LifeStraw, del agua estancada al vaso.

Cristina Suárez

LifeStraw es un mecanismo que ha estado contribuyendo a reducir la escasez de agua en los países en vías de desarrollo. Un mecanismo tan simple como una pajita que no pesa más de 54 gramos ha prestado ya su ayuda en catástrofes tales como el desastre de las Filipinas en 2013, y con él se espera que en 2015 este derecho básico sea proporcionado en la mayor parte del mundo.

Foto de LifeStraw. Todos los derechos reservados.

Foto de LifeStraw. Todos los derechos reservados.

La magia reside en el filtro que contiene en su interior, de no más de 100 micrómetros de largo, que mezcla mecanismos tanto físicos como químicos. Al succionar, el agua comienza a atravesar el tubo llegando a un compartimento recubierto con granos de yodo eliminando algunas bacterias. El resto, terminan por desaparecer posteriormente gracias al carbón activo y, por último, el agua recibe un mejor sabor gracias al yoduro que se le integra.
Así, según asegura su página web, la pajita es capaz de filtrar 1000 litros de agua eliminando el 99.9% de las bacterias y de reducir la turbidez eliminando partículas de hasta 0.2 micrones.

Por cada compra de una LifeStraw, la empresa acumula parte del dinero para enviar filtros a países necesitados. Así, entre 2013 y principios del 2014, se han distribuido números purificadores en los colegios de Kenya, un país que ahora mismo se encuentra en el Top Ten de territorios sin acceso a agua potable (solo un 37% pueden disfrutar de este derecho). Además, se planea hacer llegar en Octubre de este año distribuciones de larga escala a lugares como Bungoma, Kakamega, Vihiga y Busia.

El producto de Vestergaard Frandsen ha sido reconocido por numerosas organizaciones humanitarias y medios de comunicación (Forbes, Time, Saatchi & Saatchi) y cuesta 25 dólares. Además del filtro individual -ideal para campings, viajes y emergencias- existe un filtro de tamaño familiar que es capaz de proporcionar 18000 litros de agua (cubriendo las exigencias de una familia de cinco miembros durante tres años) y también una cantimplora portátil con el mismo mecanismo que ha recibido el premio ISPO, premios que homenajean todos los años a los inventos más originales relacionados con el deporte, además del Saatchi & Saatchi 2008 por Ideas que Cambian al Mundo, El INDEX 2005 y el “Mejor Invento 2005” por la revista Time.

LifeStraw, a pesar de haber recibido varias críticas por existir aún virus imposibles de atrapar por el filtro, promete ser una de las herramientas para reducir la escasez de agua en el tercer mundo y sus consecuentes enfermedades, que suelen desencadenar en la muerte: la mayoría son distribuidos como campaña de salud pública o otorgadas de manera gratuita por organizaciones en situaciones de emergencia.

Anuncios

Consejos para ahorrar más y contaminar menos

Sara Ramos

En la cocina:

Lo más básico es cerrar el grifo siempre que se pueda: si estás fregando y tienes que ir a coger un plato que está en el comedor no dejes la llave abierta; será beneficioso para ti y para tú bolsillo. Además, es recomendable que primero se enjabonen todos los platos y luego se aclaren, se pueden ahorrar hasta 115 litros en cada lavado. Repara cuanto antes las goteras y las fugas, un grifo que gotea desperdicia 30 litros de agua al día y, si lo hace continuamente puede llegar incluso a 700 litros al día.

Cuidado con los grifos que gotean. Imagen de Pablo Tenorio. Algunos derechos reservados.

Por otro lado, a pesar de lo que se suele pensar, el lavavajillas no siempre gasta más agua que fregar los platos a mano; eso sí, espera a que esté lleno para ponerlo en marcha. Lo mismo ocurre con la lavadora: ponla siempre que necesites, pero procura lavar con agua fría y llenando el tambor. Normalmente 30ºC son más que suficientes y así evitarás un gasto innecesario  de agua caliente, el ahorro es del 80% de la energía.

Bajo ningún concepto eches el aceite utilizado por el desagüe: un litro de aceito puede llegar a contaminar 1000 litros de agua y puede perjudicar tus tuberías: es mucho mejor que lo recicles en algún tipo de envase y lo tires a la basura.

Compra frutas y verduras de temporada, además de ser más baratas; además tendrán un mejor sabor y más vitaminas. Al no tener que recorrer grandes espacios para llegar hasta tu nevera la huella ecológica será mucho menor y, además, estarán más frescas. La OCU tiene un calendario de frutas y verduras para saber cuáles consumir en cada época del año.

Y, por obvio que pueda resultar, recicla.

En el cuarto de baño:

No te bañes, dúchate, y gasta hasta 15 veces menos agua.

