Lego, con el Ártico no se juega.

Cristina Suárez

Autor: Vicki Couchman / Greenpeace. Todos los derechos reservados.

Dos osos polares en busca de sus presas, una manada de lobos árticos explorando la zona. De repente pescadores, jugadores de hockey y habitantes en general invadiendo poco a poco el paisaje. Camiones y máquinas perforando el hielo en busca de petróleo mientras que la sustancia, negra y espesa, comienza a emanar de algún lugar cubriendo cada metro cuadrado hasta dejar un único superviviente: la bandera de la petrolera Shell. Esta es la trama del corto que protagoniza la nueva campaña de Greenpeace#BlockShell. 

LEGO ha sido, desde su fundación en 1932, una de las 10 empresas con más reputación gracias a su preocupación por la seguridad, el clima y el medio ambiente. Hace poco tiempo, la empresa invirtió en un parque eólico marino de 77 turbinas con el fin de conseguir a principios de 2020 utilizar energía 100% renovable además de comprometerse a haber reducido considerablemente el uso de papel en 2015. Por estas dos iniciativas y por promover los  valores de imaginación, creatividad, diversión, aprendizaje, responsabilidad y calidad en más de 75 millones anuales de niños y niñas ha sido galardonado dos veces con el título de “Juguete del Siglo”.

¿Qué ha podido provocar que esta empresa, tan bien vista por asociaciones y ONGs de todo tipo, haya hecho saltar las alarmas de Greenpeace? En 2012, LEGO acordó con Shell una co-promoción -la cual les procuró un beneficio de 116 millones de dólares- creando una serie especial que acogía el logo de la petrolera. La campaña publicitaria consistía en algo realmente atractivo: regalar coches LEGO -diseñados especialmente para la ocasión- en las gasolineras Shell al repostar. El resultado: 16 millones de sets vendidos.

Royal Dutch Shell, por su parte, ha suscitado la polémica varias veces: en 2012, durante una perforación en el norte de Alaska, su plataforma Kulluk encalló cerca de un santuario natural por ser transportada hasta Estados Unidos a pesar del grave temporal que sacudía el mar mientras que, hace unos años, Gazprom -empresa con la que Shell se alió para perforar en el Ártico ruso después del accidente- perdió la plataforma Kolskaya, que se hundió y derramó litros de petróleo llevándose la vida de 53 tripulantes.

Así, Greenpeace denuncia que “Shell necesita desesperadamente estar vinculado a valores positivos tales como el juego, la creatividad y la familia. Necesita el apoyo de las comunidades locales y la opinión pública, y no hay mejor manera de hacerlo que mostrarse desde el punto de vista amigable e inofensivo de los juguetes infantiles”. La doctora Susan Linn, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora de Consuming Kids: The hostile takeover of Childhood (El consumo de los niños: la compra desfavorable de la infancia), asegura que esta es una de las estrategias más útiles ya que “los niños y niñas forman fuertes lazos emocionales que duran toda la vida, así, los juguetes influyen en los deseos, valores y aspiraciones de la población infantil. Por tanto, cualquier marca que se presente en ellos, se hará principal para el infante”.

Recordemos que, entre los numerosos daños causados por la perforación, encontramos la contaminación por hidrocarburos de ríos y lagos y el incremento del pH de estos, la inestabilidad del suelo causada por la compactación y la alteración del sustrato original de la superficie, integrándose los químicos en los vegetales que lo habitan y desde estos, en el resto de los componentes de la cadena alimenticia.

Anuncios

Los primeros barriles de crudo ártico llegan a Europa

Attua Alegre Paiz

El pasado viernes, el buque petrolero ruso Mikhail Ulyanov, llegó al puerto de Rotterdam (Holanda) con las primeras 70.000 toneladas de petróleo extraído del Ártico. Es el primer transporte de petróleo de aguas abiertas del  ártico que se vende en Europa. La empresa responsable de la extracción  y el transporte es el gigante energético ruso Gazprom; una empresa asociada con Shell. De esta forma, la defensa del Ártico se agudiza después de varios meses de enorme tensión entre las asociaciones ecologistas y las petroleras.

