La India se convierte en el primer país en prohibir las importaciones del “foie gras”

Attua Alegre Paiz

Cada año se produce aproximadamente un total de 25.700 toneladas de “foie gras” –en 2011 la producción mundial fue de 25.653 toneladas entre ocas y patos – de las cuales un 90% es consumida entre Europa y Estados Unidos; solo en España se consumen alrededor de  4.200 toneladas de foie gras anualmente – somos el segundo consumidor detrás de Francia-.  Para la producción de este gourmet se provoca una enfermedad en los hígados de aves palmípedas (patos y ocas generalmente) conocida como esteatosis hepática, que consiste en un deterioro de las células que forman los tejidos del hígado debido a la alta acumulación de grasa en el órgano, aumentando hasta diez veces su tamaño natural.  Para conseguir el preciado “foie gras”, tradicionalmente se sobrealimenta de manera forzada (embuchado) a los patos y ocas que se crían en jaulas individuales hasta su matanza a los 4 meses de edad –en libertad pueden llegar a vivir entre 10 y 15 años-.

7506389260_1e56020b0a_o

Imagen de Igualdad Animal

Esta práctica ha sido denunciada por numerosas asociaciones ecologistas y defensoras de los animales. En 2012, la organización Igualdad Animal presentó un informe que reflejaba las malas prácticas que se acometen en las industrias francesas y españolas, así como el daño a estos animales que implica la producción del foie gras. De este informe se destacaba las condiciones de estrés y depresión que sufrían las aves, el maltrato que realizaban los operarios de las granjas a los animales, las malas condiciones de las jaulas (más pequeñas de lo normalizado), los efectos perjudiciales del embuchado de los animales, la falta de atención veterinaria y las malas condiciones higiénicas entre otros factores.

Por estas y otras muchas razones recogidas en este y otros informes, el Gobierno Indio ha prohibido en los últimos días las importaciones de foie gras procedentes de patos u ocas sobrealimentados.  De esta forma, el país asiático se convierte en el primer estado en promocionar una medida con estas restricciones, sumándose a otras políticas impulsadas en algunos países occidentales. Existen actualmente 17 países que han aprobado leyes para eliminar la producción pero manteniendo la importanción: Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Israel, Turquía, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido. Por otro lado,en 2012, el estado de California (Estados Unidos) decretó una ley que prohíbe la venta de este producto en tiendas y restaurantes.

Sin embargo, la producción del foie gras no tiene porqué estar sujeta a estas malas prácticas para la vida de estas aves. Existen otras técnicas de engorde que logran aumentar considerablemente el tamaño de los hígados sin forzar a los animales a engullir cantidades abrumantes de alimentos y grasas. En 2006, la empresa extremeña La Patería de Sousa consiguió un premio gastronómico en Francia por su foie gras elaborado con aves criadas durante un año en libertad sin tener que recurrir al embuchado.

El productor extremeño explicó entonces que su secreto consistía en “estar atento al curso de la naturaleza”. Tanto los patos como las ocas son animales migratorios. Cuando su instinto les indica que deben preparar el viaje, se alimentan con una gran reserva de calorías, con el fin de acumular la suficiente energía para emprender un largo periplo que les llevará a miles de kilómetros de distancia en busca de nuevas fuentes de alimentos. Durante este periodo las aves que habitan en la dehesa extremeña ingieren gran cantidad de bellotas, a consecuencia de ello, el hígado de los animales (y otras partes de su cuerpo) multiplican su peso. Las aves de Sousa son capturadas y sacrificadas en este momento, no permitiendo su peregrinación.

 

 

Anuncios

La basura de las aguas europeas

Sara Ramos

Un reciente estudio internacional ha expuesto que los martes de Europa se están convirtiendo rápidamente en basureros. El trabajo fue publicado por la revista científica PLOS ONE y es el más amplio y exhaustivo de los existentes hasta ahora. En él, que analiza las aguas del Mediterráneo al Ártico –desde la plataforma continental europea hasta la dorsal mesoatlántica) – desde los 35 metros hasta los 4500, se revela que la situación de algunos puntos marinos es extremadamente preocupante: metales, cristales, plásticos y herramientas de plástico se están convirtiendo en algo cada vez más común en el fondo marino.

