Buenavida, suplemento mensual de El País

Melania Monzón

El próximo 22 de mayo saldrá a la luz el primer número de la nueva revista Buenavida. Se trata de un suplemento mensual del periódico El País y recoge cada mes temas tan relevantes como variados de nuestro entorno, tales como: consejos de ecología, advertencias sobre consumo sostenible y la relación de los individuos con las nuevas tecnologías, entre otros.

Entre los contenidos que englobará Buenavida estarán el propio bienestar, hábitos y consejos para tener un bienestar físico y psicológico. La nutrición será otro tema recurrente como la escuela de vida que vendrá acompañado de entrevistas a diferentes expertos, el medio ambiente (que se presenta con el lema “Cuidar la salud es cuidar el planeta”) o el consumo sostenible.

“Nacida con la idea de que el ser humano es un todo en el que mente, cuerpo y entorno están unidos, el objetivo del nuevo suplemento es ofrecer una publicación que, además de leerse, se viva”. Así se define esta nueva publicación en la web oficial del periódico.

Se ofrece como un servicio a aquellos lectores regulares del periódico que le da vida, El País. Así mismo, propone pautas de vida que intentarán educar en distintas situaciones cotidianas.  Sin embargo, lo que está claro es que este nuevo suplemento no está exento de competidores sobre todo a nivel online: Ambientum, ABC Natural,  o la sección verde de la agencia de comunicación EFE.

A continuación, un avance del tema con el que nacerá Buenavida: “Comenzar esta aventura con un tema como la energía, es una muestra de cómo cada uno de los miembros que conforman este proyecto creen que el motor que mueve la vida es un conjunto de formas sencillas que se pueden incluir en la cotidianidad. También en el primer número del suplemento no faltarán temas de la máxima actualidad, como la importancia de reconectar con la realidad, dejando de lado los dispositivos; saber dormir a partir de pasos sencillos y entender el porqué del dolor de cabeza, sin olvidar siempre que hay que consultar al médico.”

Anuncios

Consejos para ahorrar más y contaminar menos

Sara Ramos

En la cocina:

Lo más básico es cerrar el grifo siempre que se pueda: si estás fregando y tienes que ir a coger un plato que está en el comedor no dejes la llave abierta; será beneficioso para ti y para tú bolsillo. Además, es recomendable que primero se enjabonen todos los platos y luego se aclaren, se pueden ahorrar hasta 115 litros en cada lavado. Repara cuanto antes las goteras y las fugas, un grifo que gotea desperdicia 30 litros de agua al día y, si lo hace continuamente puede llegar incluso a 700 litros al día.

Cuidado con los grifos que gotean. Imagen de Pablo Tenorio. Algunos derechos reservados.

Por otro lado, a pesar de lo que se suele pensar, el lavavajillas no siempre gasta más agua que fregar los platos a mano; eso sí, espera a que esté lleno para ponerlo en marcha. Lo mismo ocurre con la lavadora: ponla siempre que necesites, pero procura lavar con agua fría y llenando el tambor. Normalmente 30ºC son más que suficientes y así evitarás un gasto innecesario  de agua caliente, el ahorro es del 80% de la energía.

Bajo ningún concepto eches el aceite utilizado por el desagüe: un litro de aceito puede llegar a contaminar 1000 litros de agua y puede perjudicar tus tuberías: es mucho mejor que lo recicles en algún tipo de envase y lo tires a la basura.

Compra frutas y verduras de temporada, además de ser más baratas; además tendrán un mejor sabor y más vitaminas. Al no tener que recorrer grandes espacios para llegar hasta tu nevera la huella ecológica será mucho menor y, además, estarán más frescas. La OCU tiene un calendario de frutas y verduras para saber cuáles consumir en cada época del año.

Y, por obvio que pueda resultar, recicla.

En el cuarto de baño:

No te bañes, dúchate, y gasta hasta 15 veces menos agua.

Evita tirar desperdicios al váter: ahorrarás agua porque no usarás tanto la cisterna (cada vaciado de cisterna utiliza entre 4 y 10 litros) y, además, hay que tener en cuenta que no se deben tirar residuos por aquí, sino a la papelera. Últimamente todas las cisternas que se instalan tienen un mecanismo de doble descarga con dos pulsadores, uno de los cuales no la vacía entera; sin embargo, si tu baño no cuenta con ello, puedes introducir dentro de la cisterna una botella llena de agua (esto evitará que la cisterna se llene completamente y, lógicamente, se utilizaran menos litros cada vez que la vacíes).

Cuando te laves los dientes evitar tener el grifo abierto mientras te cepillas. Bastará con abrirlo para aclararte la boca.

