demasiados años formaba parte de la defensa en los tribunales. Vaya cambio inesperado que apesta a campaña política. Por supuesto, también Greenpeace recurrirá la sentencia, pero esto, al menos, es coherente.

Mientras tanto, ahí sigue el esperpento de ladrillo. Un monumento a todo lo malo, un recuerdo constante de la corrupción, de la especulación inmobiliaria y de atentados contra el medio ambiente que se erige imponente en el Parque Natural y nos recuerda cuántas cosas quedan aún por cambiar. No será legal, no puede serlo porque ni la Ley de Costas menos restrictiva, la actual, ampara sus primeras catorce plantas, pero el mal ya está hecho, la zona ya no volverá a ser la misma. Derribémoslo entonces por decencia.

Los derechos naturales que no los arrebate el hombre

Laura Sáez

Recientemente hemos publicado en este medio una noticia que hablaba de un estudio que ha descubierto que una especie de planta es capaz de abortar. Al parecer, la planta sopesa las consecuencias de la decisión y, en función del riesgo, la lleva a cabo o no. Esto es algo que me sorprendió enormemente, y que a la vez hizo que me indignara.

Mapa interactivo de worldabortionlaws.com

Mapa interactivo de worldabortionlaws.com

Una planta, un ser vivo supuestamente menos inteligente que el ser humano, es capaz de pensar, evaluar, o como queramos llamarlo, la opción de abortar sus propias semillas, mientras que a las mujeres españolas se nos priva de ese derecho. Y sé que respecto a este tema hay multitud de opiniones, pero para mí es sencillo: ¿estás en contra? No lo hagas. Pero, ¿prohibirlo? ¿Acaso vería alguien coherente que si tuviéramos un presidente vegetariano, o un ministro, este nos prohibiera comer carne? Entonces, no me cabe en la cabeza cómo hay gente que lo respalda.

Y se hacen llamar pro-vida. Personas que sin ningún escrúpulo dejan a familias en la calle, abandonadas a su suerte y condenadas a pasar hambre, se hacen llamar pro-vida. Personas que dejan a millones de personas sin acceso a la sanidad, se hacen llamar pro-vida. Personas que no sienten respeto por ninguna especie animal o vegetal del planeta que no responda a sus propios beneficios, se hacen llamar pro-vida. Y yo les pregunto, ¿pro qué vida? ¿Pro una vida llena de injusticias y calamidades? ¿Pro una vida en un planeta que están destrozando?

Ninguna mujer, sean cuales sean las causas que le han hecho quedarse embarazada, debería ser obligada a tener a ese niño. No creo que para ninguna de esas mujeres sea una decisión fácil de tomar, quizá en unas circunstancias mejores económicamente hablando, quizá en unos cuantos años, quizá con la persona indicada, ese bebé hubiera sido un regalo. Pero bueno, como es una decisión complicada, el Gobierno ya decide por todas nosotras. En el fondo, es por nuestro bien. Como todo lo que hacen.

Y ahora yo les digo: si una planta aborta sus semillas porque están infestadas con un parásito y eso supone un riesgo, ¿por qué no puede la madre de ese niño sopesar los riesgos de su vida? Los de una madre que no puede mantener al bebé. Los de un bebé que estará condenado a ser un hijo no deseado, y que incluso si es dado en adopción puede no encontrar una familia. Los de unos abuelos que podrían tener que hacerse cargo de ese bebé. ¿Cuántas vidas vamos a poner en riesgo por impedir que se aborte una célula?

Me parece que no somos tan inteligentes como pensábamos. Los religiosos son pro-vida, y así lo demuestra su historia de asesinatos y persecuciones. Los españoles “de pura cepa”, tan orgullosos de su España, son pro-vida; los mismos que disfrutan viendo cómo muere un toro. España es pro-vida, siempre que ese término sea otra gran mentira.

Bozales para perros, manoplas para personas

Sara Ramos – Artículo de opinión

Estaba leyendo en el Huffington Post acerca del perro de que atacó a cinco personas en la playa de la Concha, en San Sebastián. La noticia cerraba mencionando que eso podría volver a abrir debates sobre el uso de bozal y se añadía una encuesta que rezaba “¿Deberían llevar bozal todos los perros?” me extrañó bastante ver que, aunque la diferencia era poca, había más gente a favor del uso de bozal en todas las razas que en contra (Sí – 53,79%; no – 46,21%; consultado el 14 de marzo de 2014 a las 9.00). Pensemos por un momento en esto: la mayoría consideró obligatorio que un Caniche llevase bozal; que una cría de Golden llevase bozal o que un Chou-chou llevase bozal.

Perro con bozal. Fotografía de Jon Díez Supat. Algunos derechos reservados

Perro con bozal. Fotografía de Jon Díez Supat. Algunos derechos reservados

Y aquí aparece la otra facción, la de que “no existen malos perros, sino malos dueños”, con la que, a pesar de estar más a favor, tampoco estoy totalmente de acuerdo. Efectivamente se puede educar a una mascota de millones de maneras diferentes y eso hará que se comporte de un modo u otro, nadie lo niega; sin embargo tampoco nadie niega la existencia de la categoría “perro potencialmente peligroso”, que posee unas características concretas, dónde se engloban 14 tipos con unas características concretas sobre el pelaje y la complexión (pit-bull, bull terrier o dogo argentino entre otros) a los que se suman otras razas que no cumplen todos los requisitos. Tampoco se puede negar que cada perro, potencialmente peligroso o no, tiene una personalidad y un temperamento distintos.

Aun así mi intención no es hablar acerca de si los perros son peligrosos o no. No soy una gran amante de los perros, no tengo uno y dudo que alguna vez lo tenga; si veo un gran canino por la calle no voy a negar que sienta cierto respeto hacia él, aunque tenga prácticamente la seguridad de que no voy a resultar herida. Tampoco los aborrezco, entiendo que pueden aportar numerosos beneficios o aunque sólo sea el simple placer de la compañía. Lo que no entiendo es lo del bozal. De verdad que no.

En España, según el Ministerio de Agricultura, hay 462685 perros  y las alarmas han saltado porque uno de ellos, tan solo uno, ha intentado atacar a unos paseantes. Y por ello, más de la mitad de los encuestados por el Huffington Post deciden que lo mejor es ponerles un bozal a todos los canes. La ONCE informa de que hay 1000 perros guía en España, pero en lo que todo el mundo ha decidido fijarse y atacar –sea al perro o sea al dueño –en un caso aislado y concreto de un animal enfurecido.

En los últimos 20 años, ha habido 30 muertos por ataques de perro. En la última década han muerto 700 mujeres a causa de la violencia de género (48 en el último año). En 2012 se produjeron 303 homicidios. En 2013 han muerto en accidentes de tráfico 1128 personas y se ha considerado un número bastante bajo en comparación con otros años. Así que espero que aquéllos que crean que todos los perros deben llevar bozal para no suponer una amenaza, piensen también que todas las personas deben llevar manoplas que les impidan agredir a otros.

No seamos cínicos. Por supuesto que hay perros agresivos y perros violentos. Como en todo. Que no aparezca en las noticias, que no se convierta en un vídeo viral, no significa que no existan también pájaros violentos, gatos violentos, cobayas violentas y, sobre todo, personas violentas.