Marine Litter Distributuion an density in Euroean Seas, from the Shelves to Deep Basins (Distribución y densidad de la basura marina en los mares europeos, de la superficie a las fosas abisales) es el nombre de este estudio en el que ha participado un total de 15 organizaciones de diferentes países, entre los que se encuentra el CSIC, y fue dirigido por el Centro del IMAR (Universidad de las Azores), aunque es un resultado de la unión de dos proyectos anteriores: el Mapping the Deep Project (Universidad de Plymouth) y el europeo Hermione (National Ocenography Centre del Reino Unido), que durante 13 años estuvo rastreando los fondos marinos del Mediterráneo y del Atlántico.

Densidad de basura encontrada en diferentes puntos de las aguas europeas. PLOS ONE. Algunos derechos reservados

El estudio ha hecho visible un problema que ya era predecible: que en los mares europeos la cantidad de deshechos es excesiva, alarmante y no permisible. Se ha encontrado basura en todas las superficies analizadas, que va desde una caja con una balsa salvavidas hasta un lavabo de cerámica completo, aunque lo más frecuente es encontrarse residuos plásticos, que conforman el 41% de los residuos encontrados, seguido de cerca por los artefactos de pesca (34%). Estos residuos revelan que algunos de los restos que se han encontrado tienen un siglo de antigüedad o más, porque pertenecían a embarcaciones de vapor o de carbón, que ya no navegan por aguas europeas, es lo denominado como “depósitos de escoria” o, lo que es lo mismo, residuos del carbón quemado por los barcos.

Es un tema preocupante: durante décadas, incluso siglos el ser humano ha dañado constantemente el fondo y la superficie marina y se ha dado cuenta cuando la situación es prácticamente insostenible: los animales mueren ahogados por tragar restos de plástico o desnutridos porque les obstruye su aparato digestivo, sin contar que muchos se quedan atrapados en redes antiguas que también han acabado abandonadas en el mar, fenómeno conocido como pesca fantasma.

El mar Mediterráneo presenta una situación todavía más extrema, ya que en algunas zonas llegaron a encontrar más residuos no orgánicos que biomasa. Aquí, la zona con más basura son las laderas marinas que se encuentran al sur de Palma de Mallorca, dónde se han encontrado hasta 4 kilos de restos por hectáreas, cuando en el resto de zonas había entre 0,7 y 1,8 kilos.

La ardilla roja perdona a Portugal

Sara Ramos

La ardilla roja es uno de los animales más comunes en los bosques europeos. Su cuerpo mide entre 20 y 30 centímetros, sin contar con su cola, que puede alcanzar ella sola el mismo tamaño que el cuerpo entero. Se alimenta principalmente de frutos, semillas y cortezas, pero también de pequeños animales e insectos; vive en los árboles, estableciendo almacenes de comida en los huecos que éstos presentan, pero también baja al suelo cuando lo necesita e incluso puede nadar.

Ardilla roja. Imagen de Celeb. Algunos derechos reservados

Lo curioso es que había decidido dejar a los lusos sin poder disfrutar de su presencia desde el siglo XV. El abandono de Portugal por parte del roedor fue debido a la tala excesiva de madera en sus bosques para la construcción principalmente de embarcaciones para poder mantenerse a la cabeza en las rutas del descubrimiento.

Sin embargo en las últimas dos décadas la ardilla ha podido volver a verse por Portugal, primero tan solo por el norte, en las zonas más fronterizas con Galicia, pero paulatinamente ha ido emigrando al sur y recuperando su antiguo hogar.  Carlos Fonseca, biólogo en la universidad de Aveiro, establece una relación directa entre la expansión de la ardilla y la expansión de las zonas boscosas, que han aumentado sobre todo en el norte, lugar en el que comenzó a dejarse ver nuevamente el animal.  El científico, además, es uno de los líderes del proyecto Esquilo vermelho em Portugal, una iniciativa mediante la cual los ciudadanos pueden reportar el avistamiento de una ardilla para que así se pueda conocer cuál es su nuevo hábitat. Ha habido ya más de 100 reportes, que se hacen mediante redes sociales.

Gracias a estas informaciones de los portugueses y de otras informaciones que recoge Fonseca, se puede conocer poco a poco las razones de la vuelta de la ardilla al país, así como su distribución por el suelo portugués. Los datos obtenidos han revelado que al final del siglo XX se había expandido hasta el Duero, al norte, y actualmente ya se acerca al Tajo, el centro del país; hoy día la ardilla presenta el estatus de “poco preocupante” en el Libro Rojo de los Vertebrados de Portugal, que estudia la situación de cada animal en el territorio luso.

