La India se convierte en el primer país en prohibir las importaciones del “foie gras”

Attua Alegre Paiz

Cada año se produce aproximadamente un total de 25.700 toneladas de “foie gras” –en 2011 la producción mundial fue de 25.653 toneladas entre ocas y patos – de las cuales un 90% es consumida entre Europa y Estados Unidos; solo en España se consumen alrededor de  4.200 toneladas de foie gras anualmente – somos el segundo consumidor detrás de Francia-.  Para la producción de este gourmet se provoca una enfermedad en los hígados de aves palmípedas (patos y ocas generalmente) conocida como esteatosis hepática, que consiste en un deterioro de las células que forman los tejidos del hígado debido a la alta acumulación de grasa en el órgano, aumentando hasta diez veces su tamaño natural.  Para conseguir el preciado “foie gras”, tradicionalmente se sobrealimenta de manera forzada (embuchado) a los patos y ocas que se crían en jaulas individuales hasta su matanza a los 4 meses de edad –en libertad pueden llegar a vivir entre 10 y 15 años-.

7506389260_1e56020b0a_o

Imagen de Igualdad Animal

Esta práctica ha sido denunciada por numerosas asociaciones ecologistas y defensoras de los animales. En 2012, la organización Igualdad Animal presentó un informe que reflejaba las malas prácticas que se acometen en las industrias francesas y españolas, así como el daño a estos animales que implica la producción del foie gras. De este informe se destacaba las condiciones de estrés y depresión que sufrían las aves, el maltrato que realizaban los operarios de las granjas a los animales, las malas condiciones de las jaulas (más pequeñas de lo normalizado), los efectos perjudiciales del embuchado de los animales, la falta de atención veterinaria y las malas condiciones higiénicas entre otros factores.

Por estas y otras muchas razones recogidas en este y otros informes, el Gobierno Indio ha prohibido en los últimos días las importaciones de foie gras procedentes de patos u ocas sobrealimentados.  De esta forma, el país asiático se convierte en el primer estado en promocionar una medida con estas restricciones, sumándose a otras políticas impulsadas en algunos países occidentales. Existen actualmente 17 países que han aprobado leyes para eliminar la producción pero manteniendo la importanción: Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Israel, Turquía, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido. Por otro lado,en 2012, el estado de California (Estados Unidos) decretó una ley que prohíbe la venta de este producto en tiendas y restaurantes.

Sin embargo, la producción del foie gras no tiene porqué estar sujeta a estas malas prácticas para la vida de estas aves. Existen otras técnicas de engorde que logran aumentar considerablemente el tamaño de los hígados sin forzar a los animales a engullir cantidades abrumantes de alimentos y grasas. En 2006, la empresa extremeña La Patería de Sousa consiguió un premio gastronómico en Francia por su foie gras elaborado con aves criadas durante un año en libertad sin tener que recurrir al embuchado.

El productor extremeño explicó entonces que su secreto consistía en “estar atento al curso de la naturaleza”. Tanto los patos como las ocas son animales migratorios. Cuando su instinto les indica que deben preparar el viaje, se alimentan con una gran reserva de calorías, con el fin de acumular la suficiente energía para emprender un largo periplo que les llevará a miles de kilómetros de distancia en busca de nuevas fuentes de alimentos. Durante este periodo las aves que habitan en la dehesa extremeña ingieren gran cantidad de bellotas, a consecuencia de ello, el hígado de los animales (y otras partes de su cuerpo) multiplican su peso. Las aves de Sousa son capturadas y sacrificadas en este momento, no permitiendo su peregrinación.

