Lego, con el Ártico no se juega.

Cristina Suárez

Autor: Vicki Couchman / Greenpeace. Todos los derechos reservados.

Dos osos polares en busca de sus presas, una manada de lobos árticos explorando la zona. De repente pescadores, jugadores de hockey y habitantes en general invadiendo poco a poco el paisaje. Camiones y máquinas perforando el hielo en busca de petróleo mientras que la sustancia, negra y espesa, comienza a emanar de algún lugar cubriendo cada metro cuadrado hasta dejar un único superviviente: la bandera de la petrolera Shell. Esta es la trama del corto que protagoniza la nueva campaña de Greenpeace#BlockShell. 

LEGO ha sido, desde su fundación en 1932, una de las 10 empresas con más reputación gracias a su preocupación por la seguridad, el clima y el medio ambiente. Hace poco tiempo, la empresa invirtió en un parque eólico marino de 77 turbinas con el fin de conseguir a principios de 2020 utilizar energía 100% renovable además de comprometerse a haber reducido considerablemente el uso de papel en 2015. Por estas dos iniciativas y por promover los  valores de imaginación, creatividad, diversión, aprendizaje, responsabilidad y calidad en más de 75 millones anuales de niños y niñas ha sido galardonado dos veces con el título de “Juguete del Siglo”.

¿Qué ha podido provocar que esta empresa, tan bien vista por asociaciones y ONGs de todo tipo, haya hecho saltar las alarmas de Greenpeace? En 2012, LEGO acordó con Shell una co-promoción -la cual les procuró un beneficio de 116 millones de dólares- creando una serie especial que acogía el logo de la petrolera. La campaña publicitaria consistía en algo realmente atractivo: regalar coches LEGO -diseñados especialmente para la ocasión- en las gasolineras Shell al repostar. El resultado: 16 millones de sets vendidos.

Royal Dutch Shell, por su parte, ha suscitado la polémica varias veces: en 2012, durante una perforación en el norte de Alaska, su plataforma Kulluk encalló cerca de un santuario natural por ser transportada hasta Estados Unidos a pesar del grave temporal que sacudía el mar mientras que, hace unos años, Gazprom -empresa con la que Shell se alió para perforar en el Ártico ruso después del accidente- perdió la plataforma Kolskaya, que se hundió y derramó litros de petróleo llevándose la vida de 53 tripulantes.

Así, Greenpeace denuncia que “Shell necesita desesperadamente estar vinculado a valores positivos tales como el juego, la creatividad y la familia. Necesita el apoyo de las comunidades locales y la opinión pública, y no hay mejor manera de hacerlo que mostrarse desde el punto de vista amigable e inofensivo de los juguetes infantiles”. La doctora Susan Linn, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora de Consuming Kids: The hostile takeover of Childhood (El consumo de los niños: la compra desfavorable de la infancia), asegura que esta es una de las estrategias más útiles ya que “los niños y niñas forman fuertes lazos emocionales que duran toda la vida, así, los juguetes influyen en los deseos, valores y aspiraciones de la población infantil. Por tanto, cualquier marca que se presente en ellos, se hará principal para el infante”.

Recordemos que, entre los numerosos daños causados por la perforación, encontramos la contaminación por hidrocarburos de ríos y lagos y el incremento del pH de estos, la inestabilidad del suelo causada por la compactación y la alteración del sustrato original de la superficie, integrándose los químicos en los vegetales que lo habitan y desde estos, en el resto de los componentes de la cadena alimenticia.

Anuncios

Los primeros barriles de crudo ártico llegan a Europa

Attua Alegre Paiz

El pasado viernes, el buque petrolero ruso Mikhail Ulyanov, llegó al puerto de Rotterdam (Holanda) con las primeras 70.000 toneladas de petróleo extraído del Ártico. Es el primer transporte de petróleo de aguas abiertas del  ártico que se vende en Europa. La empresa responsable de la extracción  y el transporte es el gigante energético ruso Gazprom; una empresa asociada con Shell. De esta forma, la defensa del Ártico se agudiza después de varios meses de enorme tensión entre las asociaciones ecologistas y las petroleras.

Arctic_Sunrise

Foto de Rozpravka. Algunos derechos reservados.