Evita tirar desperdicios al váter: ahorrarás agua porque no usarás tanto la cisterna (cada vaciado de cisterna utiliza entre 4 y 10 litros) y, además, hay que tener en cuenta que no se deben tirar residuos por aquí, sino a la papelera. Últimamente todas las cisternas que se instalan tienen un mecanismo de doble descarga con dos pulsadores, uno de los cuales no la vacía entera; sin embargo, si tu baño no cuenta con ello, puedes introducir dentro de la cisterna una botella llena de agua (esto evitará que la cisterna se llene completamente y, lógicamente, se utilizaran menos litros cada vez que la vacíes).

Cuando te laves los dientes evitar tener el grifo abierto mientras te cepillas. Bastará con abrirlo para aclararte la boca.

En el salón y en la habitación:

Fíjate que la luz roja de stand-by del televisor se apague. Puede parecer una tontería pero esa luz también supone un gasto a fin de año. Y no sólo el televisor, sino que hay muchos más aparatos que tienen indicadores similares (consolas, regletas, reproductores de dvd…). Existen estudios que indican que el consumo del stand-by es el causante de entre el 5 y el 20% de la factura eléctrica. La OCU calcula tu consumo en stand-by aquí.

Apaga la luz. Imagen de Andrew Huff. Algunos derechos reservados.

Prescinde siempre que puedas de encender bombillas: aprovecha la luz que entra por las ventanas mientras sea posible y, cuando haya anochecido piensa que muchas veces es suficiente con encender una lamparita de mesilla o un flexo, que consumen menos electricidad.

También debes apagarla siempre que puedas: si sales de la habitación, aunque sea durante un par de minutos, no la dejes encendida, a fin de mes lo notarás (no obstante has de conocer qué tipo de bombillas tienes, pues algunas gastan más al encenderse que manteniéndose encendidas).

Ahorra papel: no tires una hoja en la que hayas escrito un memorandum, puede servir para apuntar muchos más, para hacer cuentas o para que un niño pequeño dibuje. Ten en cuenta que ahora casi todas las compañías ofrecen la posibilidad de enviar las facturas por correo electrónico, evitando así un consumo de papel innecesario y, además, la mayoría de ellas suele ofrecer un aliciente para que te animes (como un descuento en la factura o algún tipo de regalo).

Enlaces relacionados

La basura de las aguas europeas

Sara Ramos

Un reciente estudio internacional ha expuesto que los martes de Europa se están convirtiendo rápidamente en basureros. El trabajo fue publicado por la revista científica PLOS ONE y es el más amplio y exhaustivo de los existentes hasta ahora. En él, que analiza las aguas del Mediterráneo al Ártico –desde la plataforma continental europea hasta la dorsal mesoatlántica) – desde los 35 metros hasta los 4500, se revela que la situación de algunos puntos marinos es extremadamente preocupante: metales, cristales, plásticos y herramientas de plástico se están convirtiendo en algo cada vez más común en el fondo marino.

Marine Litter Distributuion an density in Euroean Seas, from the Shelves to Deep Basins (Distribución y densidad de la basura marina en los mares europeos, de la superficie a las fosas abisales) es el nombre de este estudio en el que ha participado un total de 15 organizaciones de diferentes países, entre los que se encuentra el CSIC, y fue dirigido por el Centro del IMAR (Universidad de las Azores), aunque es un resultado de la unión de dos proyectos anteriores: el Mapping the Deep Project (Universidad de Plymouth) y el europeo Hermione (National Ocenography Centre del Reino Unido), que durante 13 años estuvo rastreando los fondos marinos del Mediterráneo y del Atlántico.

Densidad de basura encontrada en diferentes puntos de las aguas europeas. PLOS ONE. Algunos derechos reservados

El estudio ha hecho visible un problema que ya era predecible: que en los mares europeos la cantidad de deshechos es excesiva, alarmante y no permisible. Se ha encontrado basura en todas las superficies analizadas, que va desde una caja con una balsa salvavidas hasta un lavabo de cerámica completo, aunque lo más frecuente es encontrarse residuos plásticos, que conforman el 41% de los residuos encontrados, seguido de cerca por los artefactos de pesca (34%). Estos residuos revelan que algunos de los restos que se han encontrado tienen un siglo de antigüedad o más, porque pertenecían a embarcaciones de vapor o de carbón, que ya no navegan por aguas europeas, es lo denominado como “depósitos de escoria” o, lo que es lo mismo, residuos del carbón quemado por los barcos.

Es un tema preocupante: durante décadas, incluso siglos el ser humano ha dañado constantemente el fondo y la superficie marina y se ha dado cuenta cuando la situación es prácticamente insostenible: los animales mueren ahogados por tragar restos de plástico o desnutridos porque les obstruye su aparato digestivo, sin contar que muchos se quedan atrapados en redes antiguas que también han acabado abandonadas en el mar, fenómeno conocido como pesca fantasma.