Arctic_Sunrise

Foto de Rozpravka. Algunos derechos reservados.

Durante la madrugada del 1 de mayo, más de 80 activistas de Greenpeace intentaron detener al buque en las inmediaciones del puerto. Para ello, los ecologistas contaron con barcos de la organización como el Rainbow Warrior y el Esperanza, botes inflables, equipos de escaladores y alas deltas. Sin embargo, el intento por evitar el atraque en el muelle holandés fracasó, y algunos miembros ecologistas han sido detenidos durante algunas horas; entre ellos, el capitán del Rainbow Warrior. La acción policial ha recordado la detención de 30 activistas de la organización ecologista que fueron acusados de piratería y vandalismo, tras realizar una protesta pacífica contra la explotación del Ártico. Durante más de dos meses, los activistas permanecieron en cárceles rusas.

Según publica Greenpeace España en un artículo de su Web, el crudo, extraído de la plataforma “Prirazlomnaya”, presenta una calidad tan pobre que a la petrolera Gazprom le ha costado encontrar un comprador. Sin embargo, hipócritamente, el 27 de abril la petrolera francesa Total confirma ser la primera compradora en Europa del petróleo extraído en el Ártico. Esta empresa francesa había asegurado, según declaraciones en 2012 de su director Christophe de Margerie, que estaban en contra de perforar el Ártico por el alto riesgo de derrames. Otros de los datos que proporciona el artículo de la ONG, es la ineficiencia productiva de las proyecciones realizadas por Gazprom  (inferior a la esperada), y el bajo precio del barril que se situará sobre los 80$.

La lucha por defender el Ártico continúa. Ahora mismo, la campaña cuenta con más de de cinco millones de firmas, entre las cuales se incluyen la de líderes religiosos, políticos, músicos como Paul McCartney y ganadores al Premio Nobel de la Paz, como Adolfo Pérez Esquivel y Desmond Tutu. Evitar las extracciones de petróleo en el Ártico es fundamental, ya que un derrame en esta zona sería prácticamente imposible de corregir. A esta campaña, se une en nuestro país la defensa de las costas y ecosistemas de Canarias y Baleares, los cuales se encuentran en una grave situación de riesgo por el intento del Gobierno español y Repsol de extraer petróleo de las costas de estos archipiélagos. Se evidencia el conservadurismo férreo de las grandes empresas energéticas por mantener las fuentes de energías tradicionales hasta su definitivo agotamiento. El impulso y la adaptación de las sociedades a las energías limpias es fundamental para la protección de todo el Planeta.

Para los olvidos políticos Greenpeace crea “memoria en sobres”

Melania Monzón

Las incongruencias políticas españolas han generado respuestas medicinales. La organización internacional Greenpeace promulgaba el mes pasado una campaña para que los políticos no olvidaran esas promesas todavía incumplidas llamada “Memoria de pez”.

El 18 de marzo, lanzaba Greenpeace esta advertencia a modo de jarabes para denunciar las consecuencias que el incumplimiento de su programa tiene actualmente en el sector pesquero de nuestro país. Esta campaña está constituida por un vídeo informativo que muestra los “olvidos” políticos insertado en una página web que invita a la población a proporcionar a los políticos los medicamentos idóneos para reducir esta especie de pérdida de memoria selectiva. Se pueden encontrar medicamentos como “memoria en sobres” o también “champú estimulante” para ejercitar la memoria.

Más allá de lo cómico o humorístico que puede ser este tipo de campañas, se alberga un malestar acerca de la situación de algunos caladeros y la pérdida de empleo en dicho sector. Por esta razón, la organización ecologista plantea como uno de los puntos más importantes la concienciación de que los océanos no vuelvan a ser un tema secundario en materia política, por lo que se ha desarrollado el detallado estudio Empleo a Bordo. Plantea el impacto socioeconómico de un modelo pesquero sostenible en un 100%, en el que se proponen medidas a realizar con una visión de alcance de diez años lo que supondrá en la misma medida una creación de más de 13.000 empleos en el sector pesquero, según afirma este estudio. Al mismo tiempo, se vería una mejora general en la situación de los mares y océanos.

Algunas de las medidas propuestas son las siguientes:

  • Un aumento de la producción de cerca de 4.000 millones de euros con la creación de más de 60.100 empleos netos en el conjunto de la economía. El presupuesto para llevarlas a cabo sería de 2.725 millones de euros para el total de la década 2014-2024.
  • Se revertiría la tendencia histórica de pérdida continuada de empleo en la pesca del modelo actual con un aumento del empleo directo en el sector de un 33,66 % con respecto a 2012.
  • La pesca artesanal –con un aumento en la producción sectorial de 574  millones de euros y 20.478 nuevos empleos– es la más beneficiada si se aplica este modelo.
  • Otros sectores de la economía también se verían beneficiados aumentando su producción en unos 4.187 millones de euros y  aumentando el empleo en 46.500 personas.
  • El cambio hacia un modelo pesquero sostenible mejoraría la situación de vulnerabilidad de la pesca artesanal y de las comunidades pesqueras que viven de ellas.

Los políticos se han olvidado del sector pesquero durante años y esa nefasta gestión ha tenido graves consecuencias para el empleo y las familias que viven de la pesca y los propios peces, y ya ha llegado el momento de adoptar las medidas oportunas y paliar esta situación”, comentaba Mario Rodríguez, director de Greenpeace. Al mismo tiempo, declaraba Celia Ojeda, responsable de océanos de Greenpeace: “El Gobierno español debe cumplir con la Política Pesquera Común aprobada el año pasado en la Unión Europea y aplicar estas medidas, si quiere fomentar una sostenibilidad económica, ecológica y social en sus pesquerías”.

¿Y si se extinguiera El Rey León?

Laura Sáez

Concienciar a la población sobre la importancia de la conservación de las especies animales y vegetales no es tarea fácil. Combatir la extinción en una época en la que hay sobrepesca, caza indiscriminada y, además, amenazas ambientales y humanas para las especies, no es tarea fácil. Sin embargo, tanto la ciencia como las organizaciones ecologistas están manos a la obra tratando de afrontar este gran reto.

Son muchas las maneras posibles, desde utilizar la tecnología hasta aplicar ingeniería genética, pasando, por supuesto, por la legislación. Las ONG’s como Greenpeace llevan a cabo numerosas acciones activistas, pero también realizan una importante labor de concienciación. Entre sus campañas que persiguen este fin, se encuentra su reciente modificación del inicio de la película de Disney, El Rey León.

Su objetivo es mostrarle al espectador cómo sería un mundo sin animales, y para ello se ve cómo, poco a poco, van desapareciendo todos, encogiendo el corazón de aquel que lo esté viendo. La sensación que se queda en el cuerpo es de intranquilidad y vacío, por lo que el vídeo, de a penas un minuto y medio, consigue emocionar al público. En YouTube llegó a superar las 25.000 visitas en unas horas, y todos los comentarios coincidían en lo triste de la situación que refleja. ¿Nos pondremos todos de acuerdo para frenar aquellos actos que condenan a numerosas especies a la extinción?

El spot lo han realizado en conjunción con el Studio Smack, pero sin el consentimiento de Disney. Esto podría suponer problemas legales, tanto para la ONG como para el estudio, pues El Rey León es una de las marcas más rentables de la major estadounidense, y no sería de extrañar que iniciase los procedimientos pertinentes por utilizar las imágenes de la película con fines lucrativos y sin previo consentimiento.

Mientras tanto, quizá el vídeo consiga concienciar a aquellas personas que lleguen a él a través de la red de que la extinción es un problema real, y los seres humanos somos parte del problema. Escudarse bajo la “ley del más fuerte” ya no es una opción, pues especies como el lince ibérico han demostrado que, a pesar de su escasa variabilidad genética, son capaces de sobrevivir a los cambios del entorno. O, al menos, eran capaces. Hasta que llegamos los humanos y aceleramos el proceso de cambio y desestabilizamos el medio ambiente.

Las grandes multinacionales se “enverdecen”

Andrés Stumpf

Ante la concienciación de un número cada vez mayor de usuarios y clientes por las terribles consecuencias que el calentamiento global podría ejercer sobre el mundo en el que vivimos, muchas empresas han decidido dar un giro ecológico a sus productos u organizaciones. A pesar de que muchas lo hacen sólo desde el punto de vista del marketing, generando la tendencia conocida como greenwashing, otras han intentado limitar su impacto sobre el medio ambiente a través de llevar a cabo acciones de eficiencia energética, gestión de residuos o reducción de emisiones contaminantes.

En este último grupo se encuentran grandes multinacionales de renombre que, lejos de poder considerarse ecológicas, aunque haya quien insista en denominarlas como tal; sí que han realizado importantes esfuerzos para reducir su impacto sobre el medio ambiente. Así lo refleja al menos “Cool IT Leadbord 6”, documento expedido por Greenpeace que refleja un ranking de las empresas de tecnologías de la información ordenadas en función de los esfuerzos realizados por mitigar sus efectos sobre el planeta. Google y Cisco, de equipos de telecomunicaciones como Wikipedia, comparten el primer puesto de este ranking verde.

Y es que el gigante de Silicoon Valley ha avanzado mucho en sus intentos por reducir su huella de carbono. En primer lugar, resulta extremadamente valiosa, tanto para el análisis como para la concienciación mundial, la transparencia ecológica que ha caracterizado a Google en los últimos años en los que ha publicado extensos informes revelando información sobre su eficiencia energética, consumo de energía y estrategias verdes.

En segundo lugar, como no deja de señalar Greenpeace, “Google ha sido la empresa más abierta de la industria no sólo en lo relacionado con la importancia de aumentar la eficiencia energética en el sector. El compromiso de Google para utilizar energía renovable en la medida de lo posible ha establecido un nuevo estándar para la industria”. En este sentido, se ha podido comprobar que los centros donde se encuentran los servidores de Google consumen hasta un 50% menos de energía que los de otras empresas.

Las inversiones de Google en materia de renovables son el punto fuerte de su política medioambiental ya que, desde 2010, se ha invertido nada menos que un billón de dólares en proyectos de energías limpias, ya fuera de forma directa, a través de la instalación del mayor sistema de paneles solares del mundo en su campus de Mountain View; o, de forma indirecta, a través de la financiación de proyectos como Recurrent Energy (energía solar fotovoltaica a gran escala en California) o Shepherds Flat (uno de los parques eólicos más grandes del mundo).

Por último, tampoco es desdeñable su implicación en el proceso de reciclaje del agua que utilizan para la refrigeración de sus servidores. Este proceso se realiza a través de un sistema revolucionario que les permite, no sólo alcanzar el objetivo de enfriar sus sistemas, sino también tratar esta agua no potable y lograr devolver al los ríos los excedentes con un nivel de pureza superior al inicial. Todo un avance en materia de tratamiento de aguas explicado en el siguiente vídeo.

En definitiva, Google comanda una transición verde de las grandes empresas que desde Greenpeace esperan que siente precedente y sirva de ejemplo para toda la población mundial. Pero no sólo eso, el gran poder adquisitivo de estas multinacionales consigue, ligado a su concienciación creciente, se traduce unas inversiones hasta entonces desconocidas en proyectos de respeto al medio ambiente que acabarán de desarrollarse en un plazo menor al previsto para alivio del planeta.