El biólogo también explicó los beneficios de la ardilla en los bosques, que, curiosamente, van más allá de la conservación natural del mismo; para Fonseca el papel más importante de la ardilla es el de concienciar y sensibilizar a la población sobre el medio ambiente, por la gran simpatía que despierta.

Los buitres españoles podrían desaparecer si el Gobierno no revoca la aprobación del fármaco Diclofenaco

Attua Alegre Paiz

Los cielos españoles son sobrevolados por el 95% de la población europea de buitres salvajes. Estas aves carroñeras, entre las que se encuentra los buitres leonados, los buitres negros, los alimoches y los quebrantahuesos españoles, corren el grave riesgo de desaparecer en muy poco tiempo si el Gobierno español no revoca la aprobación del Diclofenaco, un medicamento veterinario que se utiliza para evitar el dolor en el ganado.

buitre leonado

Buitre Leonado. Imagen de Carlos Delgado. Algunos derechos reservados

Un grupo de investigadores y especialistas en conservación han denunciado los trágicos efectos que tendría la introducción de este medicamento en la revista especializada Conservation Biology. Entre otras justificaciones para pedir la anulación del diclofenaco se encuentra el horroroso antecedente en la India, donde la introducción de este medicamente acabó prácticamente con la población total de buitres de este país. Además de la catástrofe medioambiental de graves dimensiones, la desaparición de estas aves ha tenido un desastroso impacto social: proliferación de ratas y perros, repunte de los casos de rabia en humanos, o gastos millonarios en la gestión de los residuos.

Los buitres ingieren el medicamento al carroñear reses muertes que fueron tratadas con Diclofenaco. Sus organismos son extremadamente sensibles a sus efectos, y sufren un fallo renal agudo que termina extinguiéndolos. Por lo tanto, estas aves carroñeras se encuentran en estos momentos en una situación alarmante de peligro de extinción. En 2011 el Gobierno permitió que se carroñeara en los muladares donde se abandonaban los cadáveres de las reses –principal fuente de alimentación de estas aves-. Sin embargo, esta medida sumada con la autorización del Diclofenaco en 2013, se convierten en el verdadera bomba de destrucción masiva para los buitres.

Según los investigadores que han firmado la carta de denuncia, el riesgo es sumamente alto porque no hace falta que el uso de este medicamente sea masivo para que sus consecuencias sean inmensamente trágicas. Según el estudio que clarificó la muerte de las aves carroñeras en la India, con menos de un 1% de cadáveres de reses tratadas con Diclofenaco, se podía exterminar a toda la población de buitres. Esta espeluznante cifra se explica porque, además de la enorme sensibilidad de estas aves al Diclofenaco, hay que prestar atención a que de un solo cadáver se alimentan decenas de buitres. Por otro lado, los efectos serían mucho más devastadores y veloces si afectaran a la población reproductora de estas aves.

Sin embargo, todavía estamos a tiempo de evitar la desaparición de los buitres en nuestros cielos. Hasta ahora, no se conoce ningún caso de muerte por esta causa entre las aves carroñeras de pueblan nuestro territorio. No obstante, la distribución del medicamento ha sido demasiado reciente como para que sus efectos comiencen a surtir efecto.  Por lo tanto, el tiempo disponible para evitar la tragedia es justo. De ahí la alerta y petición de retirada del Diclofenaco que estos especialistas han hecho llegar al Gobierno español. Además, explican en el texto que existen otros medicamentos antiinflamatorios como el Ibuprofeno o el Meloxicam (el sustitutivo del Diclofenaco en la India), que pueden usarse en lugar del perjudicial Diclofenaco.

Buitres_leonados_

Buitres Leonados alimentándose. Imagen de Mario Modesto Mata. Algunos derechos reservados

No existe razón para que el Gobierno no decline la introducción del Diclofenaco en el mercado. Además de las evidencias que arroja el caso de la India, del documento presentado por asociaciones de ecologistas y especialistas, y las enormes consecuencias que tendría la desaparición de estas aves, la empresa productora de este fármaco, Fatro Ibérica, publicó en su Web y en su página de Facebook un comunicado en el que admitía textualmente el “riesgo por consumo de Diclofenaco en cadáveres para los buitres”. Sin embargo, ante la enorme avalancha de críticas que recibieron, terminaron retirando las publicaciones.