 

 

Anuncios

Los Polos sufren cada vez más con el deshielo

Sara Ramos

La Antártica y el Ártico, los dos polos del planeta Tierra, el primero de ellos es el continente helado, completamente cubierto de hielo; el segundo, por su parte es un inmenso cascote de hielo en el cual viven numerosas especies de animales. La subida del mar en los últimos años -45 mm por año -, uno de los principales indicadores del cambio climático, es debido, sin lugar a dudas, al deshielo de las zonas congeladas del planeta, dos de las cuales son las anteriormente mencionadas; además, el paulatino calentamiento de los océanos no mejora la situación, cada vez más insostenible, de ambos Polos.

El hielo del ártico alcanzó mínimos históricos hace dos años, en verano de 2012, algo que no se esperaba que ocurriese hasta casi años después. Y ese no es el único dato alarmante: actualmente más de 400 barcos han cruzado el ártico, llegando a crearse incluso una ruta de transporte, pero hace tan solo cinco años no lo había hecho todavía ninguno, no les era posible debido al hielo, algo que ahora no es un impedimento, pues en los últimos 40 años la capa helada se ha reducido a la mitad en verano. La cosa sigue sin quedarse ahí: numerosas industrias petroleras y de gas trabajan en el ártico con frecuencia; no en vano Greenpeace sigue concienciando a la ciudadanía del peligro de éstas en el Ártico. Científicos esperan que en este siglo comencemos a conocer lo que es el Ártico sin hielo, pues vaticinan que alrededor de 2050 todo estará derretido durante los meses de verano; algo que sin duda hará que muchas especies se vean afectadas, como el oso polar o las morsas, entre otros, que verán variado su hábitat natural y que incluso podrían llegar a extinguirse si no consiguiesen adaptarse a los cambios que se están produciendo en el mundo.

Ártico. Fotografía de Juan Vidal Díaz. Algunos derechos reservados

Sin duda la situación no mejora si se tienen en cuenta las tensiones entre países por intentar apoderarse del ártico y, sobre todo, de sus recursos, puesto que a la mayoría de gobiernos no les interesa ocuparse de la gran masa de hielo, sino de lo que hay debajo de ella: reservas de gas, petróleo e incluso oro y uranio pueden aumentar considerablemente la riqueza del país que los controle. Rusia, Estados Unidos y China son los tres principales competidores, aunque también podrían entrar en el juego Canadá, Dinamarca y Noruega, ya que son ribereños del océano Ártico. No obstante hay que tener en cuenta que esto no le da derecho a ninguno de los países a controlar el Polo pues se trata de aguas internacionales y, por lo tanto, no pertenecen a ninguna nación.

A pesar de ello la competencia por el Ártico continúa, cada cual interesado en sus propias metas. Y no sólo esos países parecen interesados en el casquete polar, sino que empresas e industrias de todo el mundo parecen expectantes por que el deshielo continúe y les permita llevar a cabo sus planes. Incluso a España podría beneficiarle: empresas como Repsol podrían aprovecharse, así como la flota pesquera del país.

El hemisferio sur está gobernado por la Antártida. En este caso, al contrario de lo que ocurre en el ártico, se trata de un contintente, una gran masa de superficie terrestre cubierta enteramente por hielo, aunque esta situación está empezando a cambiar. El océano alrededor del continente ha comenzado a calentarse, favoreciendo el deshielo, y dos equipos de investigación han descubierto que la pérdida de los glaciares del oeste del contintente ya ha comenzado y es irreversible. De hecho, el satélite Cryosat ha ha registrado una disminución alrededor de 160.000 millones de toneladas de hielo al año desde 2010, año en que se puso en órbita. Y no sólo eso, sino que en la península Antártica –una zona del continente –el calentamiento global es de los más acusados del planeta.

La situación del continente blanco no se queda ahí. El Trineo del Viento, un vehículo eólico situado en Groenlandia que estudia y recoge datos del lugar -, ha descubierto que el ser humano está perturbando la biosfeta hasta tal punto que ha llegado a contaminar la Antártica sin prácticamente conocer nada acerca de ella: el aire, la nieve el agua y la vegetación muestran restos de pesticidas y bifenilos policlorados.

Enlaces relacionados