En el salón y en la habitación:

Fíjate que la luz roja de stand-by del televisor se apague. Puede parecer una tontería pero esa luz también supone un gasto a fin de año. Y no sólo el televisor, sino que hay muchos más aparatos que tienen indicadores similares (consolas, regletas, reproductores de dvd…). Existen estudios que indican que el consumo del stand-by es el causante de entre el 5 y el 20% de la factura eléctrica. La OCU calcula tu consumo en stand-by aquí.

Apaga la luz. Imagen de Andrew Huff. Algunos derechos reservados.

Prescinde siempre que puedas de encender bombillas: aprovecha la luz que entra por las ventanas mientras sea posible y, cuando haya anochecido piensa que muchas veces es suficiente con encender una lamparita de mesilla o un flexo, que consumen menos electricidad.

También debes apagarla siempre que puedas: si sales de la habitación, aunque sea durante un par de minutos, no la dejes encendida, a fin de mes lo notarás (no obstante has de conocer qué tipo de bombillas tienes, pues algunas gastan más al encenderse que manteniéndose encendidas).

Ahorra papel: no tires una hoja en la que hayas escrito un memorandum, puede servir para apuntar muchos más, para hacer cuentas o para que un niño pequeño dibuje. Ten en cuenta que ahora casi todas las compañías ofrecen la posibilidad de enviar las facturas por correo electrónico, evitando así un consumo de papel innecesario y, además, la mayoría de ellas suele ofrecer un aliciente para que te animes (como un descuento en la factura o algún tipo de regalo).

Enlaces relacionados

Naoto Matsumura: un héroe para los animales

Sara Ramos

Si ahora alguien caminase por Fukushima sería como pasear por una ciudad fantasma: sin agua, sin electricidad y sin gente ni vida. Si tuerce hacia el distrito de Tomioka continuará observando la misma soledad pero, sin embargo, tal vez en esta ocasión no resulte un lugar tan desierto, porque es posible que el paseante se encuentre con Naoto Matsumura.

Naoto Matsumura pasó de vivir rodeado de 16 000 personas a encontrarse sólo en Tomioka, a poca distancia de dónde ocurrió el desastre. Este arrocero de 54 años decidió desobedecer las órdenes gubernamentales y quedarse en la tóxica ciudad de Fukushima para no abandonar a sus animales, a los cuales no iban a rescatar. Dio un paso más allá cuando el gobierno se decidió a matar a los animales estabulados o de granja para evitar que se muriesen de inanición y ahorrarles sufrimiento: él les pidió que parasen, que él se haría cargo de aquellos animales que siguiesen con vida. Y así lo hizo, actualmente vive con un perro, dos gatos, una avestruz, cuatro jabalíes y nada menos que treinta y una vacas, a los que hay se sumar los animales de sus vecinos, quienes sí fueron evacuados y le pidieron ayuda, y otros cientos que se encuentra por los alrededores, de los que también se ocupa.

Naoto Matsumura. Imagen de Cristo Miche. Algunos derechos reservados

En la zona no hay ni agua corriente ni electricidad, por lo que esta especie de héroe tiene que subsistir con velas y generadores. Sabe que vive en un ambiente altísimamente contaminado –con un nivel de radiación 17 veces superior a lo normal –y que todo lo que come, bebe o toca posiblemente sea radioactivo, pero Matsumura sigue queriendo permanecer allí porque, según él cuenta, es lo correcto, alguien tiene que ocuparse de esos animales, a los que tarda en alimentar cada día entre 6 u 8 horas. Fue a que le hiciesen una revisión en el Organismo de Exploración Aeroespacial de Japón y todos se quedaron asombrados: aunque tenía el nivel más alto de radiación en Japón aún no había contraído ninguna enfermedad ni había ningún tumor latente, aunque los médicos no dudaron en advertirle que eso terminaría pasando tarde o temprano, a lo que él hizo oídos sordos y volvió con sus animales. No obstante sí siguió algunas indicaciones y dejó de consumir productos producidos localmente y, por lo tanto, con una radiación elevadísima: ahora bebe agua de un manantial controlado y come lo que le envían desde fuera.

Matsumura sólo sale del pueblo para dar a conocer su misión y conseguir fondos para su causa. La última vez que lo hizo, viajó a Francia, Suiza y Alemania para que la gente conozca mejor la situación de Fukushima y de Tomioka. Poco a poco ha ido consiguiendo un cierto reconocimiento y mayor seguimiento para su causa. Cuenta con una página de Facebook que lo apoya y tenía un canal de Youtube desde el cual subía vídeos de su día a día allí, aunque ya no lo actualiza; aun así es un gran medio para ver de primera mano cómo es su vida allí.

El negocio perfecto

Andrés Stumpf

El negocio perfecto podría proceder de la basura. En concreto, de la de Suecia, un país cuyo porcentaje de residuos que adquiere una segunda vida útil alcanza un asombroso 99%. De entre todas las vías, la empleada para la gestión del 50% de los residuos es la incineración, actividad a través de la cual han conseguido proveer electricidad a más de 250.000 hogares y calefacción a más del 20% de la población total del país.

Con una gestión de residuos tan eficaz, Suecia carece desde hace unos años de las toneladas de desperdicios suficientes para mantener la demanda de electricidad generada a través de la incineración. Pero en este país, lo que podría suponer para cualquiera un grave problema se convierte en una oportunidad de negocio aún mejor.

Según Avfall Sverige, la asociación para la gestión de residuos y reciclaje de Suecia, el país importa ahora alrededor de 700.000 toneladas al año de residuos de otros países, principalmente de Noruega, a los que les resulta más rentable pagar por que Suecia se los gestione que hacerlo ellos mismos. De esta forma, soluciona el problema de la escasez de desperdicios para generar energía, al tiempo que percibe una compensación por el servicio prestado. Un negocio redondo.

A pesar del claro beneficio económico, asociaciones ecologistas como Ecologistas en Acción advierten de los peligros ambientales que genera la actividad de las plantas incineradoras. En cuanto a las plantas situadas en el país nórdico, desde fuera nade se pronuncia y desde dentro nadie las discute, como señala el Instituto Sueco. Las plantas incineradoras allí han desarrollado enormemente su tecnología reduciendo su impacto en comparación con las de otros países. El material residual resultante supone el 15% del peso que la basura tratada tenía antes de la incineración y de él se extrae el metal, que se recicla, y otros materiales como la porcelana o el azulejo, que se destinan a la construcción. Únicamente un 1% de los residuos generados al incinerar la basura en Suecia no es aprovechable y acaba en un vertedero.

Pero acercarse a un negocio perfecto no es suficiente para los suecos, cuyo objetivo pasa ahora por aumentar la tasa de reciclaje, actualmente en torno al 49%, pues desde Avfall Svergie no se cortan a la hora de señalar que la reutilización es el camino, aportando como dato el hecho de que la fabricación de productos con materiales reciclados supone un ahorro energético mayor que el que se consigue quemando dicho material y fabricando uno nuevo con la energía conseguida. Eso por no mencionar que, aunque generar energía a partir de la incineración de residuos permite una reducción, al año, de 2,2 millones de toneladas dióxido de carbono emitido a la atmósfera frente al uso del petróleo o derivados, el ahorro de energía generado a través de la reutilización de materiales no produce ninguna emisión contaminante.  Suecia no pone límites a su mejora.

Carreteras fluorescentes para el ahorro energético

Laura Sáez

Las propuestas que buscan reducir el impacto ambiental y, a su vez, conseguir cierto ahorro energético son cada vez más. En este caso, la alternativa viene de las carreteras holandesas, donde se acaba de testar la primera calzada luminosa del planeta.carreteras-que-brillan_590x395

Las marcas viales de la autopista N329, a 100km al sudeste de Ámsterdan, se han recubierto a partir de una pintura a base de polvos fluorescentes. Durante el día están almacenando energía, y durante la noche la desprenden en forma de luz verde neón, haciendo que las farolas sean innecesarias.  La luminosidad de las marcas viales puede extenderse hasta ocho horas, dependiendo de las condiciones meteorológicas del día.

La prueba, apoyada por el gobierno holandés, se aplicará en 500m de la autopista mencionada, y esta determinará la resistencia y durabilidad del material empleado.  El proyecto es del artista Daan Roosegaarde, y aunque por el momento está relegado a las líneas continuas de ese tramo concreto, la propuesta incluye otras muchas señalizaciones, como unos enormes copos luminiscentes en la calzada cuando se baja a determinadas temperaturas. Esto se conseguiría a través de una pintura termodinámica que altere a los materiales conductores.

La empresa de ingeniería Heijmans sostiene que el proyecto “Smart Highway” es una manera “segura, sostenible y poética” de innovar y afrontar la nueva realidad ambiental que estamos creando. Sin embargo, reconocen que a este proyecto aún le queda mucho camino por andar, y esta es sólo la base de algo muy prometedor.

A veces los avances tecnológicos no están basados en los gadgets más sofisticados, y nos cuesta pensar en una solución más sencilla que los dispositivos electrónicos. Sin embargo, casos como este demuestran que, en un futuro lejano, se puede cambiar realmente nuestro estilo de vida. Pero debemos empezar ahora.