La protección de estas aves es sumamente importante para mantener la biodiversidad de nuestros ecosistemas y su correcto funcionamiento. Según SEO/BirdLife, solo en España, los buitres consumen anualmente unas 10.000 toneladas de carroñas evitando el gasto económico de decenas de millones de euros en combustibles para la recogida, transporte e incineración de los cadáveres y la liberación de 193.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Si no se evita el uso del Diclofenaco se habrá desperdiciado la enorme inversión económica y humana, tanto de España como de Europa, en la recuperación de estas especies. De hecho, España ha sido un donante de ejemplares fundamental para la reintroducción de estas aves en varios países europeos donde habían desaparecido. Hay que recordar nuevamente que España cuenta con el 95% de la población de buitres en Europa, y en algunos casos, alberga especies que no se encuentran en ningún otro territorio. En concreto, la proporción de estas aves en España con respecto Europa es la siguiente para cada especie: el 94% de la población de buitre leonado, el 98% de la de buitre negro, el 82% de la de alimoches y el 66% de la de quebrantahuesos.

 

Dos ruedas contra la contaminación y el gasto sanitario

Andrés Stumpf

Europa se muestra preocupada por la contaminación atmosférica. Muy preocupada. La polución, tiene un altísimo coste para la sociedad, pues supone alrededor de 400.000 muertes prematuras al año y billones de euros en materia de gastos sanitarios. En las ciudades, el principal causante de la contaminación es el tráfico rodado, que en ciudades como Madrid llega a suponer hasta el 80% del total. Por estos motivos, la Unión Europea estableció unos objetivos de fomento de la bicicleta y  espera que, para 2020, el 15% de la población utilice este vehículo limpio para sus desplazamientos cotidianos.

Muchos son los países que ya se han puesto manos a la obra en este sentido, entre ellos Francia. El país vecino, aunque es poseedor del la competición ciclista más famosa del mundo, presenta una gran desigualdad territorial en el uso de la bicicleta y es que, aunque ciudades como Estrasburgo presentan un 15% de desplazamientos realizados en bicicleta), otras como París apenas alcanzan el  3%.

Para cambiar esta tendencia, el ministro de Transporte, Frédéric Cuvillier, presentó un plan de acción de veinticinco medidas que recuperó de su predecesor en el cargo,  Thierry Mariani. El plan se distribuye en seis campos diferentes:

– Desarrollar un sistema de transportes intermodal colectivo y activo.

– Repartir el espacio público y proteger los transportes activos.

– Valorar las oportunidades económicas ligadas a la práctica de la bicicleta.

– Tener en cuenta las políticas de movilidad activa en la planificación urbana y de viviendas.

– Desarrollar las rutas para el turismo y el ocio en bicicleta.

– Hacer ver los beneficios ligados a caminar y montar en bicicleta.

Pero sin duda, la medida que más llama la atención de todas es la indemnité kilométrique vélo (indemnización por kilometraje en bicicleta) que, ya instaurada en otros países como Bélgica, consiste en que los trabajadores que realicen sus desplazamientos laborales en bicicleta recibirán 0,25 euros por kilómetro recorrido. Estos pagos serán realizados por la propia empresa que, en compensación, podrá beneficiarse después de deducciones fiscales. Con esta medida, el Gobierno francés espera dejar de percibir alrededor de 170 millones de euros al año, que serán compensados por los aproximadamente 570 millones que estima ahorrar en gastos sanitarios por la mejora de la calidad del aire, atendiendo al informe presentado por la Coordinadora Interministerial para la Promoción del Uso de la Bicicleta.

Con este paquete de medidas, sumadas a la aplicación del Plan Nacional de Bicicleta de 2012, las asociaciones probici más optimistas estiman que se multiplicará por diez los desplazamientos en bicicleta.

La intervención del Estado francés en materia de este vehículo limpio llega con la necesidad urgente de mejorar la calidad del aire en un país en el que, este fin de semana, treinta provincias han alcanzado un nivel de riesgo de contaminación atmosférica, lo que ha llevado a tomar decisiones novedosas como hacer gratuito el transporte público durante un breve periodo de tiempo.