El mar Mediterráneo presenta una situación todavía más extrema, ya que en algunas zonas llegaron a encontrar más residuos no orgánicos que biomasa. Aquí, la zona con más basura son las laderas marinas que se encuentran al sur de Palma de Mallorca, dónde se han encontrado hasta 4 kilos de restos por hectáreas, cuando en el resto de zonas había entre 0,7 y 1,8 kilos.

El Hierro, renovable y autosostenible

Sara Ramos.

Parece un sueño lejano, pero tan solo habrá que esperar hasta junio para que esto se convierta en una realidad gracias a la Central Hidroelólica Gorona del Viento, iniciativa llevada a cabo por el Cabildo de El Hierro, Endesa y el Gobierno de Canarias. La iniciativa que convertirá a la isla en la primera totalmente renovable y autosuficiente del mundo, y que está apoyada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, nació en el año 1997 dentro el Plan de Sostenibilidad de El Hierro y 16 años después, aunque su funcionamiento aún no es regular, sí están haciéndose ya pruebas.

Isla del hierro. Imagen de Penelopex. Algunos derechos reservados

La isla de El Hierro no sólo será totalmente renovable, sino que además toda su energía será de producción propia, y eso es algo muy importante en un país en el que alrededor del 77% de la energía es importada. La Central Hidroeólica consiste, como su nombre indica, en una relación entre dos tipos de energías renovables: se basa principalmente en la eólica y recurrirá a la hidráulica cuando no haya viento suficiente para generar la energía necesaria, la central tiene dos depósitos, uno encima de otro, de modo que se deja fluir el agua del de arriba al de abajo a través de un sistema de turbinas que genera energía.

Según Alpidio Armas, presidente del Cabildo, se podrá evitar la emisión de 18.7000 toneladas de CO2 al año y también suprimirá el gasto de combustible de la central térmica de El Hierro, que alcanzaba las 6000 toneladas. El proyecto ha contado con una subvención de 35 millones de euros por parte del Ministerio de Industria y será de titularidad público-privada, pues el 30% pertenecerá a Endesa, mientras que el 70% restante se reparte entre el Cabildo de Canarias (60%) y el Instituto Tecnológico de Canarias (10%).

Este proyecto permitirá inicialmente que la isla cuente con un 80% de energía renovable proveniente de Gorona del Viento y se espera que el 20% restante se supla con otras fuentes alternativas, como los paneles solares. Este proyecto es, según su página web, un referente para el mundo y sus islas y una clara alternativa al petróleo y a las energías no renovables.

 

 

Enlaces relacionados:

La contaminación en las aguas canarias

Melania Monzón

Las llaman las islas afortunadas por el clima regular que se mantiene durante todo el año y sus bellísimas costas. Sin embargo, este es un factor tanto positivo como negativo. Se trata de un aliciente para el turismo (tanto nacional como internacinal) pero, desde hace años, se está convirtiendo en un hándicap para los autóctonos de las islas.

Foto de Jose Mesa. Algunos derechos reservados.

Foto de Jose Mesa. Algunos derechos reservados.

El archipiélago está padeciendo toda clase de contaminaciones, empezando por el maltrato al mar. El agua que rodea a estas islas no deja sufrir constantes agresiones por parte de los numerosos vertidos de hidrocarburos arrojados al mar por parte del gran tráfico marítimo como también por los vertidos de aguas fecales que llegan al mar provocando, entre otras cosas, un aspecto cada vez peor de las playas. Estos vertidos son denunciados constantemente por parte de asociaciones de vecinos y organizaciones ecológicas pero sin emabrgo, la respuesta que obtienen por parte del gobierno canario como del central no es complaciente.

Hasta tal punto llega el peligro de contaminación de las aguas canarias que ya desde hace varios años la playa de las Alcaravaneras sufre una vigilancia constante por este tema. Su extrema cercanía con el puerto de Las Palmas -el cual alberga más de un centenar de barcos- está en el punto de mira. El pasado mes de noviembre actuó un nuevo protocolo de actuación para casos de contaminación, lo que acarreó el cierre preventivo de dicha playa. Fue reabierto el baño una hora después “con todas las garantías”, según la Consejalía de Playas.

Los resultados de los análisis periódicos que realiza el Ayuntamiento habían puesto de manifiesto un nivel alto de contaminación que era superior a lo permitido en la costa de la capital. Más adelante, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias estudió las muestras recogidas añadiendo que se encontraban en condiciones óptimas lo que permitió, con seguridad, volver a permitir el baño en Las Alcaravaneras.