Durante la madrugada del 1 de mayo, más de 80 activistas de Greenpeace intentaron detener al buque en las inmediaciones del puerto. Para ello, los ecologistas contaron con barcos de la organización como el Rainbow Warrior y el Esperanza, botes inflables, equipos de escaladores y alas deltas. Sin embargo, el intento por evitar el atraque en el muelle holandés fracasó, y algunos miembros ecologistas han sido detenidos durante algunas horas; entre ellos, el capitán del Rainbow Warrior. La acción policial ha recordado la detención de 30 activistas de la organización ecologista que fueron acusados de piratería y vandalismo, tras realizar una protesta pacífica contra la explotación del Ártico. Durante más de dos meses, los activistas permanecieron en cárceles rusas.

Según publica Greenpeace España en un artículo de su Web, el crudo, extraído de la plataforma “Prirazlomnaya”, presenta una calidad tan pobre que a la petrolera Gazprom le ha costado encontrar un comprador. Sin embargo, hipócritamente, el 27 de abril la petrolera francesa Total confirma ser la primera compradora en Europa del petróleo extraído en el Ártico. Esta empresa francesa había asegurado, según declaraciones en 2012 de su director Christophe de Margerie, que estaban en contra de perforar el Ártico por el alto riesgo de derrames. Otros de los datos que proporciona el artículo de la ONG, es la ineficiencia productiva de las proyecciones realizadas por Gazprom  (inferior a la esperada), y el bajo precio del barril que se situará sobre los 80$.

La lucha por defender el Ártico continúa. Ahora mismo, la campaña cuenta con más de de cinco millones de firmas, entre las cuales se incluyen la de líderes religiosos, políticos, músicos como Paul McCartney y ganadores al Premio Nobel de la Paz, como Adolfo Pérez Esquivel y Desmond Tutu. Evitar las extracciones de petróleo en el Ártico es fundamental, ya que un derrame en esta zona sería prácticamente imposible de corregir. A esta campaña, se une en nuestro país la defensa de las costas y ecosistemas de Canarias y Baleares, los cuales se encuentran en una grave situación de riesgo por el intento del Gobierno español y Repsol de extraer petróleo de las costas de estos archipiélagos. Se evidencia el conservadurismo férreo de las grandes empresas energéticas por mantener las fuentes de energías tradicionales hasta su definitivo agotamiento. El impulso y la adaptación de las sociedades a las energías limpias es fundamental para la protección de todo el Planeta.

Para los olvidos políticos Greenpeace crea “memoria en sobres”

Melania Monzón

Las incongruencias políticas españolas han generado respuestas medicinales. La organización internacional Greenpeace promulgaba el mes pasado una campaña para que los políticos no olvidaran esas promesas todavía incumplidas llamada “Memoria de pez”.

El 18 de marzo, lanzaba Greenpeace esta advertencia a modo de jarabes para denunciar las consecuencias que el incumplimiento de su programa tiene actualmente en el sector pesquero de nuestro país. Esta campaña está constituida por un vídeo informativo que muestra los “olvidos” políticos insertado en una página web que invita a la población a proporcionar a los políticos los medicamentos idóneos para reducir esta especie de pérdida de memoria selectiva. Se pueden encontrar medicamentos como “memoria en sobres” o también “champú estimulante” para ejercitar la memoria.

Más allá de lo cómico o humorístico que puede ser este tipo de campañas, se alberga un malestar acerca de la situación de algunos caladeros y la pérdida de empleo en dicho sector. Por esta razón, la organización ecologista plantea como uno de los puntos más importantes la concienciación de que los océanos no vuelvan a ser un tema secundario en materia política, por lo que se ha desarrollado el detallado estudio Empleo a Bordo. Plantea el impacto socioeconómico de un modelo pesquero sostenible en un 100%, en el que se proponen medidas a realizar con una visión de alcance de diez años lo que supondrá en la misma medida una creación de más de 13.000 empleos en el sector pesquero, según afirma este estudio. Al mismo tiempo, se vería una mejora general en la situación de los mares y océanos.

Algunas de las medidas propuestas son las siguientes:

  • Un aumento de la producción de cerca de 4.000 millones de euros con la creación de más de 60.100 empleos netos en el conjunto de la economía. El presupuesto para llevarlas a cabo sería de 2.725 millones de euros para el total de la década 2014-2024.
  • Se revertiría la tendencia histórica de pérdida continuada de empleo en la pesca del modelo actual con un aumento del empleo directo en el sector de un 33,66 % con respecto a 2012.
  • La pesca artesanal –con un aumento en la producción sectorial de 574  millones de euros y 20.478 nuevos empleos– es la más beneficiada si se aplica este modelo.
  • Otros sectores de la economía también se verían beneficiados aumentando su producción en unos 4.187 millones de euros y  aumentando el empleo en 46.500 personas.
  • El cambio hacia un modelo pesquero sostenible mejoraría la situación de vulnerabilidad de la pesca artesanal y de las comunidades pesqueras que viven de ellas.

Los políticos se han olvidado del sector pesquero durante años y esa nefasta gestión ha tenido graves consecuencias para el empleo y las familias que viven de la pesca y los propios peces, y ya ha llegado el momento de adoptar las medidas oportunas y paliar esta situación”, comentaba Mario Rodríguez, director de Greenpeace. Al mismo tiempo, declaraba Celia Ojeda, responsable de océanos de Greenpeace: “El Gobierno español debe cumplir con la Política Pesquera Común aprobada el año pasado en la Unión Europea y aplicar estas medidas, si quiere fomentar una sostenibilidad económica, ecológica y social en sus pesquerías”.

Greenpeace inicia una campaña para salvar al paraíso de Sumatra

Attua Alegre Paiz

tigre sumatra_ gomer pylon

Foto de S. Taheri. Algunos derechos reservados

Con una superficie total de 473.605 km², es la sexta isla más grande del mundo y la mayor de Indonesia. La Isla de Sumatra, conocida antiguamente por el nombre sánscrito (antigua lengua india) de Swarnadwīpa (Isla de oro) – debido a los yacimientos de oro en las zonas altas de la isla – alberga en la actualidad una riqueza distinta que se encuentra en peligro crítico de extinción. En su interior viven algunas especies endémicas, como el orangután, el rinoceronte o el tigre de Sumatra que han sufrido un grave descenso de sus poblaciones por el grave daño que la actividad humana ha causado a sus hábitats naturales. En concreto, la grave deforestación producida por la industria del papel y la obtención de aceite de palma, han destrozado numerosas hectáreas de entorno natural, llevándose por delante la vida de innumerables especies de la flora y fauna que componían sus ecosistemas.

Desde hace varios años, algunas ONGs y asociaciones ecologistas como Greenpeace o WWF (World Wildlife Fund for Nature), han desarrollado campañas para frenar la grave deforestación que sufren las selvas y bosques de Sumatra, así como la consecuente desaparición de especies que conlleva esta actividad. Hasta el momento se han dado pasos importantes para lograr frenar el proceso de deforestación.

En febrero de 2013 Greenpeace consiguió firmar un acuerdo con uno de los mayores productores de papel del mundo que operaba en la isla, Asian Pulp & Paper (APP) – perteneciente al grupo empresarial Sinar Mas – para detener la deforestación estableciendo una moratoria inmediata de conversión de bosque primario y turbera en plantaciones para la producción de papel; una medida que según Bustar Maitar (responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace en Indonesia) “supondrá una disminución de las tasas de deforestación en Indonesia”. Sin embargo, la batalla contra la industria del papel todavía tiene como enemigo a la segunda productora papelera más importante, APRIL – del grupo empresarial RGE – que en los últimos meses está siendo presionada para seguir el camino de Asian Pulp & Paper.

Foto de Hayden. Algunos derechos reservados

Foto de Hayden. Algunos derechos reservados

Ahora la batalla ecologista, encabezada por Greenpeace, se ha centrado en frenar al sector de la aceite de palma, que es el otro gran responsable de la deforestación masiva de los bosques y selvas de Sumatra. Entre 2009 y 2011 se perdieron 620.000 hectáreas de bosque (lo que equivale casi a la superficie total de Tarragona), que fueron utilizadas para la extensión de las plantaciones destinadas a la producción de aceite de palma. El primer paso de esta campaña bautizada como “Protect Paradise” se inició el  pasado 12  de febrero con un movimiento para salvar al tigre de Sumatra, una especie endémica de la isla que solo cuenta con alrededor de 400 animales en estado de libertad, repartidos por cinco parques nacionales de la isla.

El tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae) es una subespecie de tigre endémica de la isla que le pone nombre. Entre sus características singulares destacan por ser los tigres más pequeños existentes en la actualidad, con una longitud de 2,30 metros de la cabeza a la cola en los machos, y 2,20 metros en las hembras. También se pueden distinguir por contar con rayas más delgadas y una barba o melena muy abundante, así como por poseer unas membranas entre los dedos que les permiten nadar a gran velocidad. Sin embargo, la principal particularidad del tigre de Sumatra se encuentra en su ADN, el cual, según análisis recientes, presenta unas características especiales que le sitúan entre la existencia como subespecie o como una nueva especie. Lamentablemente, en las últimas décadas el número de tigres en libertad ha descendido de los 1.000 ejemplares que habitaban las selvas de Sumatra en 1978, a los aproximadamente 400 animales que existen en la actualidad; encontrándose en peligro crítico de extinción según la catalogación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

De momento, la campaña de recogida de firmas está siendo un éxito a nivel mundial. El lunes Greenpeace anunció en su portal web el apoyo de 120.000 personas en apenas seis días desde que se inició la campaña. 120.000 ciudadanos comprometidos que, al igual que personalidades del mundo del cine como Joaquin Phoenix, Kellan Lutz y Gillian Anderson, han pedido a las grandes empresas que dejen de consumir el aceite de palma obtenido a través de la deforestación realizada en las selvas de Sumatra y otras zonas de Indonesia, mostrando todo su apoyo a la protección del paraíso natural de la isla y los seres vivos, como el tigre de Sumatra, que habitan en ella.

El tiempo nunca ha sido un buen aliado de las iniciativas ecologistas; sin embargo, Greenpeace y otras asociaciones y ONGs están trabajando intensamente para que la supervivencia de este paraíso natural y los seres que habitan en él sea posible. Además del tigre de Sumatra, existen otras especies en peligro crítico de extinción como el rinoceronte de Sumatra, el elefante de Sumatra o el orangután de Sumatra (todas subespecies endémicas de la isla). Por ahora el optimismo tiene lugar en esta lucha. Grandes marcas internacionales que utilizan el aceite de palma producido en estas selvas, como L’Oreal, Nestlé, Unilever y Ferrero, así como el mayor productor mundial de aceite de palma, Wilmar –  que cuenta con un 30% de la producción total en el mundo – se han comprometido a apoyar la eliminación de las políticas que permiten la deforestación y a no elaborar sus productos con materias obtenidas de industrias que perjudican la protección de los bosques (veremos si cumplen su palabra). De momento, podemos ejercer nuestro poder y apoyo como ciudadanos firmando el manifiesto de Greenpeace para gritar bien alto: ¡No me hagas cómplice de la extinción de los tigres de Sumatra!

Se quiere exigir más energía renovable y menos gases contaminantes en la UE

Sara Ramos

Ayer se celebró en Bruselas una reunión de las Comisiones de Medio Ambiente e Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo en la que, tras una votación a favor, se acordó la exigencia de que los países de la UE disminuyan en un 40% la emisión de gases contaminantes y reduzcan en un 55% las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero con respecto a los emitidos en 1990; por último también se pide que impulsen las energías renovables, hasta aumentar en un 30% su uso y redactaron un escrito para requerirle a la Comisión Europea que elabore una propuesta para que se cumplan esos objetivos en 2030. Los países que favorecen esta iniciativa son Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Italia, Francia y Portugal.

Parlamento Europeo. Foto de Fidel Ramos. Algunos derechos reservados

En la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que está prevista para los días 20 y 21 de marzo se tomará una decisión con respecto a este tema, según informa Efe, puesto que se ha cancelado la Cumbre europea cobre energía y clima de febrero. Entre los beneficios de estas medidas destaca principalmente que además de beneficiar al medio ambiente, también podrían garantizar el suministro elétrico (Anne Delvaux) y que es importante comenzar a reducir la dependencia de combustibles fósiles en tiempos de crisis (Marita Ulvkog); también añaden que creará empleo y mejorará la economía, además de que fortalecerá el mercado energético de Europa

Las reacciones de las ONGs no han tardado. WWF se mostró contenta con este resultado e incitó a los Estados que conforman la UE a que apoyase estas medidas. Por su parte Greenpeace España ha pedido a José Manuel Soria y a Miguel Arias Cañete, Ministros de Energía y de Medio Ambiente, respectivamente, que se sumen al grupo de países “prorrenovables” mediante una carta, puesto que si pertenece al grupo de países que apoyan el crecimiento verde, es ilógico que continúe sin incorporarse. No obstante algunos hechos parece que muestran una clara tendencia contraria al uso de energías renovables de nuestro Gobierno, puesto que ya aprobó en diciembre del pasado año la Ley del Sector Eléctrico que, según varios sectores, supone el asesinato de la energía renovable. Por último, la ONG ha instado a la UE a que convierta estos tres objetivos en obligatorios en su próximo libro blanco.

Artículos relacionados: